| 6/23/2006 12:00:00 AM

Acciones

Acciones
Una lección que debió quedar muy clara de la crisis de 2006 es que en acciones se deben invertir los excesos de liquidez y nunca el dinero con el que se paga el arriendo. Hay que estar dispuesto a perder o a esperar, dado que es un mercado muy riesgoso y volátil.

Para invertir bien, hay que tener una estrategia. Se debe establecer el plazo de la inversión —por lo general, debe ser largo plazo para acciones—, y cuánto riesgo se quiere correr. Definir, por ejemplo, si se quiere participar en empresas que crezcan rápido, o en compañías bien establecidas con dividendos más o menos estables pero que se valorizan menos.

La regla de oro en inversiones siempre será diversificar. Por eso, es recomendable tener acciones en un portafolio de dólares y renta fija. Para saber cuáles acciones, es mejor asesorarse y para eso se debe preguntar por la hoja de vida y la experiencia del asesor. Un experto no debería tener problemas en mostrar sus credenciales. Discuta el estado de la empresa, sus perspectivas y las razones por las cuales debería ser una buena inversión.

Una vez adentro, periódicamente debe establecer con el asesor precios mínimos y máximos a los cuales debe vender para limitar las pérdidas o tomar utilidades. Esto evita dejarse llevar por la euforia del mercado.

Comprar acciones con crédito (operaciones a plazo o repos) es una opción de altísimo riesgo. No es un negocio para entrar sin el dinero suficiente para respaldar pérdidas grandes.

Las acciones de holding y de algunas empresas como Cemento Argos tienen buenas posibilidades de mejorar de precio en estos momentos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.