| 9/28/1998 12:00:00 AM

Valle, Cauca y Nariño

No es difícil imaginar esta región como el eje de un comercio multinacional hacia el resto de América y Asia. Lo tiene todo: un puerto de gran tamaño en Buenaventura, una infraestructura de servicios moderna para la industria alrededor de Cali, buenas universidades, un aeropuerto. Cali podría ser la San Francisco de esta parte del continente: una ciudad cosmopolita y abierta, punto de confluencia del comercio, los servicios financieros y las culturas del Pacífico.



Los antecedentes de la cultura empresarial del Valle son alentadores. Allí se desarrollaron empresas de primer orden, como Carvajal y MAC y las multinacionales siempre se han sentido como en su casa.



¿Qué pasó, entonces? Cali y el Valle están sumidos en una crisis profunda. La distancia entre la visión y la realidad es más grande que nunca. El Valle y sus vecinos van a tener que aunar esfuerzos, usar la imaginación y romper esquemas para salir adelante.



Fortalezas



La región es dueña de las dos salidas al mar que tiene Colombia sobre el Pacífico, los puertos de Buenaventura y Tumaco. Por Buenaventura se maneja el 60% del comercio exterior del país.



La malla vial del Valle une a casi todos los municipios del departamento. Las ciudades pequeñas pueden aprovechar rápidamente los avances en prestación de servicios en la capital.



La base industrial impulsada por la Ley Páez dejará ventajas duraderas al Valle y al Cauca.



El Valle y el Cauca tienen una buena oferta de instituciones de educación superior en áreas administrativas, financieras y económicas.



Los empresarios tienen un fuerte compromiso social y de trabajo comunitario con la región.



Debilidades



Sólo se tiene una vía de acceso al puerto de Buenaventura y el trazado de la carretera no favorece el transporte de carga.



No hay buenas vías hacia los mercados del centro y norte del país.



La sedimentación en los puertos de Buenaventura y Tumaco impide el ingreso de barcos de gran calado.



La delincuencia común y los movimientos guerrilleros se han incrementado fuertemente en los últimos años.



La débil posición financiera de las empresas del Valle les hace difícil emprender proyectos.



La cultura de servicio al cliente está menos desarrollada que en otras capitales importantes.



La sustitución generacional en las empresas no ha sido exitosa.



Oportunidades



Servicios públicos




La ampliación del suministro de agua en municipios con deficiencias en este servicio y en el parque industrial abre posibilidades a los inversionistas. La creación de acueductos será un negocio muy activo en los próximos años.



Infraestructura



Hay un importante conjunto de obras públicas planeadas, como el mejoramiento de la malla vial del Valle y del norte del Cauca, la privatización del Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, la privatización del Ferrocarril del Occidente, el plan de desarrollo portuario y la construcción de los accesos integrales al Pacífico.



Telecomunicaciones



Es uno de los sectores que más se han movido en medio del débil panorama del departamento en los últimos tiempos. Emcatel, Calitel y Unitel libran una guerra por el mercado de telefonía local que redundará en mejores servicios y precios para los usuarios. Las actividades que requieren comunicaciones modernas se beneficiarán de esta competencia.



Energía



En el largo plazo, si el "cluster" industrial generado por la Ley Páez se sigue expandiendo, habrá oportunidades en el suministro de fluido eléctrico. El ingenio La Cabaña montó una térmica alimentada por bagazo de caña, que brinda energía a las empresas del parque industrial. Este podría ser un camino interesante para seguir.



Agroindustria



El desarrollo hortifrutícola se está perfilando como un interesante frente de generación de ingresos. Ya hay experiencias exitosas con el cultivo de espárragos en el Cauca y de palmito extraído de la palma de chontaduro en Tumaco.



En Nariño es posible ampliar el cultivo de palma de cera para la producción de aceite crudo. En la actualidad se exportan 20.000 toneladas de aceite a México y Europa y el cultivo podría pasar de 20.000 a 50.000 hectáreas.



La explotación de atún y camarones, su procesamiento y congelamiento para la exportación y el consumo interno es otro negocio que avanza. Está a punto de entrar en operaciones una empresa atunera con capital chino.



La recuperación de la economía del Valle, el eje de esta región, va a tomar tiempo para darse. Y sólo va a ocurrir si los líderes de los sectores público y privado hacen una reflexión profunda sobre sus causas.



