| 4/1/2005 12:00:00 AM

Con ojo clínico

Varias empresas en el país desarrollaron portafolios específicos de productos bajos en calorías, harinas y azúcares.

Con ojo clínico
Desde mediados de los 80, algunos empresarios colombianos empezaron a vislumbrar un buen negocio: los alimentos bajos en calorías. En este grupo se encontraban los socios de Laboratorios Síntesis, en Bogotá, que crearon en 1985 una unidad para desarrollar este tipo de productos y que poco a poco se fue convirtiendo en una industria independiente: Dietesyn. Esta firma, por ejemplo, fue la pionera en la comercialización del endulzante Aspartame con la marca Sabro. "La idea era producir alimentos, pero haciendo énfasis en la nutrición. De ahí nacieron productos como tortas bajas en calorías, harinas integrales y bebidas nutritivas a base de fibra, entre otros", explica Fernando Correal, gerente de la compañía. Posteriormente, en 1999, lanzaron en el país Frutosweet, un endulzante a base de fructosa descubierto en Europa y que ha revolucionado el mercado de productos para diabéticos en el mundo, pues no pierde su sabor cuando se hornea. Con este nuevo ingrediente desarrollaron una cadena de 'pastelerías saludables' que bautizaron Sabrosuras, y que ya tiene tres sucursales en Bogotá. También producen una línea de galletas y brownies que venden en las cadenas de supermercados con la marca Dulcylight. "Somos una empresa pequeña pero en constante crecimiento, pues este mercado aún es incipiente", puntualiza Correal. Otras empresas que también pusieron el ojo en este negocio y que desarrollaron portafolios específicos fueron Alimentos Especializados, Dicermex, Laboratorios Ecar, Multimarket y Aliresa, entre otras.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.