| 11/1/2002 12:00:00 AM

"El buen gobierno corporativo añade valor"

"El buen gobierno corporativo añade valor"
Peter Taylor es especialista en gobierno corporativo de la International Finance Corporation (IFC), la corporación financiera del Banco Mundial que está desarrollando una iniciativa de largo alcance en Colombia con el objetivo de llevar empresas de este país a los mercados internacionales de capital. En este trabajo, Taylor ha podido conocer de cerca la situación de Colombia en este tema. Dinero habló con él sobre los cambios en el gobierno corporativo en el mundo y en nuestro país.



¿Cuál es su percepción sobre el estado del gobierno corporativo en Colombia?



Como ocurre en otros países en desarrollo y también en los desarrollados, las malas prácticas de gobierno corporativo son una barrera al crecimiento de las empresas. En los últimos 5 años, hemos visto que al mejorar las prácticas de gobierno corporativo mejoran también la calidad de las decisiones dentro de las empresas y el acceso al capital. Los países asiáticos y las economías de América Latina que tienen los mercados de capitales más avanzados (Brasil y Chile) han sido líderes en este cambio. Colombia y otros países latinoamericanos han seguido este liderazgo, con medidas como la Resolución 275 de la Supervalores.



¿Qué les recomendaría a las empresas colombianas sobre este tema?



Las prioridades deberían ser mejorar la transparencia y profesionalizar sus juntas directivas. Los códigos exigidos por la Resolución 275 son un paso importante en la dirección correcta. En lugar de ver esto como un requisito formal, recomendamos a nuestros clientes que lo tomen como la oportunidad para explicar sus prácticas de gobierno a los inversionistas y otros grupos. En cuanto a las juntas directivas, recomendamos que sus integrantes sean realmente independientes, tanto respecto a los accionistas controladores como a la administración, y que establezcan prácticas que aseguren una rigurosa vigilancia ante posibles conflictos de interés.



Enfatizamos a nuestros clientes que mejorar el gobierno corporativo va en su propio interés. La mayor parte de la atención se ha enfocado en el mejor acceso a los mercados internacionales de capital. Pero el buen gobierno mejora el acceso al capital por muchos caminos, tanto en el mercado doméstico como en el internacional; en el de acciones y el de deuda; en las emisiones públicas de acciones y en los canales privados de capital. Independientemente del acceso al capital, el buen gobierno corporativo mejora el desempeño de las empresas. Los procesos de toma de decisiones mejoran, la planeación de la sucesión se hace más efectiva, y se incrementan las probabilidades de éxito.



¿Cuáles son los temas esenciales del buen gobierno corporativo?



Los principios de Gobierno Corporativo de la OECD son el marco que orienta el trabajo de la IFC. Este identifica los temas críticos: los derechos de los accionistas, el papel de otros interesados, la apertura informativa y la transparencia, y las responsabilidades de la junta. Los principios de la OECD son de aplicación universal. Por lo mismo, no ofrecen una prescripción detallada para el buen gobierno en empresas o países particulares. El reto es tomar ese marco y utilizarlo para añadir valor.



Adicionalmente, la IFC enfoca su atención en temas de gobierno corporativo de especial importancia para empresas familiares, como las relaciones entre la familia y los administradores que no hacen parte de ella, o la planeación de la sucesión, en la medida en que la propiedad pasa a nuevas generaciones y, con frecuencia, a accionistas que no son miembros de la familia.



¿Cómo ha sido su trabajo en Colombia con firmas como Inversura y Bavaria?



No sería apropiado para nosotros discutir clientes específicos aquí. En general, nuestro énfasis está en añadirles valor a los clientes, desarrollando una relación de cooperación con ellos para mejorar su gobierno corporativo. La IFC no impone estándares mínimos rígidos sobre gobierno corporativo a los clientes. Utiliza el proceso de inversión como una oportunidad para mejorar las condiciones de gobierno en los clientes. Colombia ha sido un foco particular de atención en nuestro trabajo de gobierno corporativo.



Las empresas de Estados Unidos han respetado los principios de buen gobierno corporativo durante años, pero en los últimos tiempos ese país ha visto numerosos casos de traición a la confianza del inversionista. ¿Qué ocurrió?



Muchos llegaron a pensar que el mal gobierno corporativo era un problema de los mercados emergentes. Ahora hay una perspectiva más balanceada y es claro que se trata de una prioridad en todos los mercados. Hay un consenso respecto al origen de los escándalos en Estados Unidos: malas prácticas de contabilidad, monitoreo inefectivo por parte de las juntas directivas y, en algunos casos, fraude criminal.



Sin embargo, dado que el trabajo de la IFC se concentra en los mercados emergentes, estamos mejor preparados para discutir las implicaciones de las reformas realizadas en Estados Unidos sobre estos países, antes que los detalles de los escándalos. La Bolsa de Nueva York tiene una propuesta sobre reglas más estrictas para las empresas que están listadas allí. En agosto, el Congreso aprobó la ley Sarbanes-Oxley. Estas dos iniciativas requieren una definición más específica de qué es un miembro de junta "independiente", mayoría de miembros independientes en las juntas, revelación de información certificada por el presidente de la empresa, mayores poderes para el comité de auditoría, etc.



Un tema muy importante es hasta qué punto estas reformas regulatorias y legales aplican a empresas extranjeras que transan sus papeles en Estados Unidos mediante emisiones de ADR (American Depositary Receipts). En el pasado, los emisores extranjeros no tenían que cumplir muchos requisitos que sí eran obligatorios para los estadounidenses, como los comités de auditoría o la entrega de algunos reportes. Sin embargo, la ley Sarbanes-Oxley no hace mención de ninguna excepción para emisores internacionales y, por implicación, aplica para todos los emisores, incluyendo compañías internacionales.



No obstante, es posible que los internacionales disfruten de excepciones en algún grado, porque la SEC (Securities and Exchange Commission, el ente que regula y vigila el mercado de valores en Estados Unidos) tiene amplia autoridad para interpretar la ley. Así, aún es muy poco claro qué se exigirá exactamente a los emisores extranjeros.



Es probable que haya un efecto de imitación, en la medida en que los inversionistas empiecen a exigir a otras empresas que cumplan los altos estándares que se piden ahora para las emisiones de ADR, y los reguladores de los mercados emergentes sigan las tendencias que señala Estados Unidos.



Colombia, en llave con la IFC

La International Finance Corporation (IFC) es la corporación financiera del Banco Mundial. Su misión central es promover el crecimiento del sector privado en países en desarrollo.

Colombia es hoy un foco de actividad muy importante para la IFC. La entidad está apoyando a grandes empresas colombianas para que lleguen al mercado internacional de capitales. Como condición para utilizar este apoyo, las empresas deben comprometerse a adoptar prácticas modernas de buen gobierno, transparencia y respeto a los accionistas minoritarios.

Para esta entidad, la prioridad de las empresas colombianas debería ser mejorar la transparencia y profesionalizar el manejo de sus juntas directivas. Estos cambios tendrían el mayor impacto sobre la gestión total.

El buen gobierno no se refleja únicamente en un mejor acceso al capital internacional. Contribuye a reducir el costo de acceso a cualquier tipo de capital (internacional o doméstico, deuda o capital) y, además, induce una mejor gestión. Es particularmente útil para las empresas familiares.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.