| 3/14/2008 12:00:00 AM

Un futuro abierto y personal

Los expertos predicen la convergencia de redes, contenidos y plataformas. Desde lo personal hasta lo corporativo, todo se traducirá en tener lo que se quiere, cuando y como se quiere.

Dicen los expertos que en los años venideros una de las palabras clave en el escenario móvil e inalámbrico será: "abierto". Redes abiertas, plataformas abiertas, dispositivos abiertos..., todos ellos tendrán implicaciones de largo alcance sobre los negocios, sus departamentos TI y los empleados cuyo trabajo soportan.

Según los expertos, el mundo móvil avanza de manera inexorable hacia una mayor apertura. Al fin y al cabo, al menos a largo plazo, es la demanda la que dirige el mercado, cuando se trata de entornos en competencia. El resultado de este acceso abierto a la red y de la creciente competencia en el mercado de chipsets (el cerebro de los móviles) permitirá a los fabricantes de dispositivos reducir en los próximos años la dependencia de sus relaciones con los operadores para crear lazos más estrechos con los usuarios finales, tanto particulares como empresas, según Rafael Fuenzalina, vicepresidente de consultoría para comunicaciones de inCode, división de infraestructura TI de VeriSign.

Otra de las predicciones de los expertos y analistas de Gartner e IDC, coincide en que los usuarios empresariales podrán finalmente disfrutar de mayores velocidades en la transferencia de datos, mayor ancho de banda, servicios innovadores orientados al negocio y ofrecidos por los operadores, y más servicios desarrollados por terceros, lo que en este especial hemos tratado bajo el tema de contenidos, como un negocio pujante.

Una más de las predicciones de los expertos es que la VoIP y otras aplicaciones en tiempo real se harán finalmente más fiables sobre planes de servicio de alto nivel, aunque el precio de tales ofertas será probablemente bastante alto.

Las organizaciones podrán también elegir niveles de servicio diferenciados, según los distintos perfiles de sus trabajadores, algunos de los cuales pueden necesitar más funcionalidades o rendimiento; otros, mayor fiabilidad, etc., según la consultora española inCode.

Redes móviles en marcha

En la actualidad empezamos en Colombia a disfrutar de las redes móviles de tercera generación, o 3G, que son la aproximación más tangible a la banda ancha que hoy podemos experimentar en nuestros móviles, pero en el futuro mediano será LTE, UMD y Wimax móvil los que determinarán la configuración de la 4G.

La Banda Ancha Móvil ya es una realidad en algunas partes del planeta. Si la tecnología 3G/WCDMA/UMTS rompió las barreras al acercar la internet "real" a los terminales móviles, con la llegada de HSPA (en sus dos versiones, la básica Hdspa y la más avanzada Hdsupa) los terminales pueden navegar por la red con una velocidad similar e incluso superior (Hdsupa, gracias a su excelente velocidad de subida de información) a las ADSL convencionales.

Para observar un panorama más amplio, la organización 3G Americas, que une a operarios y vendedores inalámbricos de todo el continente, publicó una previsión de suscripciones globales a la banda ancha móvil. Afirman que la actual 3G llegará a 2012 con 1.670 millones de suscriptores en todo el mundo. Según esta fuente, dominará la tecnología UMTS/HSPA, con un 78% de los usuarios, o 1.300 millones de clientes. En segundo lugar estará Ev-Do (Evolution Data-Optimized), la correspondiente evolución de CDMA, con unos 230 millones de abonados. En la actualidad, los usuarios de celulares en todo el mundo -sumando todas las tecnologías- superan los 3.120 millones. Según Nokia, serán 5.000 millones para 2015.

Sobre este tipo de redes, correrán cada vez más aplicaciones empresariales móviles, lo que plantea una oportunidad importante para los operadores y proveedores de aplicaciones ERP y CRM, pues los suministradores de bases de datos como Sybase, SAP u Oracle, así como los pequeños proveedores especializados en middleware móvil, que compiten con los grandes líderes RIM y Microsoft, tienen espacio para crecer y hacer grandes feudos de negocio que incluyan herramientas de comunicación unificada.

Plataformas abiertas

Entre los avances que en este sentido se producirán de este año en adelante, se incluirá el soporte de las aplicaciones ya existentes sobre nuevas plataformas, como las creadas para dispositivos iPhone de Apple y las desarrolladas para nutrir la plataforma Android de Google, un soporte que estará disponible en la segunda mitad de año. También se realizarán destacables mejoras en las aplicaciones que hacen uso de información sobre localización, en opinión de la consultora española Current Analysis.

Tal disponibilidad de plataformas de comunicaciones y trabajo impulsará a que más y más empleados equipados con handsets móviles empresariales realicen una creciente parte de su trabajo a través de sus smartphones o PDA, incluso dentro de las oficinas. Hoy en día, según la firma de investigación del mercado TI, Osterman Research, aproximadamente el 33% de los trabajadores norteamericanos ejecutan sus tareas vía dispositivos móviles, aun cuando se encuentran dentro de la empresa. Porcentaje que habrá aumentado en algo más de un 50% en 2010.

Nanotecnología al oído

Nokia y la Universidad de Cambridge se aliaron para el desarrollo de una idea revolucionaria: aplicar las ventajas de la nanotecnología en los móviles. El concepto se bautizó Morph y ha servido para demostrar que la nanotecnología podría ser un componente esencial de futuros dispositivos de todo tipo. Las partículas que componen estos desarrollos permitirían disfrutar de propiedades espectaculares para móviles y otros dispositivos.

Por ejemplo, será posible construir un teléfono flexible que cambie su diseño exterior a nuestro antojo, usando las propiedades elásticas de esas nanopartículas y, además, sería posible que esas mismas partículas se encarguen de autolimpiarse y, por tanto, que se pueda contar con una pantalla siempre perfecta.

Se habla incluso de alimentación a través de pequeñas células solares y que también se podría disponer de censores que nos informarían de condiciones meteorológicas e incluso analizar el estado de otros elementos.

En definitiva, el futuro de la industria está guiado por permitir a los usuarios moverse más, disfrutar de los contenidos sin importar el dispositivo que tengan a la mano y traducir todo tipo de información; desde los textos hasta las arquitecturas de aplicaciones, a dígitos que permitan a cualquier persona tenerla en su mano solo pagando por la transmisión. Un mundo abierto y personal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?