| 12/17/1999 12:00:00 AM

UNA INDUSTRIA NACIONAL

En las primeras tres décadas del siglo, la industria colombiana dio un salto. Fueron varias las empresas fabricantes de productos de consumo que se fundaron en la época y que perduran hasta hoy: Fabricato, Coltejer, Carvajal, la Nacional de Chocolates, Noel, Postobón, Cementos Samper y Cacharrería Mundial son solo algunas de ellas. Algo en común las distingue: la vocación de convertirse rápidamente en empresas grandes, de alcance nacional. Esta orientación es bien diferente a la que marcó las producciones artesanales del siglo anterior.

Las nuevas empresas se caracterizaban por la importación de maquinaria que, si bien podía ser atrasada en el extranjero, era moderna dentro de Colombia. Son varios los ejemplos: Noel inició en el país la fabricación de dulces y galletas a gran escala. Calzado La Corona tenía en 1916 más de 120 obreros, que producían 1.500 pares de zapatos a la semana. Fabricato conseguía al comenzar la década del 20 rendimientos superiores a los esperados por los propios fabricantes de las máquinas. En la segunda mitad de la década, los ingenios avanzaron hacia los motores eléctricos.

Por otra parte, comenzaba a verificarse ya la concentración de empresas. Para 1920, Gaseosas Posada Tobón tenía cuatro fábricas en diferentes ciudades. Coltabaco y la Nacional de Chocolates crecieron gracias a la absorción de otras plantas en el país. En esa misma década, varias empresas, en especial las antioqueñas, comenzaron a transformarse en sociedades anónimas para obtener capital del público. Durante la abundancia de crédito de los años 20, numerosas empresas colombianas obtuvieron empréstitos en el exterior para modernizar sus plantas de producción. La crisis de 1929 puso fin a esta etapa optimista en la que los planes más ambiciosos parecían estar al alcance de la mano.

ALEJANDRO ECHAVARRÍA

Fundó Coltejer y fue uno de los pioneros empresariales de Colombia. Creó la Compañía de Instalaciones Eléctricas (1895), la primera empresa de electricidad de Medellín, la cual pasó al municipio en 1918. Participó en la creación del Banco Alemán Antioqueño en 1912 y en la fundación de Scadta en 1919. Se caracterizó por su arrojo y visión. En plena Primera Guerra Mundial (1915), montó la tintorería. En plena crisis económica mundial (1932), inició en Colombia la estampación de telas y amplió la planta. Esta permanente modernización surtió sus efectos, pues en la década de los 30 Coltejer se convirtió en la primera gran textilera del país.

1919

Se crea Scadta, la primera empresa comercial de transporte aéreo de carga, correo y pasajeros.

1920

Se constituye la Fábrica de Hilados y Tejidos del Hato, Fabricato. Sus primeros productos, los driles Naval, reemplazan las telas importadas.

La inversión y el aumento de la productividad eran la prioridad.

La meta era tener empresas que fueran líderes en todo el territorio.

Revolución textil

En la década del 20, la Introducción del telar automático representó un cambio tecnológico de magnitud en la industria textil colombiana. Mientras que al utilizar el telar mecánico había que realizar dos operaciones (el cambio de bobinas y la detención de la máquina), con el telar automático estas eran ejecutadas por la propia máquina. y mientras que cada operaria podía manejar solo uno o dos telares mecánicos, ahora controlaba 20 telares automáticos. La productividad de cada operaria era cerca de 10 veces superior en el método automático frente al tradicional.

ALEJANDRO LÓPEZ

Una rara combinación de empresario y analista, López fue un personaje público da gran influencia en los ni empresariales y politices. Estudió ingeniería civil en la Universidad de Antioquia e ingeniería de minas en la Escuela de Minas Fue administrador de empresas, empresario, inventor, político, pro Pesar, economista y estadístico. Dirigió la sociedad minera El Zancudo (1907-1919) donde aplicó las teorías de Taylor y Fayol. Creía en la política como una forma de modernizar el país. Sus libros Problemas Colombianos (1927) y El Trabajo (1928) son análisis clásicos de la realidad nacional. Como gerente de la Federación de Cafeteros, adelantó la primera intervención estatal en los precios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 535

PORTADA

El efecto Odebrecht en las 4G: ¿Los cierres están en peligro?

Una diferencia entre el Gobierno y un grupo de bancos por los recursos de la Ruta del Sol II ha encendido las alarmas en el sector de infraestructura. ¿Los cierres financieros están en peligro?