Valores Bavaria se juega su futuro

| 3/22/2002 12:00:00 AM

Valores Bavaria se juega su futuro

Este año será decisivo para probar que la holding puede funcionar sin el aval de Bavaria, y convertirse en una creadora de valor para el accionista.

Cuando uno pierde $1 billón en un año , más vale que tenga una buena explicación para los accionistas. El español Javier Aguirre debutó como presidente de Valores Bavaria con esta misión: explicarle al mercado colombiano por qué la holding tuvo en el año 2001 una de las mayores pérdidas de una empresa privada en la historia de este país, y mostrar cómo enfrenta la situación y cuál es su plan para que esto no vuelva a ocurrir.
 
Para Aguirre, un ejecutivo internacional que ha trabajado en Estados Unidos, Francia y América Latina, sacar adelante a Valores Bavaria es un reto gigantesco. Su plan es claro: primero, ventilar el problema a la luz pública y hacer un corte de cuentas a partir del cual se medirán los resultados de su gestión. Segundo, plantear una estrategia hacia adelante cuya prioridad será la creación de valor para los accionistas. Tercero, comprometerse con un esquema de transparencia en la información que genere confianza en los mercados.

La receta es de libro de texto y tiene lógica. El plan de Aguirre y de su equipo ha sido bien recibido en los mercados financieros y por los bancos, para los cuales es vital construir credibilidad. "Nos impresionaron por la forma como presentaron la situación. Reconocen los problemas, no rehuyen preguntas y son proactivos para mostrar la situación de las empresas individuales. Además, conocen las necesidades de efectivo en el corto y mediano plazo", dijo a Dinero un banquero de primer nivel.
 
Por otra parte, el medio financiero sabe de la importancia de este negocio para el país. La suerte de Valores está ligada a la de Avianca y, por tanto, a la disponibilidad de transporte aéreo en Colombia. Todos quieren que Aguirre tenga éxito.

Pero hay escepticismo. "Esto puede ser la película que ya vimos", dijo a Dinero un empresario conocedor de la rutina del grupo Santo Domingo. En 1997, cuando se creó Valores Bavaria como holding y se vio que era indispensable aclarar los balances de cada empresa, se definió que el grupo debía separar cuentas e introducir mayor transparencia, para que Valores se convirtiera en una holding internacional.
 
Pero el año pasado se demostró que Bavaria siguió cargando las pérdidas de empresas como Avianca. Los escépticos dicen que Julio Mario Santo Domingo se resiste a reducir el tamaño del grupo y, a la hora de tomar decisiones definitivas, no les da a los ejecutivos la autonomía que necesitarían. Esto explicaría por qué tardó tanto la solución para Avianca.

La mayor prueba de que el cambio en el grupo ahora sí sería en serio es la gran pérdida consolidada de $957.954 millones que registra Valores Bavaria. Esta refleja las decisiones del año pasado: separar las operaciones de Valores y la cervecera y aclarar las cuentas entre las empresas del grupo. En octubre pasado salió del balance de Bavaria una cuenta por cobrar por $813.000 millones (el acumulado de préstamos de la cervecera a Valores), reconociendo que esa deuda no podría ser pagada.
 
Esto redujo el patrimonio de Bavaria, que se compensó con la entrega a los accionistas de Bavaria de 2,17 acciones de Valores por cada una de sus acciones (ver Dinero 144). Al tiempo, al desaparecer la deuda, se produjo un aumento del patrimonio de Valores. La operación preparó patrimonialmente a Valores para asimilar las pérdidas de cierre del año, cuando hubo que registrar $638.432 millones por capitalizaciones de Avianca. Estas decisiones, que implicaban revelar el estado de las cuentas del grupo y separar cobijas, eran indispensables para iniciar el nuevo camino y se tomaron el año pasado, antes del ingreso de Aguirre a la holding.

El nuevo presidente comienza su trabajo con el beneficio de la credibilidad que ha ganado Valores Bavaria al remover el mayor obstáculo para su gestión. Su tarea es demostrar que tiene la capacidad de convertir a Valores en lo que quiere ser: una holding que invierte en el mercado internacional y también consigue inversionistas internacionales.
 
