| 5/28/2010 12:00:00 AM

Transporte

La modernización se ha convertido en la apuesta común de los operadores del transporte en el país.

Todos ellos, aun dentro de escenarios de crisis, la estiman como su principal atributo. Durante 2009, por ejemplo, cuando la industria aérea mundial fue afectada por una sensible baja de la demanda y varias compañías se lanzaron a una guerra de tarifas, Avianca y AeroRepública, por ejemplo, se concentraron en la actualización de sus flotas y respondieron con calidad a los retos coyunturales.

Mientras tanto, los empresarios del transporte terrestre agilizaron sus programas en este campo para enfrentar los efectos de forzosos procesos de chatarrización y, según el presidente de Asotrans, Marino Quintero Tovar, con el mejoramiento de un 15% en la edad del parque automotor, buscaron demostrarle al Gobierno que tienen capacidad para autorregularse.

Los puertos marítimos, especialmente los de Cartagena y Buenaventura, que mantienen una cota creciente en este campo desde que se desencadenó el proceso de modernización en los 90, han conseguido consolidarse en lugares de liderazgo en América Latina a expensas de la innovación y el desarrollo tecnológico. Su meta más cercana, dice el capitán Alfonso Salas, presidente de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena, es ponerse a tono con las nuevas exigencias que plantearán los tratados de libre comercio con Europa y Estados Unidos.

Pese a la coyuntura del año pasado, el comportamiento de los sectores fue favorable. Fabio Villegas, presidente de Avianca, destaca que la empresa y sus subsidiarias en Colombia y el exterior registraron el año pasado ingresos operacionales por $3,5  billones, cifra similar a la obtenida en 2008, cuando ascendió a $3,7 billones. Este resultado, enfatiza Villegas, "es destacable en medio de la compleja coyuntura que vivió la industria aérea mundial en 2009 y que estuvo enmarcada por una sensible baja en la demanda, que a su vez originó la mayor caída en tarifas de la última década. El Ebitda (utilidad operacional antes de intereses, depreciaciones, amortizaciones, impuestos y provisiones extraordinarias por devolución de flota) se situó en $395.000 millones".

Roberto Junguito Pombo, presidente de AeroRepública, destaca que la buena salud de su empresa se refleja en hechos tangibles como la renovación total de su flota, un hito en la historia de la aviación colombiana. "AeroRepública -dice- es hoy la aerolínea internacional con la flota más nueva y moderna de América ya que cuenta con 15 aviones jet Embraer 190, llegados directamente de fábrica de Brasil, y cuyo promedio de edad es de 2,2 años". 2009 fue un buen año para la empresa en términos de tráfico de pasajeros, pues transportó 2,5 millones de personas y superó su máximo histórico. Adicionalmente, registró un incremento de 5,8% en transporte de pasajeros en vuelos internacionales (467.532) y de 18.4% en el número de pasajeros transportados a nivel nacional (2'034.305).

HECHOS A PULSO

En el ámbito del transporte terrestre es destacable, según su vocero gremial, Marino Quintero, que en el proceso de venta de tiquetes hay hoy estándares de calidad muy altos, aprobados por el Icontec y que fueron determinantes para el incremento en 2009 del 12%, comparado con 2008. Aunque bajo todavía (15%), el remozamiento del parque automotor "fue hecho a pulso por los transportadores".

El gran predicamento de este sector ha sido su complicada estructura de costos, puesta a expensas de un mercado en el que los precios de los insumos no son controlados por el Estado. "Pese a ello -dice Quintero- logramos sostener una actividad que está buscando a pasos agigantados acuerdos entre empresas y Estado para garantizar la rentabilidad y la seguridad de los usuarios".

Aunque no están libres del todo de los sobresaltos causados por la crisis financiera internacional, las sociedades portuarias regionales han contado con buen viento y buena mar. Su desarrollo tecnológico ha sido destacable. La de Buenaventura, por ejemplo, ha perfeccionado el software Cosmos, que le permite manejar las operaciones en más de 80 puertos principales en el mundo y garantiza la trazabilidad en cada una de las actividades de la empresa. "Tenemos blindados así a los actores que intervienen en ellas y le ofrecemos al cliente la posibilidad de acceso remoto para que ejecute sus ordenes desde sus oficinas", destaca su gerente comercial, Luis Miguel Grisales Barreiro.

Con todo, los operadores claman hoy por políticas gubernamentales ágiles de desarrollo portuario y logístico y por la consolidación de nodos portuarios a partir de una mayor inversión en los accesos marítimos y terrestres a los terminales.

Una de las mayores falencias para todas las modalidades es la ausencia de una agenda estratégica para enfrentar los retos derivados del advenimiento de los tratados de libre comercio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?