| 4/4/2003 12:00:00 AM

Entrevista

Manuel Gómez, vicepresidente senior y director de las Operaciones de América Latina Norte de Renault.
"Queremos hacer de Colombia un polo de desarrollo para Renault en la región"



Manuel Gómez es un experto en el mercado internacional de vehículos. Es el presidente de la CCFA, comité de constructores franceses de automóviles, una de las entidades más prestigiosas en la industria automotriz del mundo. Gómez es miembro del comité gerencial del Grupo Renault y sus responsabilidades incluyen la actividad de Renault en la región de México y el norte de América Latina.



¿Cuál es la estrategia de Renault?

La idea central de nuestra estrategia es la internacionalización. Esperamos que en el mediano plazo la mitad de nuestras ventas se hagan fuera de Europa Occidental. Estamos actuando en varios frentes para este propósito. Para empezar, hemos reforzado nuestras operaciones en los países en donde ya estamos, además de desarrollar nuevos ejes de operaciones en países que actualmente no atendemos. En cuanto a productos, estamos trabajando fuertemente en fabricar automóviles adaptados a las necesidades de los diferentes mercados.

También estamos desarrollando un importante trabajo en la internacionalización de nuestra gente, en conocimientos técnicos, comerciales y financieros. Estamos, además, trabajando en la optimización y valorización de la alianza Renault-Nissan en el mundo y el desarrollo de las marcas Dacia y Renault Samsung Motors en el mercado internacional.

Ese es nuestro modelo de internacionalización, que se adapta a cada región y busca el máximo provecho de sus productos y alianzas.

¿Cómo es la alianza con Nissan y cómo han creado sinergias con esta empresa?

La experiencia inicial de la alianza ha sido conocer las diferentes culturas y lenguajes para poder comunicarnos efectivamente. Aliarse ante todo es entenderse. Hemos tenido un gran avance en el trabajo en equipo. Los cross company teams en los que japoneses y europeos trabajan en conjunto hoy son una realidad y están mostrando resultados muy positivos. En México y en Brasil, por ejemplo, tan solo en dos años ya hemos integrado la operación industrial de Nissan y Renault y se están produciendo modelos de ambos en las plantas. Poco a poco, veremos avances de la alianza en el mundo y se verán plantas en donde se podrán mezclar los productos. Más importante aún es que estamos acercándonos al cliente y las marcas están reafirmando su personalidad.



¿Qué expectativas tiene Renault sobre el mercado de América Latina?

Al mercado latinoamericano todavía no le hemos proporcionado vehículos que se ajusten del todo a su condición de mercado emergente. En los países en desarrollo, la brecha entre pobres y ricos es muy grande, por lo cual esto es una consideración importante al adaptarnos a este mercado. Renault proyecta brindar acceso por medio de un vehículo económico. Hoy, América Latina significa entre el 5% y 6% de las ventas totales de Renault en el mundo. Esto es mucho al compararlo con la participación de ese mercado hace unos años, pero es poco en relación con nuestra ambición.

En 2002 vendimos 131.000 unidades en América Latina. Nuestra participación en Ecuador, Venezuela y Colombia es 4%, 5% y 17%, respectivamente. En la Región Andina, países como Venezuela y Colombia tienen mucho potencial. En Europa, Renault tiene una participación en el mercado superior al 10% y si se elimina Francia, el promedio está entre 7% y 8%. Nuestro objetivo es tener en América Latina una posición por lo menos tan importante como la que tenemos en Europa.

¿Qué tienen previsto para el mercado colombiano?

En Colombia, si consideramos solo coches particulares, la participación de Renault es del 25%. Esto demuestra el posicionamiento de la marca en el país. Por esto, apoyados en nuestra planta en Medellín, planeamos desarrollar desde Colombia nuestra base de operaciones para la región andina. Así mismo, vamos a importar la marca Dacia para el mercado de Colombia y Ecuador. Nuestro objetivo es hacer de Colombia un polo de desarrollo para la región pues allí nos sentimos fuertes y a gusto. Para el futuro planeamos presentar en el país un vehículo económico, accesible a la población.



En Colombia, Renault tiene una alianza con Toyota. ¿Cómo manejan esta situación si en el mundo Toyota compite con Nissan?

Definitivamente, no podemos desconocer que hay una contradicción. Pero nuestra historia con Toyota en Colombia hace que no tengamos que cambiar de estrategia o de socios en este país. Con Toyota, hemos logrado grandes beneficios. Hemos aprendido mutuamente y hemos superado momentos difíciles. Nuestra ética nos dicta hacer las cosas bien cuando los negocios han funcionado bien. Mínimo durante los próximos 5 años, no habrá cambios en el manejo de esta relación.



¿Cómo ven el trabajo que se está haciendo en Colombia?

La globalización implica una mayor competencia. Las protecciones que en una oportunidad beneficiaron a la industria nacional tenderán a desaparecer. Por eso, la competencia será cada día más feroz. Sofasa ha logrado progresos fantásticos pero aún hay que hacer esfuerzos importantes. Los proveedores, por ejemplo, tendrán que comprometerse con la calidad y la integración de la cadena. La meta es que para 2007, Renault en Colombia haya alcanzado el nivel de competitividad industrial suficiente que soporte su permanencia y crecimiento en el mercado. Creemos que Colombia va a estar preparada para el reto de la competitividad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.