Esto implica identificar las empresas que guardan un potencial hacia adelante, salir de otras inversiones poco rentables y recomponer el portafolio para darles rentabilidad a los accionistas. Todo tendrá que hacerlo sin recurrir al papá rico, que es Bavaria, pues hacerlo implicaría retroceder en la transformación que necesita el grupo y perder credibilidad. Al mismo tiempo, debe desarrollar en Valores las prácticas de transparencia y gobernabilidad que exige el mercado internacional. ¿Podrá lograrlo?

La sinceridad

La escisión de 1997 se quedó en el papel por todo el tiempo que tomaron los accionistas para afrontar el deterioro de Avianca y encontrar un aliado internacional para encarar las crecientes necesidades de capital de Celumóvil. Ahora, estas dos tareas se han realizado.
 
BellSouth entró a Celumóvil como accionista mayoritario (hoy Valores Bavaria tiene el 27,6% de la propiedad, porcentaje que aumenta a 34% cuando se cuenta la inversión de la familia Santo Domingo). Con el saneamiento de Avianca y su reciente integración con Aces, que le permitiría garantizar su viabilidad en un futuro, se racionaliza el mayor drenaje de los recursos del grupo.

Para los observadores en el mercado, lo más difícil es entender cómo puede Valores Bavaria, que tenía $2,95 billones en ingresos consolidados y $1,45 billones en patrimonio en el año 2000, perder casi $1 billón en el 2001. ¿Ocurrió en un solo año? Si los problemas venían de tiempo atrás, ¿cómo se estaban registrando? ¿Qué garantías hay para que, si se dan nuevos problemas, la información sea revelada a tiempo?

Valores reconoció en el año 2001 una pérdida de cerca de $622.000 millones relacionada con Avianca (incluyendo las capitalizaciones en la aerolínea). El problema no se gestó en el año 2001, sino que venía de tiempo atrás. Avianca traía una pérdida de $124.142 millones en 1999 y de $414.382 millones en 2001.
 
Sin embargo, solo una fracción de estas pérdidas se registró en el balance de Valores porque "por ley, cuando una subsidiaria de una holding comienza a registrar un patrimonio negativo, la holding solo puede registrar una pérdida que sea, como máximo, igual al valor de su inversión", explica Julieta Murcia, directora de contabilidad de Valores Bavaria. "El excedente se llevaba como cuentas de orden en los estados financieros de Valores Bavaria. Solo cuando se decidió hacer la capitalización de Avianca fue posible reconocer la pérdida en Valores".

Esta práctica, aunque es muy importante, es un punto técnico referido al pasado. Lo vital ahora para Aguirre es que el mercado crea su interpretación sobre lo que se puede esperar para el futuro.

Igualmente importantes serán los hechos que demuestren la aplicación de las nuevas políticas en la práctica. La directriz para todas las empresas del portafolio es reconocer las cargas que traen del pasado, para así saber el monto de los recursos de capital que se necesitarán de ahora en adelante y evitar sorpresas que puedan desestabilizar las proyecciones de la holding.

Aguirre está enviando, además, señales al mercado para indicar que está poniendo sus acciones donde ha puesto sus palabras. El traslado del equipo de gestión de Valores a una sede independiente a la de la cervecera y la realización de las asambleas de accionistas de las dos organizaciones en sedes diferentes son medidas que, aunque pueden parecer de forma, buscan expresar la nueva filosofía del grupo: separación total de los negocios.

Las necesidades

Si bien las necesidades de caja son muy inferiores a las de 2001, Valores todavía requiere $190.000 millones para las capitalizaciones de este año. Las empresas que más dinero necesitarían son Avianca y BellSouth. Para la primera están pactados US$45 millones para este año, que se girarán en función del requerimiento de caja del negocio integrado con Aces. Por su parte, BellSouth hará una capitalización de US$64 millones en el año, de los cuales Valores tendrá que poner el 34% si no quiere ver diluida su participación, ni la de Invernac (administrada por Valores) en la empresa. En marzo ya capitalizó los $13.000 millones de la primera etapa.

