| 6/6/2008 12:00:00 AM

Aliar, en la frontera agrícola

Aliar, en la frontera agrícola

Aliar llegó a la altillanura en los Llanos Orientales colombianos a sembrar materias primas para alimentación de los animales. Su fundador, Jaime Liévano, ya había buscado tierras en el Magdalena Medio, Valle y Córdoba, pero fue difícil encontrar extensiones grandes y con precios sensatos.
En el Meta, cerca de Puerto Gaitán, sembraron maíz y soya para alimentar cerdos. “Poner el cereal y la proteína en la boca del animal en el mismo sitio, sin costos de transporte, es la base para competir”, explica. Y es que el costo para traer maíz o soya desde Iowa o desde la Pampa es de US$100 a US$150.
Para ser más eficientes, aumentaron el tamaño de la explotación e implantaron programas de largo plazo para mejorar los suelos. Con esto, sus rendimientos pasaron de cinco a siete toneladas por hectárea en maíz, y de dos a tres toneladas de soya y tienen precios menores que los de la Bolsa de Chicago.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.