| 11/28/2003 12:00:00 AM

A adaptarse al mercado

Sergio Cruz, gerente de mercadeo de Gillette.
En la categoría de productos para la afeitada, la casa matriz de Gillette tiene definida su estrategia para el mundo: enfocarse en los productos de mayor tecnología y valor que, en su caso, corresponden a los sistemas permanentes, como la máquina de afeitar Mack3. Cuando Gillette de Colombia recibió la instrucción, trató de hacer que los consumidores migraran de cuchillas doble filo y desechables, cuyos precios oscilan entre $600 y $2.800, a productos de mayor tecnología, que están en un rango $2.800 a $4.000. "Por más esfuerzos que hicimos, el consumidor se quedó en los desechables, con Prestobarba, donde tenemos una fortaleza muy grande", explica Sergio Cruz, gerente de mercadeo de Gillette. Entonces, convencieron a la casa matriz de fortalecer el segmento de desechables. "Logramos nuevos desarrollos del producto -Cabeza móvil y Exel- y hoy tenemos el 75% de participación", agrega Cruz. Por su parte, en desodorantes, con la agresiva estrategia de Unilever con Axe y la alta incidencia de la promoción y el bajo precio, Gillette tuvo que reducir entre 20 y 25% el precio de sus unidades de Balance. Además, en otras marcas, redujo el volumen de 80 gramos a 55, lo que significa una disminución de precio de cerca del 30%.

En electrodomésticos de gama alta, donde Gillette tiene la marca Brown, la guerra de precios en el segmento y la entrada de jugadores asiáticos con bajo precio no le ha permitido desarrollar el negocio. "En las actuales circunstancias, estamos pensando sacar este negocio de Colombia", puntualiza Cruz.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.