| 5/27/2009 12:00:00 AM

Un sector que acelera el paso

La transferencia de tecnología, altas inversiones y generación de valor agregado hacen de este un sector con alto potencial en comercio exterior.

En 2002, la planta de Baterías Mac logró una cifra récord de fabricación de baterías en un solo año: un millón de unidades. Aquel año, Mac comenzó a planear su proceso de expansión cuya primera etapa se inauguró en 2007: una moderna planta en Yumbo, totalmente automatizada, con altos estándares de calidad -de manufactura y ambientales- e inversiones por $53.800 millones.

Junto a Mac, otras compañías de autopartes han expandido sus negocios en el último lustro. En exportaciones, el sector pasó de US$278 millones en 2005 a US$519 millones en 2008. Fanalca, Chaid Neme, Trimco, Espumilatex, Inorca, Servintec yYazaki, entre otras, han mostrado altos índices de crecimiento en producción y ventas en este periodo. Dichas empresas trabajan en el programa coordinado por el Ministerio de Comercio para convertir las autopartes en un sector de talla mundial.

Factores como el aumento en las ventas de vehículos entre 2002 y 2008 en Colombia y los países andinos; el desarrollo de sistemas de transporte masivo y la firma de tratados comerciales para abrir nuevos mercados de exportación han apalancado este crecimiento.

En 2007, el sector de autopartes generó el 0,5% del PIB colombiano, representó el 2,5% del PIB industrial y apalancó inversiones por $15.000 millones. Para 2008 generó ingresos por US$1.300 millones y fue responsable de unos 22.000 puestos de trabajo.

El sector de autopartes tiene altas exigencias, tanto de capital como de tecnología, ya que debe responder a los estándares de las principales compañías del sector automotor, sus principales clientes. En Colombia se concentra en cinco segmentos de producción: las piezas para tren motor, chasís, exterior, eléctrico y electrónico e interior. Las mayores ventas corresponden al segmento de chasises; compuesto, además, por frenos, dirección, suspensión y llantas. Estas piezas se fabrican para dos tipos de mercados: equipo original; es decir, las partes que se incorporan en los vehículos nuevos y el mercado de reposición, que atiende aquellas piezas de reemplazo periódico por el desgaste natural.

Diego Mejía, vicepresidente de Baterías Mac, explica que la apertura de mercados externos ha sido una estrategia fundamental para el crecimiento de la compañía. Hoy, esta empresa vende en Venezuela, Ecuador, Perú, Estados Unidos, República Dominicana, Jamaica, Puerto Rico, Chile, Salvador, Honduras, Panamá, Cuba, Senegal, Israel, Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Kuwait, entre otros.

La alta generación de valor agregado en las empresas del sector facilitan los negocios de comercio exterior. Mientras en 2002 los tratados de libre comercio suscritos por Colombia abrían mercados para 233 millones de consumidores, para 2010 darán acceso a 1.200 millones.

Este panorama ha llevado a las compañías del sector a centrar sus esfuerzos en convertirse en exportadoras netas, líderes regionales y generar ingresos superiores a los US$3.000 millones en el periodo 2020-2032. En 2008, el sector generó ingresos por US$1.300 millones, que espera aumentar a US$1.500 en el periodo 2009-2013. Los mercados actuales para estos productos son México, Ecuador, Venezuela, Perú, Chile, Centroamérica y República Dominicana, pero la meta apunta a llegar a nuevos países como Brasil, Estados Unidos y Argentina, tanto en equipo original como en mercado de reposición.

Eduardo Travecedo, presidente de planeación de Chaid Neme Hermanos, explica que la compañía exporta hace diez años y hoy el 25% de sus ingresos en Colombia es por exportaciones. También tienen operación en Venezuela y Ecuador.

El objetivo es que, en tres años, el 40% de sus ventas correspondan a exportaciones.

Camilo Llinás, presidente de Acolfa, cree que la preparación que ha emprendido el sector será una herramienta fundamental para enfrentar la crisis mundial, mejorar la transferencia de tecnología e ir a la vanguardia en producción.

Alberto Macías, vicepresidente de Acolfa, explica que el trabajo para mejorar la competitividad incluye "iniciativas de crear un cluster; buscar mejor ubicación para algunas industrias que requieren materias primas internacionales y podrían tener mejores oportunidades cerca de los puertos; y trabajar en temas logísticos que mejoren la productividad, porque este es un sector que genera empleo altamente calificado y un valor agregado fundamental".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?