| 8/9/2002 12:00:00 AM

"El aporte no es de una sola vía"

"El aporte no es de una sola vía"
Anne Patterson, embajadora de Estados Unidos en Colombia, habla en entrevista exclusiva con Dinero sobre la aprobación del Atpa y sobre la clase de relación que mantendrán los dos países durante el gobierno de Alvaro Uribe. La ayuda a Colombia es más alta que nunca y además Estados Unidos está dispuesto a aumentarla, pero antes su país quiere ver una estrategia concreta de los colombianos para solucionar la insostenible situación de inseguridad a la que ha llegado Colombia.



¿Qué se logró en estas últimas semanas en Estados Unidos y por qué es importante para Colombia?



Quisiera recalcar que lo que se logró es muy importante y que no fue fácil. A veces, creo que los colombianos piensan que obtener este tipo de ayuda es fácil, pues suponen que Estados Unidos tiene que ayudar. Pero esto no es nada común y requirió mucho trabajo.



El Atpa tiene unas disposiciones muy importantes. En el caso de las confecciones, donde Colombia tiene una industria muy competitiva y productiva, se permite exportar productos con telas locales, lo cual es bastante generoso si se compara con las concesiones hechas a otros países. En buena parte, este es un logro de Luis Alberto Moreno, porque esto salió en el proyecto de ley de la Cámara, pero no en el proyecto del Senado. Yo sé que el embajador Moreno hizo cabildeo en todas partes para que el proyecto de ley de la Cámara fuera el más influyente.



¿Qué tan importante es que el embajador Moreno se haya quedado en su cargo?



Mucho. Nunca en mis 30 años en el servicio diplomático he visto un embajador tan eficaz en la representación de su país como el embajador Moreno. Conoce a todo el mundo. Y más que eso, él entiende muy bien los asuntos políticos.



Usted ha hecho énfasis en que a los colombianos les corresponde cumplir su parte en la solución de los problemas nacionales. ¿Por qué cree usted que la gente en Colombia no dimensiona el problema como correspondería?



En Estados Unidos hay la percepción de que los colombianos no están pagando lo suficiente para su propia defensa. Me refiero al gasto militar como porcentaje del PIB y a los impuestos. Es muy claro que los colombianos han hecho grandes sacrificios en términos de sufrimiento humano. Pero lo cierto es que Colombia dedica un porcentaje muy bajo de su PIB a la seguridad, pues es menos de 2%, si no se incluye la Policía, y es 3,5%, si se incluye la Policía. Entonces, desde nuestro punto de vista, Colombia debe aumentar su contribución en este sentido en un 1% del PIB.



¿Pero no creen ustedes que es muy difícil hacerlo, en medio de las grandes dificultades fiscales que atraviesa Colombia?



Francamente, yo entiendo la situación mucho mejor que la mayoría de los congresistas estadounidenses. El crecimiento económico ha sido débil y la gente aquí ha hecho sacrificios impresionantes, con situaciones como los secuestros. No va a ser fácil. Pero, al final, hay una relación innegable entre el estado de la economía y la inseguridad. En nuestras conversaciones con inversionistas el tema aparece siempre: lo más importante es la seguridad. Entonces, nuestro Congreso quiere saber qué van a hacer los colombianos, en la medida en que nosotros les estamos dando US$2.000 millones ahora y hemos solicitado unos US$500 millones para el año entrante.



¿Debemos esperar, entonces, un seguimiento muy estrecho por parte del Congreso y de la opinión pública estadounidense sobre lo que hagamos los colombianos?



Quiero subrayar que el aporte no es de una sola vía. Como lo he dicho, creo que nosotros también vamos a pagar más. Vamos a subir nuestra contribución para defensa y lucha contra el narcotráfico en Colombia. Para el próximo año, estamos estudiando otra solicitud adicional. Sin embargo, el Congreso y nuestros contribuyentes quieren saber cuál es la cifra final y cuál es la estrategia. Y me parece que esta es una pregunta razonable.



Entonces, ¿la estrategia estuvo bien formulada?



No. Pero eso va a cambiar porque yo sé que la administración de Alvaro Uribe está trabajando, trabajando y trabajando en la estrategia nacional de seguridad. Esta estrategia involucra a todas las agencias del Estado, como Hacienda, Comercio, Defensa, en fin, todas.



¿Qué cree que deben hacer los empresarios colombianos para aportar a las soluciones de los problemas del país?



Creo que están dispuestos a hacer una contribución bastante fuerte para defensa. Todos los que yo conozco, además de apoyar a Uribe, lo cual no es una sorpresa, entienden que ahora hay una oportunidad. Estoy segura de que están dispuestos a hacer la contribución que se requiere.



¿Qué más podría proponérseles a los empresarios nacionales?



Algunas personas sostienen que los empresarios deberían hacer una labor de cabildeo continuo para explicarles a los congresistas en Estados Unidos por qué debemos nosotros contribuir a la defensa de Colombia. Con toda sinceridad, creo que hicieron un cabildeo excelente en el caso del Atpa.



¿Cómo describiría las relaciones con el nuevo gobierno?



Tenemos muy buenas relaciones con Alvaro Uribe y hemos hablado mucho con los ministros, por ejemplo, con la doctora Marta Lucía Ramírez, que es excelente. Aunque todavía no sabemos cuáles son las implicaciones de las nuevas autoridades en todas las carteras, vamos a trabajar en eso pronto.



¿Qué posibilidades tiene Colombia de firmar un acuerdo bilateral de comercio con Estados Unidos?



Con toda franqueza, creo que por ahora sería difícil un acuerdo de este estilo. La oficina de Robert Zoellick, representante comercial, tiene pocos expertos, está trabajando con Chile y luego tendrá que ocuparse de Centroamérica. Estas negociaciones son ambiciosas y, por tanto, requieren toda su atención. Una negociación con Colombia tendría que ser, por lo menos, después de Centroamérica.



Por último, ¿qué mecanismo podría sugerirle al presidente Uribe para lograr más apoyo de Estados Unidos?



Creo que los estadounidenses están dispuestos a ayudar un país que se ayuda a sí mismo. Y creo que el doctor Uribe sí ha dado esta señal, es decir, que él está dispuesto a pedir sacrificios de los colombianos, por ejemplo, de carácter tributario. Yo pienso que esta es la mejor manera.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.