| 11/29/2002 12:00:00 AM

El regreso de Michael Porter

El regreso de Michael Porter
Las teorías de Michael Porter sobre competitividad de las empresas y países tienen una influencia cada vez mayor en el mundo. Porter afirma que la base de la competitividad está en factores microeconómicos que determinan la productividad de las empresas. Por tanto, la aplicación de políticas macroeconómicas circunstanciales, como las devaluaciones de América Latina en este año, realmente no añaden competitividad y no pasan de ser soluciones para sobrevivir en el corto plazo.



Los puntos de vista de Porter tienen un impacto creciente sobre la forma como los inversionistas ubican a los países dentro del panorama internacional. El análisis de competitividad de Porter es una de las bases conceptuales del World Competitiveness Report, el informe anual que mide la competitividad en 80 países del mundo. Este informe se convierte cada año en guía para el análisis del World Economic Forum, la más importante reunión de gobernantes, empresarios y académicos en el planeta, donde se forja la opinión sobre la situación de las naciones.



La investigación mide factores determinantes de la competitividad mediante un Indice de Competitividad Microeconómica que reúne dos grandes grupos de variables: unas miden la sofisticación de las empresas (factores directamente asociados a la gestión empresarial) y otras miden la calidad del ambiente de los negocios (infraestructura, calidad de la educación y otros factores fuera del control de las empresas).



En el reporte del año 2002, Colombia mejoró ligeramente su posición en el ranking. El país aún no está bien en el índice de competitividad microeconómica, pero al menos detuvo el proceso de caída que traía desde 1998.



Hay, además, un resultado interesante: las compañías colombianas son más avanzadas que el ambiente en el que se desenvuelven.En la comparación internacional se esperaría un menor grado de desarrollo empresarial en Colombia, dada la calidad del ambiente en el cual se mueven los empresarios. Esto implica que la base productiva del país tiene un potencial de crecimiento mayor que el obtenido hasta ahora, y que este se desataría si lográramos levantar restricciones de tiempo atrás.



Porter tiene una relación de vieja data con Colombia. Hace casi una década, realizó un estudio sobre varios sectores productivos colombianos, en el cual detectó la falta de exposición de los empresarios de nuestro país a las tendencias globales. Sin embargo, en el curso que dicta actualmente en la Universidad de Harvard sobre la Microeconomía de la Competitividad (el cual será ofrecido también a través de una moderna plataforma electrónica por la facultad de Administración de la Universidad de los Andes el próximo semestre), está incluido un caso de estudio sobre Acoplásticos, que ilustra el impacto de un gremio en la construcción de competitividad con un foco en el avance tecnológico. Es posible que los empresarios colombianos estén aprendiendo a superar las limitaciones del entorno que los rodea.



Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.