Vaya a la fija

| 1/24/2003 12:00:00 AM

Vaya a la fija

La renta fija es un componente importante del portafolio, si se mantiene un entorno de confianza. Sin embargo, los retornos no serán extraordinarios.

El año empieza con un panorama optimista para la renta fija en Colombia. Los inversionistas confían en las medidas tomadas por el gobierno para garantizar la viabilidad del país y la confianza se está recuperando. El crédito se está reactivando, las tasas de interés ya empezaron a subir y esa tendencia deberá continuar, aunque no se verán niveles extraordinarios. Los analistas consultados por Dinero afirman que, en promedio, un 38% del portafolio debe estar en papeles de renta fija. Es indispensable, sin embargo, mirar con cuidado las opciones para elegir aquellas que verdaderamente se acomoden a las expectativas de quien está invirtiendo.



Si la liquidez es el objetivo primordial del inversionista, las cuentas de ahorro o los CDT suelen ser las alternativas preferidas. Sin embargo, la experiencia demuestra que con frecuencia, cuando se ajustan los cálculos por inflación, las rentabilidades de las cuentas de ahorro son negativas. Por ese motivo, ellas solo deberían ser utilizadas por el inversionista durante períodos muy cortos, cuando mantener liquidez adquiere una importancia muy elevada. Por esto, si hay posibilidades de tener el dinero por un período más largo, es mejor mirar otras posibilidades. En el caso de los certificados de depósito, CDT, ocurre algo similar. Aunque son preferidos por muchos inversionistas, pues al estar disponibles en períodos tan cortos como 30 días permiten un amplio margen de maniobra cuando las tasas están subiendo, puede ser mejor buscar una opción diferente que otorgue una mayor rentabilidad. Muchos fondos de inversión en renta fija otorgan rentabilidades superiores a las del CDT y pueden ser tan líquidos como estos, o más.



En cuanto a las cuentas de ahorro en dólares y los CDT en dólares, sus rentabilidades no son atractivas en este momento, pues las tasas de interés en Estados Unidos están en sus niveles más bajos en 30 años (cerca de 1,25% en dólares). La base de la rentabilidad de este tipo de inversiones en la actualidad es la devaluación, que puede ubicarse entre un 7% y un 12%. Sin embargo, si la liquidez no es el criterio dominante y se le quiere apostar a la devaluación, es mejor mirar otras opciones en dólares.



Para no incurrir en altos riesgos, lo mejor es acudir a papeles respaldados por la Nación, como los yankees, papeles de deuda soberana colombiana en dólares emitida en Estados Unidos. Las perspectivas para estos papeles durante el 2003 son favorables, pues la confianza en la capacidad del gobierno para manejar la situación fiscal ha mejorado sustancialmente, como lo prueba el respaldo de la banca multilateral a los préstamos a Colombia. Se debe tener en cuenta que si bien los bonos yankees permiten diversificar el riesgo cambiario, no les permiten a los colombianos diversificar el riesgo país.



Respecto a los títulos de tesorería TES, el gobierno viene realizando un esfuerzo importante por darles mayor liquidez a estos mercados, al regular la participación de los compradores y vendedores en papeles emitidos a diferentes plazos. Para el 2003 se estima que el monto de las subastas de TES alcance los $5 billones. La experiencia de la primera subasta del año, con demandas por cinco veces el valor ofrecido, es señal de que este mercado se moverá durante este año.



Al invertir en este tipo de papeles lo más importante es tener en cuenta que si bien la rentabilidad al final del período está determinada por el cupón (la tasa que otorgará el papel a su tenedor), durante el tiempo hasta el vencimiento ella depende también de las tasas en el mercado primario. Una alta volatilidad en la tasa del mercado primario tiene un impacto directo sobre la rentabilidad, pues afecta el precio en el mercado secundario. Si las tasas en el mercado primario aumentan, los precios en el mercado secundario deben bajar, para poder competir en términos de rentabilidad frente al comprador. Los fondos que están invertidos en TES ven reducido su valor cuando esto ocurre. Así sucedió en agosto pasado, cuando se dio la crisis de los TES.



Para quienes estén considerando estos títulos por razones de seguridad, la mejor recomendación es escoger papeles líquidos con vencimientos a los menores plazos, pues a medida que aumenta el plazo, las variaciones en la tasa de interés tienen mayores efectos sobre el valor de los títulos.



Si se desea diversificar el riesgo país, se deberían considerar también otras opciones, como la deuda soberana emitida por Estados Unidos, tradicionalmente considerada la inversión con menor riesgo en el mundo. Las tasas de interés en Estados Unidos tendrán que aumentar este año, lo que mejora su atractivo. Sin embargo, no se recomienda una exposición muy elevada a estos papeles, pues están surgiendo dudas ante las eventuales consecuencias de la guerra y la insostenibilidad del déficit fiscal hacia los próximos 10 años. Si el inversionista ya tiene estos papeles y busca más rentabilidad, lo más recomendable sería ir cambiándolos con cautela a plazos más cortos y a otro tipo de activos.



Por su parte, los bonos corporativos son una alternativa que ha ido adquiriendo fuerza dentro del mercado colombiano. En el año 2002, las empresas colombianas triplicaron las emisiones de deuda y su éxito es una clara señal para el mercado respecto al potencial que tiene esta alternativa. Al considerar estos papeles tanto en Colombia como en el exterior, lo más recomendable es escoger empresas con buena calificación, de reconocida trayectoria y que impliquen un riesgo muy bajo. En el país, empresas como ISA, Bavaria y la Titularizadora Colombia pueden ser buenas alternativas. En el exterior, Citibank, General Electric y Cemex, entre otras, pueden ser muy interesantes.



Una alternativa de renta fija en Colombia que aún es poco conocida, pero puede generar beneficios significativos (ver gráfica) sin incurrir en riesgos innecesarios, es la de los títulos de la Bolsa Nacional Agropecuaria. El año pasado, las transacciones de esta bolsa crecieron en un 20% frente al 2001 y se espera que en el 2003 continúen al alza. La inclusión hace algunos meses de la Bolsa Agropecuaria en el régimen de la Superintendencia de Valores deberá dar mayor solidez a este mercado. La información sobre estos títulos es cada vez mayor y algunos comisionistas de la Bolsa de Valores de Colombia han empezado a transar con papeles de la BNA.



Al final, lo más importante al invertir en papeles de renta fija es el riesgo asociado al emisor. Hay que escoger con cautela. Si se hace bien la tarea, la renta fija puede hacer una contribución fundamental a la solidez y rentabilidad de cualquier portafolio.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.