Por su parte, otros negocios siguen necesitando recursos para salir adelante, a pesar de las reestructuraciones a que han sido sometidos. Aunque el año pasado se le inyectaron $22.929 millones a El Espectador, esa cuenta no está saldada y la empresa va a seguir requiriendo capital. Lo mismo ocurrirá con Parque Central Bavaria, Caracol Radio, Caracol Televisión y Carrefour, entre otros.

¿De dónde saldrán estos recursos? Del sector financiero y de la venta y liquidación de las participaciones que tienen en el portafolio de empresas. El equipo de Valores ha estado muy activo explicándoles a los directivos de los principales bancos los resultados de la holding y sus perspectivas. Sin embargo, como dice un banquero, "el acceso al crédito dependerá de los resultados de las empresas y de cuál sea la estrategia en cada caso".

La segunda fuente de recursos será la venta de participaciones en las filiales. Teniendo en cuenta que los dos únicos sectores estratégicos de Valores hoy son medios y transporte aéreo, se podría decir que casi cualquier compañía está en venta. Serdán (prestación de servicios en general), Vise (vigilancia privada), Finca (producción de concentrados para animales) y Productora Colombiana de Alimentos (Presto) ya tienen banca de inversión contratada para su venta. Otras empresas como Orbitel, Red Colombia (servicios de informática, telemática e internet) y Vikingos también podrían entrar a la lista.

La pregunta es si, dada la coyuntura del país, habrá compradores. La respuesta dependerá del precio, el sector, el socio estratégico y la situación de cada compañía. El año pasado, por ejemplo, se vendió Inaquímicas a la BP por US$10 millones, una cifra muy inferior a las inversiones que se habían hecho en ella, pero la decisión se tomó debido a los permanentes requerimientos de recursos para la empresa y a que su línea de negocio no es estratégica para la holding.

Por su parte, Valores Bavaria Internet fue vendido a Bavaria por $116 millones. Como Desarrollos Hoteleros Guanacaste (inversión en Costa Rica) también se vendió a Bavaria, esto ha llevado a algunos observadores a preguntarse si la cervecera seguirá adquiriendo bienes de Valores, o si estas operaciones son excepcionales y salen del cierre de cuentas entre las dos.

La estrategia de acercamiento al sector financiero y de venta de filiales va muy de la mano con nuevas exigencias de gestión de las empresas del portafolio. La consigna, que ha sido transmitida a los presidentes de las empresas, es vender o liquidar lo que no genere valor para el accionista.
 
De hecho, el año pasado fueron liquidadas Americatel, Unial, Latin Net e Inversiones Ser, y la Corporación Financiera del Norte fue asumida por Fogafin. Otras empresas que están en ese proceso de liquidación son Comunican Multimedios (la holding de medios) y Conparque Central (inmobiliaria).

La política para este año es hacer un seguimiento más directo a las filiales y acompañar a los presidentes de las empresas para mejorar su rentabilidad.

A juzgar por los resultados que presentan las empresas (ver tabla), hay muchas posibilidades de desinversión. El grupo está consciente de que las pérdidas en Valores van a continuar este año, aunque de una manera mucho más controlada, y que estarán muy por debajo del tamaño que registraron en 2001.
 
Según proyecciones muy conservadoras sobre los resultados de las empresas, las pérdidas recurrentes consolidadas ascenderîan a $250.000 millone este años. Sin embargo, es muy difícil prever en este momento en cuánto se reducirá la pérdida consolidado.

La gobernabilidad

Valores ha anunciado su intención de utilizar a Colombia como plataforma para salir a invertir en el exterior, con inversionistas extranjeros. Para lograr esta meta, uno de los principales desafíos que enfrentan Aguirre y su gente consiste no solo en manejar las relaciones de poder que se tejen alrededor de la organización, que han bloqueado procesos de cambio anteriores, sino en mostrar hacia afuera que lo están logrando.
 
