| 3/22/2002 12:00:00 AM

Entrevista Javier Aguirre: "Que el mercado nos juzgue"

Entrevista Javier Aguirre: "Que el mercado nos juzgue"
"Que el mercado nos juzgue"

Javier Aguirre, nuevo presidente de Valores Bavaria, tiene la misión de mejorar la gestión del portafolio, recomponerlo y velar por la transparencia.



El 2001 fue el año del saneamiento de las empresas de Valores Bavaria y de la separación de Bavaria. Javier Aguirre, un español con una amplia trayectoria en la banca de inversión, asumió desde el pasado 8 de enero la misión de escribir una nueva historia para la compañía.



¿Por qué decidieron hacer un reconocimiento tan fuerte de las pérdidas?



La idea de sincerar los balances es que no haya sorpresas. Por eso, insistimos muchísimo en que el cierre del ejercicio 2001, aunque muy brutal, fuera total y absolutamente transparente, para que todo el mundo reconociera que tenía una carga en el pasado. La idea es que el equipo actual parte de cero. El mensaje es ese.



¿Cómo va la separación de Bavaria?



Uno no puede provocar una escisión de esta naturaleza, con la envergadura de los grupos que hay detrás, en 48 horas y probablemente ni siquiera en varios meses. O sea, esa separación definitiva de las almas de ambos grupos se llevará a cabo a lo largo del año 2002. Lo más importante es que la escisión, desde el punto de vista de management, de activos y pasivos, de sus juntas, es un hecho consumado.



Sin aval de Bavaria y sin recursos propios, ¿de dónde va a salir la plata?



Las necesidades de caja de la compañía están relativamente bien previstas para este año. Esto no significa que no vayamos a tener pérdidas. Las pérdidas van a continuar. En cuanto al flujo de caja, las necesidades que puedan irse presentando van a estar cubiertas por distintas ventas y por liquidaciones de algunas de las participaciones que tenemos en portafolio y adicionalmente con el recurso previsto que tenemos con el sector financiero. Evidentemente, el recurso de mercado de capitales en este momento no está ni siquiera contemplado.



¿Cuánto esperaría recibir por ventas?



Las necesidades de caja que no obtendríamos con el sector financiero.



Sin avales de Bavaria, ¿qué tan fácil va a ser conseguir recursos en el sector financiero?



Yo creo que Valores Bavaria hoy tiene las cosas mucho más claras puertas adentro y puertas afuera. En el pasado inmediato, ha tenido dificultades al recurrir a los bancos por esta especie de confusión entre la gestión en presentación de resultados y de necesidades de capitalización. Los financieros veían una selva y el único hilo que les permitía tirar para desenmarañar esa madeja era la empresa madre que era Bavaria. Para las compañías financieras, ante esa confusión generalizada de lo que no era la cerveza, el recurso era el aval.



¿Qué ha cambiado ahora?



La tendencia que llevamos es la de manejar Valores como un private equity fund. Entonces, las cosas han cambiado, primero porque hay una transparencia total en la información, los bancos saben exactamente dónde estamos parados y cuáles son nuestras inversiones, las que tienen futuro y las que no. Y nosotros, de una manera proactiva, les estamos diciendo cuáles no tienen futuro, con el fin de que sepan que estamos tomando medidas para que esas inversiones que no agregan valor al grupo en el futuro inmediato van a desaparecer de nuestro portafolio.



¿Los créditos nuevos que se contraten van a tener garantía de Bavaria?



No. La idea es que concluyamos esa escisión en el ejercicio 2002. Hay garantías que están vivas y que poco a poco se irán extinguiendo, pero el resto es una decisión irrevocable e irreversible. Hay garantías que trascienden el 2002 y en la mayoría de ellas va a permanecer el aval en el momento de renovarlas.



¿Cómo ve el corporate governance?



Somos una de las primeras compañías que adoptó un código de ética, de comportamiento, de gestión y de gobierno. Por tanto, estamos muy orgullosos de eso.



Lo que se siente por fuera es diferente...



Nosotros queremos actuar con estándares internacionales y esto pasa por tener uno de los cinco mayores auditores internacionales, por una total y absoluta transparencia, por una puntualidad en la información no solamente a la Superintendencia sino a los accionistas y a las juntas directivas. El equipo de Valores tiene esa trayectoria profesional. Para nosotros, ese es un principio indiscutible.



¿Cuáles son las proyecciones del 2002?



