| 6/10/2005 12:00:00 AM

Transporte

Las oportunidades del sector del transporte en Colombia dependen de la ejecución del más ambicioso proyecto de infraestructura en la historia del país.

En términos generales, la evolución de las empresas que participan en el sector del transporte por distintos medios, terrestre, aéreo, fluvial, férreo y marítimo fue positiva en los últimos años. Por ejemplo, los operadores logísticos vivieron su etapa de mayor auge, a pesar de que la normatividad no les permite abarcar toda la cadena logística, por lo cual tienen que fragmentar sus funciones de transporte de carga, depósito aduanero y zonas francas, entre otros. Para estas empresas, la apertura a nuevos mercados les permitió crecer ampliamente. Un aspecto transversal del sector fue la importancia de aprovechar economías de escala. Así, en el campo del transporte aéreo se hizo evidente la tendencia hacia un fortalecimiento de algunas empresas pequeñas con mayor flexibilidad en costos y también la de realizar alianzas con jugadores internacionales. Los distintos segmentos del sector apuntan en esta dirección.

Sin embargo, permanece para estas empresas la limitante del rezago en la infraestructura nacional. Peter Paul Eichmuller, presidente de DHL Danzas Air 8 Ocean en Colombia, la compañía que más creció en su segmento, hace énfasis en esta dificultad. "Para las empresas en Colombia, los sobrecostos por no tener una infraestructura adecuada pueden ser hasta de 20%", comenta. Por ello, en la medida en que el ambicioso plan de infraestructura que emprendió el gobierno tome vuelo y sirva de plataforma para el desarrollo comercial de los próximos años, este sector mejorará sus perspectivas.

"Tenemos que cambiar la concepción de que en Colombia solo podemos hacer infraestructura pobre para pobres", afirma el ministro de Transporte Andrés Uriel Gallego, al hablar de cada uno de los componentes de la Visión Colombia Segundo Centenario en materia de transporte a 2019, uno de los 19 temas de este documento que presentará Planeación Nacional en los próximos meses. La inversión estimada para este megaproyecto está entre los $23 y $35 billones y será ejecutada por el Ministerio, por medio de sus entidades adscritas Invías, Inco y la Aerocivil. "Hay que empezar a entender el aporte de la infraestructura en el desarrollo de las regiones. Debemos pensar en invertir de acuerdo con el uso y no con la demanda, para romper ese círculo vicioso en el que no se hace infraestructura porque no hay desarrollo y no hay desarrollo porque no hay infraestructura", sostiene el ministro.

En efecto, Colombia tiene el 40% del suelo subutilizado según información del Ministerio de Transporte. Por esto, además de buscar competitividad, hay proyectos puntuales como el Plan 2.500 que buscan conectar las regiones del país. Según los cálculos, de ejecutarse todos los proyectos planeados, Colombia pasaría de tener un rezago de cerca de 20 años a ser uno de los más competitivos hacia 2019. Este impacto es particularmente positivo porque al tener en cuenta los distintos modos de transporte desarrollaría el transporte multimodal, del cual -según información de la Cámara Colombiana de Infraestructura, CCI- solo se utiliza en la actualidad en 1,35% de la carga transportada cuando en Europa es más del 60%.



Visión de largo plazo

A 2019, el país llegaría a ser uno de los más competitivos en infraestructura de transporte de la región tras ejecutar proyectos con una inversión de entre $23 y $35 billones. Proyecciones y avances en los cinco modos de transporte:



Terrestre

En dos años, el país pasó de 200 Km. en dobles calzadas a 500 Km. La meta a 2019 es llegar tener 3.260 Km. que conecten las costas y los centros de producción, y expandir la red vial nacional de 16.000 Km. a 21.000.

Para este propósito, hay 16 concesiones en marcha y se están estructurando 8 proyectos nuevos de gran alcance, entre ellos Girardot-Ibagué, Buga-Buenaventura, y el circuito vial Atlántico-Bolívar. También está el programa de mantenimiento integral que incluye los 6 corredores principales del país divididos en 11 tramos, un proyecto de 2.000 Km., que se espera esté listo a 2010.

Además se tiene el objetivo de mejorar la conexión del país con el Plan 2.500. El propósito es lograr una mayor integración de las regiones mediante la construcción y mantenimiento de vías secundarias y terciarias. Este es un proyecto de $1,8 billones que beneficiaría a 400 municipios.

En cuanto a transporte masivo, hay 8 grandes proyectos: el TransMilenio en Bogotá, y su extensión hasta Soacha, más los sistemas de transporte en Cali, Pereira, Cartagena, Barranquilla, Bucaramanga y el Valle de Aburrá con una inversión estimada de $3,5 billones.



Fluvial

El objetivo a 2019 es recuperar la navegabilidad de los principales ríos del país. El plan de acción se ejecutaría por etapas recuperando, en orden, el río Magdalena, el Meta, Putumayo y los ríos Atrato y San Juan. En la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena se han invertido cerca de $12.000 millones y hoy es navegable desde Puerto Wilches hasta Barranquilla. El proyecto del río Meta tiene un potencial particular y se podría convertir en el principal medio de transporte de la región. El transporte fluvial es estratégico por ser el más económico y porque permitiría desarrollar el transporte multimodal en el país.



Férreo

La meta principal es reactivar la red y llegar a tener 2.500 Km. a 2019 con una capacidad de transporte de 90 millones de toneladas. La red férrea está compuesta por 3.176 Km., de los cuales 1.990 están concesionados. De las dos concesiones, la del Pacífico con 498 Km. se ha rehabilitado 368 Km. y la del Atlántico con 1.493 Km. se han rehabilitado 641 Km.



Aéreo

La visión en el transporte aéreo es la integración de los aeropuertos regionales. Sin duda, el proyecto de mayor tamaño es la concesión del aeropuerto Eldorado en el que se estiman inversiones superiores a US$700 millones y el 30 de junio salen los pliegos para su licitación. Como el país, Bogotá tiene una posición estratégica para el transporte aéreo de carga y pasajeros que se debe aprovechar. Este proyecto se complementaría con la construcción de los aeropuertos en Villavicencio y Flandes. También se tiene programado el desarrollo de 50 aeropuertos comunitarios para llegar a zonas alejadas del país.



Marítimo

Toda la estrategia es desarrollar proyectos nuevos en el Caribe y en el Pacífico que busquen la ampliación de capacidad instalada. En el Pacífico, las prioridades son mejorar la profundidad del puerto de Buenaventura y las condiciones del puerto de Tumaco, además de poner en marcha los proyectos portuarios en Bahía Málaga y el acceso hacia Tribugá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?