La larga historia de los ejecutivos número uno en el grupo revela un patrón en el cual entran como héroes, tienen un período de éxito y, finalmente, salen en medio de duros enfrentamientos con el dueño. También es usual que el círculo de influencia de Santo Domingo dé órdenes y contraórdenes a los equipos directivos de las empresas, por lo cual es muy difícil alinear a las compañías bajo una política única, aunque sea financiera y estratégicamente correcta.
 
Las decisiones de Santo Domingo son famosas porque, a veces, tienen un contenido emotivo que no necesariamente va con los mejores intereses del negocio.

En este momento, Valores es una gran estructura que debe moverse hacia adelante o decaer. De hecho, los malos resultados de la mayoría de las empresas y el nuevo foco en medios como sector estratégico, lleva a muchos a preguntarse si en este momento la misión básica de Aguirre es liquidar una organización.
 
La respuesta solo se conocerá en la medida en que Aguirre vaya más allá de cerrar inversiones y logre abrir nuevos frentes de rentabilidad para la holding. Para ello, deberá introducir nuevas prácticas de gobernabilidad y transparencia en el grupo. Y para que esto sea posible tanto el administrador como el dueño deben demostrar que la nueva estructura es realmente autónoma y que las decisiones se toman para crear valor para todos los accionistas, incluso los minoritarios.

Los primeros tres meses de labores de Aguirre y su equipo han tenido muy buena receptividad en el mercado. Los siguientes van a ser decisivos para probar que Valores Bavaria no solo puede sobrevivir sin el aval de Bavaria, sino que está en capacidad de conseguir recursos con el sector financiero y de concretar la venta de las compañías en una coyuntura tan difícil para el país como la actual.
 
Si Javier Aguirre logra cerrar esta etapa y pasar a otra en la que Valores tenga un nuevo portafolio que genere valor para los accionistas, Colombia tendrá un grupo económico de primera línea y su presidente será uno de los ejecutivos más reconocidos de la región.

La historia de la escisión

Augusto López Valencia - 1985-1999


$100.000 millones entregó a Valores para inversión

Reconoció la necesidad de separar las actividades industrial e inversionista del Grupo. En octubre de 1997, durante una asamblea extraordinaria, se aprobó la escisión. En ese entonces, el propósito era hacer más transparentes los balances para darle a Bavaria las posibilidades de salir a bolsa o buscar inversionistas. Asumió la presidencia de las dos compañías hasta febrero de 1999, cuando se retiró del grupo.


Andrés Obregón - 1999-2000

51% Venta de Celumóvil a BellSouth


Cuando asumió la presidencia, los recursos de Valores para invertir ya se habían agotado, por lo que Bavaria estaba prestando y garantizando recursos para asumir los requerimientos de las filiales, como Caracol TV, Orbitel, Celumóvil y Colseguros, entre otras. Logró vender el 51% de Celumóvil a BellSouth, Colseguros a AGF Allianz, y una participación de Caracol Radio al Grupo Prisa de España.


Leonor Montoya - 2000-2001

$816.266 millones escisión deuda de Valores Bavaria

Inició la separación administrativa entre Valores y Bavaria, que a partir de diciembre de 2000 tienen presidentes distintos. Durante su gestión en Valores, se llevó a cabo la capitalización de Avianca, se dejó lista su integración con Aces y se hizo la escisión entre Valores y Bavaria, por $816.266 millones. Esta escisión clarificó las cuentas entre Bavaria y Valores y es el punto de partida para la nueva era de la holding.


Javier Aguirre - 2002

La contribución está pendiente, porque su gestión apenas empieza.


Debe convertir en realidad la separación entre las dos compañías y garantizar que Valores Bavaria sea autosuficiente para generar el flujo de caja necesario para su operación. Cuenta con tres vicepresidentes de inversiones, un vicepresidente financiero, uno jurídico, uno de recursos humanos, y un equipo de 40 personas que se encargarán de recomponer y volver rentable el portafolio de la holding.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.