| 3/14/2008 12:00:00 AM

Un negocio para frotarse las manos

La era de la convergencia no es sólo un montón de hardware y redes sofisticadas. Llegó la hora de los contenidos.

Hace 26 años, la empresa de energía de Bogotá utilizó la primera solución de computación móvil desarrollada en nuestro país. Se trataba de una aplicación instalada en paquidérmicos terminales, en los que funcionarios de la compañía registraban la lectura de los medidores de consumo de energía. Era una rareza, no sólo en el país sino en toda la región, y transcurrieron casi dos décadas hasta que las empresas entendieron que en la movilidad y en la conectividad inalámbrica estaba el futuro de sus negocios. Actualmente, decenas de empresas de desarrollo de software están volcadas sobre el mundo móvil, así como numerosas compañías dedicadas a proveer contenidos para que las redes de última generación y las asombrosas terminales móviles de hoy sirvan para algo.

Los operadores ponen las redes que han instalado con esfuerzo por más de quince años en todo el territorio nacional; los fabricantes ponen en el mercado colombiano una gama cada vez más descrestadora de dispositivos de mano, teléfonos inteligentes y PDA de última generación; y un pequeño pero dinámico sector de desarrolladores e integradores se encarga de darles vida con aplicaciones y contenidos interesantes. Este sector emergente está compuesto sobre todo por empresas medianas y pequeñas, la mayoría de ellas jóvenes, cuyos fundadores tienen en común el hecho de haber visto antes que el resto el potencial de negocio que trae consigo la era de la convergencia tecnológica.

El mercado de contenidos para el sector de móviles parece tener un futuro descomunal. El año pasado creció tres veces, según las cifras que maneja Gustavo Pinzón, director de servicios de valor agregado de Movistar. Este operador celular congrega a su alrededor un ecosistema con más de 45 proveedores de contenidos y desarrolladores de aplicaciones. Allí hay, desde compañías multinacionales, como Terra (del mismo grupo Telefónica al que pertenece Movistar), o los grandes sellos discográficos como Sony y Universal, hasta pequeñas empresas locales de tres o cuatro empleados, capaces de proveer los contenidos atractivos que acompañan los planes de Movistar.

En la mayoría de casos el modelo de negocio es el mismo: revenue share, lo que significa que el operador, por el hecho de aportar la red, se apropia del cincuenta por ciento de las ventas. El proveedor se queda con la otra mitad, pero debe pagar de allí los costos logísticos y el desarrollo de las aplicaciones a que haya a lugar, así como los derechos de autor, en el caso de las descargas de ring tones, música o videos. Cerca de treinta empresas en Colombia están dedicadas a proveer contenidos a los operadores móviles, especialmente en entretenimiento y noticias. Celumanía, Vibramóvil y los canales de televisión Caracol y RCN se pueden mencionar entre los más influyentes jugadores en este segmento. El producto estrella es, sin duda, lo que se conoce como "mensajería premium", es decir, el uso de mensajes de texto (MSM) para participar en concursos y competencias masivas. Las votaciones para eliminar jugadores de los realities son un ejemplo de ello, pero también eventos como Carromanía, que realizó Movistar el año pasado, entre muchos otros.

La demanda de noticias, chismes de farándula o predicciones del horóscopo son también una interesante fuente de ingresos. La colombiana Celumanía tiene 300.000 abonados a un servicio de estos en Perú y una cifra similar en Colombia. Los mensajes de texto son, después de la voz, la mina de oro más prometedora de la telefonía móvil, a pesar de lo pequeño que es todavía en nuestro país. El vecino Ecuador, por ejemplo, registra la mayor utilización de los MSM en el mundo, hasta el asombroso punto de convertirse en una fuente de ingresos más grande que la misma transmisión de llamadas de voz.

Pero no solo de chistes, horóscopos y ring tones vive el hombre. Hay un segmento más prometedor aún y tal vez más maduro ya en el mercado: el desarrollo de aplicaciones para uso corporativo. La automatización de las fuerzas de ventas es probablemente el tipo de aplicativo móvil más demandado por la economía nacional y el país dispone de numerosas empresas desarrolladoras con una valiosa experiencia acumulada. Algunos creen que las empresas desarrolladoras colombianas están entre las más destacadas de Latinoamérica, razón que explica la relativa facilidad con la que muchas de ellas han expandido su presencia a países como Chile, Brasil, Venezuela y Costa Rica. En no pocos casos, las compañías desarrolladoras estudian actualmente ofertas de adquisición por parte de inversionistas extranjeros o de compañías desarrolladoras multinacionales.

"Todas las grandes compañías de consumo masivo en Colombia tienen al menos una solución móvil en el área de comercialización o mercadeo" afirma Clara Cifuentes, gerente regional de Palm; debido, según explica, a que con las primeras aplicaciones para PDA desarrolladas años atrás, se demostró el impacto en la productividad que supone tener información en tiempo real, oportuna y a la mano.

El sector de datos y servicios de valor agregado, no obstante, es todavía muy pequeño. Los ingresos de los operadores móviles provienen todavía en casi un 95% de los servicios de voz. Pero se estima que los esfuerzos de impulso al consumo de datos que se han realizado últimamente, con despliegues de tecnologías EDGE y UMTS, empezarán a cosechar sus primeros frutos muy pronto. "Estamos seguros que 2008 y 2009 serán los años de la explosión de los datos en el mercado móvil colombiano", sostiene Gustavo Pinzón, de Movistar. De hecho, han tenido acogida importante las ofertas de correo móvil y los planes de acceso a internet de los operadores celulares, y se espera una fuerte escalada de la mensajería de texto y del consumo de servicios en los portales WAP.

Todos los analistas consultados coinciden en reconocer que hay una magnífica oportunidad de negocio para quienes se involucren en el escenario de contenidos y aplicaciones para la convergencia y la movilidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?