La solución no es tan simple como esperar a que pase la destorcida de precios de activos causada por la salida de los capitales del narcotráfico. El paso del narco por la región no sólo dejó dinero, sino también años de una cultura dominada por valores individualistas, un fuerte aprecio por el dinero fácil y una ausencia de trabajo en común para el logro de objetivos de largo plazo. Estos valores y hábitos de trabajo tienen que ser reconstruidos desde la base para que las empresas puedan salir adelante. Partiendo de reconocer esta realidad, la región tiene numerosas fortalezas sobre las cuales puede construir su futuro. El Valle cuenta con muy buenas universidades en áreas técnicas y administrativas. Hay planeadas grandes inversiones en infraestructura para la región que redundarán en oportunidades de crecimiento económico. Y la zona Páez seguirá irradiando actividad y demandando inversiones en suministro de servicios.



Por otro lado, el crecimiento regional deberá involucrar a los departamentos tradicionalmente menos favorecidos, Cauca y Nariño, corrigiendo las deficiencias de infraestructura y resolviendo los problemas de inseguridad que dividen el territorio en zonas transitables y zonas rojas. Este es el mayor reto que se viene encima para realizar la visión de futuro de la región.



Protagonistas



Carlos Arcesio Paz




Presidente de la Andi en el Valle y gerente de la Harinera del Valle, que produce las pastas La Muñeca y Conzazoni. Bajo la gerencia de Paz, la companía familiar ha iniciado un proceso de expansión hacia mercados internacionales. Como presidente de la Andi, representa la renovación de los dirigentes gremiales. Es un hombre franco a la hora de señalar las deficiencias del sector empresarial vallecaucano.



Ernesto de Lima Le Franc



Fundó en 1953 DeLima & Cía. la corredora de seguros más grande de Colombia, una de las principales del país y parte de uno de los grupos económicos más importantes del occidente. Es uno de los más destacados líderes cívicos de la región. Fue presidente del Comité empresarial del Valle del Cauca. DeLima es accionista de Sharp Datecsa S.A., Graneles S.A., descargadora del puerto de Buenaventura.y de fiduciaria Alianza.



Adolfo Carvajal



Uno de los cacaos del empresariado nacional y uno de los principales líderes cívicos de la región, prefiere mantener un bajo perfil. Es la principal cabeza del Grupo Carvajal, quizás la primera compañía colombiana que se convirtió en multinacional. Durante los últimos dos años ha incursionado en el área de telecomunicaciones con DirecTV y en el tema de negocios de valor agregado con Normanet.



Ariosto Manrique



Presidente de Colombina, multinacional de dulces que exporta el 40% de su producción al área andina. Uno de los empresarios colombianos que ha gestado mayores avances para su empresa. Manrique es el ejemplo de un empresario hecho a pulso que ha ido escalando todas las posiciones de la compañía. Se ha ganado el respeto de la clase empresarial por su visión y capacidad de trabajo.



Mauricio Cabrera



Caleño por adopción y un enlace fundamental de la región con Bogotá. Cabrera es el presidente de la FES, la única compañía de financiamiento comercial que invierte todas sus utilidades en programas sociales y educativos. Su desempeño en la Dirección de Crédito Público, el Banco de Occidente, la junta del Emisor y la Comisión del Gasto lo convierten en un excelente mediador del Valle frente al Gobierno central.



Armando Montenegro



A pesar de que vive en Bogotá, es uno de los pastusos que más ha hecho por su tierra. En los cargos que ha ocupado en el sector público siempre se ha preocupado por Nariño. Cuando fue jefe de Planeación Nacional, por ejemplo, impulsó la carretera Pasto-Tumaco. Por otra parte, es el mejor candidato para reemplazar a Miguel Urrutia en la gerencia del Banco de la República.



Agenda



Ejecutar rápidamente las obras de infraestructura portuaria y vial que requiere la región para lograr el acceso de barcos de gran calado y agilizar el transporte de carga hacia el puerto de Buenaventura.



Orientar la producción hacia productos transables y netamente exportables para ampliar la visión del mercado.

Establecer un consejo permanente de competitividad regional en el que tengan participación las nuevas generaciones de dirigentes empresariales con formación en el tema de internacionalización económica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?