| 7/19/2001 12:00:00 AM

Cafés especiales, moda mundial

Cafés especiales, moda mundial
Puede parecer absurdo, pero al mismo tiempo que el precio del café cae en las bolsas a niveles de US$0,50 por libra, crece como espuma el número de consumidores sofisticados en los países desarrollados que están dispuestos a pagar desde US$8 hasta US$15 por una libra de alguna mezcla especial de café.



Los cafés especiales no son la solución para toda la caficultura colombiana, pues se trata de mercados de nicho y tienen elevadas exigencias de calidad que muchos productores no pueden cumplir. Sin embargo, ofrecen posibilidades muy interesantes. Es un modelo diferente. No se vende a grandes tostadores, sino a empresas pequeñas y medianas especializadas en el desarrollo de mezclas.



La clave aquí es entender que el café es mucho más que una bebida, es un estilo de vida y un elemento ligado a la forma como la gente emplea el llamado "tercer tiempo", es decir, el tiempo asignado al entretenimiento, fuera del trabajo y el descanso en el hogar. Las ventas dependen de la capacidad del empresario para sintonizarse con el cambio permanente en las exigencias del consumidor. La clientela es cada vez más conocedora y quiere nuevas mezclas y nuevos aromas. Las oportunidades para el consumo de café se multiplican a lo largo del día, y cada una exige una mezcla especial.



Se abren oportunidades para los productores. La sobreproducción mundial viene acompañada por una reducción de la calidad en muchas partes del mundo, de modo que las marcas de cafés especiales enfrentan un problema serio a la hora de asegurar la calidad. Empresas como Starbucks están dando un nuevo énfasis a su relación con el productor y están buscando llegar a contratos estables de largo plazo que les garanticen el acceso a la mejor calidad. Aquí hay una oportunidad para los productores colombianos que logren mantener las más altos estándares y estén a la vanguardia en la satisfacción de los gustos del consumidor final.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.