| 10/26/2001 12:00:00 AM

Cómo van los locales

Cómo van los locales
La Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá ve en la subasta la oportunidad de ofrecer comunicaciones móviles, algo indispensable en el largo plazo, y de recuperarse de dos traumas del pasado. El primer trauma es no haber logrado vincular a un inversionista extranjero el año pasado. El segundo es que, aunque tiene una inversión cercana al 30% en Comcel, esto nunca representó la posibilidad de aumentar el portafolio de servicios. ETB es vista hoy como una empresa interesante, pues generó utilidades en el 2000 por $184.000 millones. Paulo Orozco, su gerente, le apuesta en firme a entrar en la subasta. El gran dilema es que la empresa no tiene suficiente capital para llegar a los PCS por sí sola y que, de irse con un socio externo, tendría que lograr un acuerdo de accionistas de muy buena calidad, para no repetir los errores que cometió con Comcel.









Iván Correa, Empresas Públicas de Medellín.



EPM: desde la distancia



Este año, Empresas Públicas de Medellín se ha involucrado de lleno en un proceso de reducción de costos para poder cumplir la promesa de reducir tarifas hecha por el alcalde Luis Pérez. El objetivo se va cumpliendo, pues a septiembre se habían logrado los ingresos presupuestados de $1,44 billones, al tiempo que la reducción de costos permitió aumentar el excedente operacional en 27% por encima de lo presupuestado. Este esfuerzo, sin embargo, podría reducir los recursos disponibles para que EPM entre en la subasta de PCS. Iván Correa Calderón, gerente de la empresa, ha dicho que la posibilidad le interesa, "pero no a cualquier precio". EPM ha adelantado conversaciones con dos potenciales socios internacionales para la licitación.









Hernán Román, Telecom.

Telecom



La empresa estatal Telecom podría ser un excelente candidato para participar en la licitación de PCS, si no tuviera dos problemas muy serios que la tienen al borde de la insolvencia. Primero, Telecom tiene un enorme pasivo pensional ($4,4 billones), que está cubierto hasta el 2004, año en el cual este tema será nuevamente crítico. El segundo tiene relación con las obligaciones de los contratos de asociación (joint ventures), un esquema que si bien es muy común en negocios de infraestructura, en el caso de Telecom fueron suscritos con base en cálculos demasiado optimistas e ingenuos. Como no se cumplieron las expectativas de ingresos y hubo una mala gestión en la ejecución de los contratos, Telecom les debe a sus socios entre US$800 millones y US$1.500 millones. Esto implica que Telecom no dispone de recursos para participar en la licitación.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.