| 3/18/2005 12:00:00 AM

Ejecutivas pioneras en Colombia

Poco a poco, destacadas mujeres en los años 60 y 70 les abrieron camino a las ejecutivas de la actualidad.

Ejecutivas pioneras en Colombia
Antes de que mujeres como Noemí Sanín, Eulalia Arboleda o Florángela Gómez llagaran a ser presidentes de grandes compañías, un grupo de pioneras les creó espacios desde la década del 60. Las mujeres que apenas habían empezado a obtener educación en los años 30 ya tenían cargos de responsabilidad tres décadas más tarde, cuando apenas se habían graduado poco más de 2.000 de la universidad. Estas pioneras encontraron barreras mayores y solo con una gran reputación intelectual pudieron acceder a cargos de poder.

La preponderancia de las mujeres en el sector financiero no es circunstancial pues allí desde el comienzo demostraron las mayores habilidades. Una mujer para resaltar es Elisa Mújica, la primera gerente de banco en la Caja Agraria de Sopo a comienzos de los 60. Doña Elisa Mújica evidencia la doble condición de estas pioneras de intelectuales y ejecutivas. Reconocida escritora y autora de numerosos libros (fue la primera mujer en tener asiento en la Academia Colombiana de la Lengua), también participó en cargos públicos como secretaria del ex presidente Carlos Lerras de 1936 a 1943 y como secretaria de la embajada de Colombia en Quito de 1943 a 1945.

Además de Elisa Mújica otras mujeres también se destacaron en cargos financieros y en servicios. La poeta Melida García Chacón fue directora de la Caja Agraria, sucursal Barrio Restrepo. Lilian Panesso de Jaramillo hizo carrera por 10 años en el Banco de Colombia, del que llegó a ser gerente general en Bogotá. Dora Muñoz Herrera trabajó desde los años 40 en el Banco Central Antioqueño, del que fue subgerente en Bogotá. En servicios, Camila Uribe fue jefe del departamento de Dividendos de Avianca. Perfiles resaltados en su momento por la autora Livia Stella Melo en su libro Valores Femeninos de Colombia.

Otra característica de estas pioneras fue su incursión en el periodismo, tratando en especial temas de género. El mejor ejemplo de ello fue Consuelo Montejo, una de las mujeres más multifacéticas que ha tenido el país. Consuelo Montejo dio origen a la casa editorial Comunicadores, pionera en esta industria con publicaciones como la revista Flash, El Bogotano y El Periódico en los 70. También creó producciones técnicas donde apareció el primer canal privado Teletigre. Montejo, Mújica y estas otras pioneras dirigieron toda una campaña a favor a la igualdad de género.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.