Queremos ser conservadores, porque creemos que en el pasado no lo hemos sido y eso nos costó mucho dinero. Con absoluta seguridad, las pérdidas van a continuar este año, pero son mucho más manejables y, aunque resulte paradójico, en el fondo son una muy buena noticia, porque gran parte de esas pérdidas corresponden a negocios cuyos períodos de maduración no han sido del todo completados y, por tanto, son pérdidas previstas.



¿Cómo garantizar que la gestión de las compañías mejore?



Una de las fórmulas que ya hemos empezado a implementar es la de estar muy encima de las compañías y ayudar a sus presidentes y vicepresidentes con una interacción permanente y contacto diario. En este portafolio no hay vacas sagradas que no estén justificadas. Aquí no hay derechos adquiridos. Los únicos derechos que se le dan a una inversión son aquellos que se consigue demostrando día a día que efectivamente agrega valor al accionista. Hay una organización que ha sido aceptada por convencimiento por los socios mayoritarios y que la junta directiva aprobó. Vamos a gestionar nuestra inversión de la mejor manera posible. Eso probablemente determine la salida de algunas compañías y el refuerzo en otras. Parte de la estrategia pasa por la incorporación de socios. Valores tiene pensado meterse en operaciones que no necesariamente estén ubicadas en Colombia.



¿Cómo van a vincular nuevos accionistas?



Los accionistas que son hoy mayoritarios no necesariamente tienen que permanecer en el tiempo, pero no olvidemos tampoco que los accionistas no estarían vendiendo sus participaciones, sino que estarían participando en negocios más grandes o en negocios nuevos en distintas proporciones. La idea no es sustituir a la familia Santo Domingo, la idea es que siga participando de una manera activa y protagonista en la economía colombiana y que utilice a Colombia para salir a invertir fuera del país en sectores con los que nos sintamos cómodos, con accionistas de afuera, y que esos mismos u otros puedan venir a invertir a Colombia de la mano de Valores Bavaria en otros sectores que puedan presentar oportunidades de rentabilidad atractivas.



¿Cuáles son los sectores estratégicos?



El sector de medios es de gran importancia. Tiene un valor estratégico reconocido.



¿Y en segundo lugar?



En este momento, tenemos una inversión muy comprometida en aviación. Por su envergadura, este sector será estratégico hasta que deje de serlo.



¿Qué perspectivas tienen para Valores?



Es muy probable que en el 2003 sigamos perdiendo dinero. Pero perder dinero de una manera controlada no es lo mismo que tener que reconocer al cabo de un tiempo las pérdidas que hemos tenido que reconocer. Eso era un autoengaño permanente, pasar la pelota para adelante. Nosotros no hemos querido aceptarlo; por eso, partimos de sincerar patrimonialmente las compañías y hemos adoptado unas medidas que nos permitan, con relativa tranquilidad, aceptar el reto que tenemos encomendado, que no es menor.



¿Cómo evalúa el cambio de estrategia?



Estamos haciendo lo que creemos que debemos hacer, para que el mercado cuando nos juzgue nos premie y no nos castigue, pues es la única manera de agregar valor al accionista.



¿Cómo ve la gobernabilidad en Valores?



Estoy muy satisfecho con lo que veo. Hay una junta directiva responsable y con criterios profesionales. Soy partidario de que esa transparencia y el diálogo con los accionistas --los incluyo a todos-- sean permanentes.



¿Cómo ve Avianca?



El proceso de integración Avianca-Aces es la solución para ambas compañías. Esto tiene una traducción en la situación patrimonial de Valores y en el estado de pérdidas y ganancias que definitivamente tendrá un resultado positivo, a partir de este año en Valores Bavaria, porque deja de ser lo negativo que era.



¿Hay que seguir capitalizando?



No vamos a capitalizar más de lo que tenemos previsto. Tenemos un compromiso de US$45 millones y eso se va a hacer.



¿Cuál es la estrategia en El Espectador?



Disminuir los gastos de operación del periódico. También se podría contemplar la posibilidad de vender algunos activos que hagan más lógica la operación. Queremos seguir manteniendo el activo más valioso del periódico que es su nombre y, por tanto, vamos a seguir editando. El semanario no es una solución, es una estrategia de supervivencia menos costosa, pero no es la solución definitiva.



¿Qué va a pasar con BellSouth?



Esa es una muy buena inversión. Tenemos un buen paquete de acciones y eso nos va a obligar a una capitalización adicional, porque así estaba previsto.



¿Por qué quiere que lo recuerden en su gestión en Valores?



Porque fui capaz de liderar un equipo de profesionales jóvenes colombianos con una experiencia intensa; de concluir una labor que ya se había iniciado que era la de sanear Valores Bavaria y porque fui capaz de añadir valor a los accionistas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.