| 5/28/2010 12:00:00 AM

Turismo de salud

Gracias a los avances que ha tenido en su historia, el sector de la salud se está convirtiendo en una posibilidad de desarrollo para el avance económico.

Colombia ha alcanzado reconocimientos internacionales en complejos procedimientos como transplantes, cirugía refractiva, tratamientos cardiológicos y de cáncer, así como en el descubrimiento y uso de elementos como la válvula de Hakim. Ya varias instituciones, como la Fundación Santafé de Bogotá y la Fundación Cardiovascular de Bucaramanga, se han acreditado internacionalmente y son observadas por operadores de otros países para la prestación de servicios médicos a sus pacientes.

El potencial del sector que, de paso, jalona otras industrias, como el turismo y el transporte, hizo que el Gobierno, a través del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, lo considerara como uno de los sectores de clase mundial. Según esta cartera, en 2009 el país recibió US$126 millones por cuenta del turismo de salud.

A pesar de su potencial, existen problemas de competitividad, por lo que todavía tiene un camino largo por recorrer. Según un estudio de turismo médico realizado por la consultora McKinsey, en un rango de 1 a 10, siendo 10 el peor, Colombia obtuvo un puntaje de 6. La brecha respecto a otros países radica en que no todas las instituciones están acreditadas, todavía falta infraestructura, el personal no es bilingüe y la imagen del país aún no es la más favorable.

No obstante, hay otros hechos que equilibran el indicador. Por ejemplo, Colombia es un mercado muy competitivo en precios, pues los costos de un tratamiento están entre el 25% y el 40% del valor que se registra en Estados Unidos. A su vez, los profesionales están muy bien preparados y se encuentran a la altura de los mejores del mundo. Por su parte, los tiempos de respuesta son más rápidos en Colombia que en países con sistemas de cobertura universal como Canadá, donde un paciente puede llegar a esperar hasta un año para que le programen una cirugía.

Así, la oportunidad no solo está en los clientes extranjeros que se desplazan a Colombia por su cuenta, sino también en los sistemas de salud y en las aseguradoras de otros países que, ante los menores precios y el menor tiempo de respuesta, pueden comenzar a remitir a los pacientes al país.


Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, hay 25 instituciones en Colombia avanzadas en la atención de pacientes internacionales, con inversiones en el corto plazo por $600.000 millones.


A su vez, Colombia cuenta con siete zonas francas de salud, con inversiones superiores a los $400.000 millones, y están en trámite de aprobación dos más, factores que  sin duda, fortalecerán al sector en los próximos años.

Cabe resaltar que en Medellín, donde el año pasado se inauguró el Clúster de Medicina y Odontología, se lanzó una estrategia de la Cámara de Comercio y la Alcaldía de la ciudad que busca desarrollar los sectores más dinámicos de Antioquia. Los logros que obtuvo el Clúster en 2009, en cuanto a turismo de salud se refiere, han sido muy importantes para el sector, pues diseñó herramientas clave de promoción y fortalecimiento, como el primer portafolio internacional unificado de prestación de servicios de salud, misiones internacionales con aseguradoras, facilitadoras y empleadores, capacitaciones en bilingüismo, facilitación en el proceso de acreditación de las instituciones médicas, entre otros. En 2010, cuenta con un presupuesto de $1.500 millones para financiar actividades de fortalecimiento empresarial y cofinanciar actividades estratégicas para acceder a mercados internacionales.

Con la estrategia del Gobierno de posicionar a Colombia como un destino de turismo de salud de clase mundial se espera que en 2012 el país reciba ingresos por US$270 millones y que en 2019 este resultado ascienda a US$800 millones, cifra similar a la que perciben hoy México y Francia. Entre los mayores desafíos que enfrenta el sector para atraer a los extranjeros se encuentran los siguientes: superar la barrera del lenguaje, mayor inversión en infraestructura de servicios médicos y de bienestar, estandarizar el manejo de expedientes, construir más zonas francas de salud y establecer alianzas estratégicas con instituciones reconocidas a nivel mundial. Las acciones estratégicas del Gobierno y del sector privado se deberán mover entonces en esa dirección.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?