| 6/11/2004 12:00:00 AM

Transporte: El peso del libre comercio

La integración física del país al continente no va tan rápido como debería, pues su infraestructura está pensada localmente. Es hora de materializar los grandes proyectos.

Hasta el momento, la infraestructura de transporte en Colombia ha sido suficiente para cubrir los volúmenes de movilización de carga del país. Incluso, según cálculos del Ministerio, hoy se utiliza apenas un 20% de la capacidad instalada nacional. Sin embargo, esa misma red vial deberá ahora atender más que las necesidades locales y tendrá que aspirar, por su inmejorable posición geográfica, a conectar eficientemente al continente.

Por eso, ahora es indispensable adelantar con mayor rapidez la ejecución de los grandes proyectos nacionales de largo plazo (ver cuadro) como los que aún no pasan de ser simples buenas intenciones. Las nuevas oportunidades que surgen con la firma de los tratados internacionales de libre comercio ameritan un replanteamiento en las políticas sectoriales, pues el país ya no solo puede ser origen y destino de la carga, sino intermediario. Y para eso debe tener una infraestructura acorde con las necesidades y estándares globales. "Colombia tiene que pensar en grande. No porque se crea el ombligo del mundo, sino porque efectivamente es el ombligo del mundo", afirma Luis Fernando Aristizábal, asesor del Ministerio de Transporte.

Pero la prioridad estatal en los últimos años ha sido ganar eficiencias en el uso de esta infraestructura, propiciando la interconexión entre los diferentes modos de transporte para integrarlos regional, nacional e internacionalmente, promoviendo la inversión privada e invirtiendo básicamente con ese objetivo en rehabilitación, ampliación, mantenimiento y conservación de la red vial actual. De hecho, la inversión pública en el sector cayó 31% el año pasado y la tendencia es decreciente para todas las modalidades de transporte, pues más allá de las políticas de austeridad del actual gobierno está su firme intención de optimizar lo que hay. No obstante, la competitividad que hoy requiere el país exige ir más allá.



Mar de oportunidades

El nivel de los puertos nacionales, tras su privatización en los últimos 10 años, es muy bueno. "Pero si Colombia no emprende la construcción de un gran puerto de aguas profundas, tanto en el Atlántico como en el Pacífico, en muy poco tiempo va a tener puertos de tercera categoría a los que no podrán llegar los barcos gigantes que el comercio moderno necesita", advierte un experto del sector.

Aunque el gobierno ha explorado seriamente esa posibilidad, restricciones ambientales han impedido la materialización de los proyectos. Mientras tanto, un puerto como el de Buenaventura trabaja al 76% de su capacidad, según el Mintransporte, lo cual se considera saturación.

"Nosotros podríamos ser el centro de distribución de carga para toda la costa oriental de Latinoamérica y al otro lado, atenderíamos nada menos que a nuestros 'vecinos' del frente: China y los demás países asiáticos. Por aquí tienen que pasar las mercancías del mundo", agrega el experto.

La integración amerita igualmente acelerar procesos para concretar la realización de los proyectos que unen a Colombia con Suramérica y Centroamérica; hacer un canal interoceánico por el Atrato que sirva para complementar el Canal de Panamá y descongestionarlo de embarcaciones pequeñas, y tener un ducto por el cual Venezuela pueda transportar y exportar su petróleo a menores costos. "El 57% del comercio exterior del país proviene de minería, hidrocarburos y energía, y podría ser mucho más pues en esas actividades lo más costoso es el transporte. Y ahí la ubicación geográfica se vuelve nuestra mejor ventaja competitiva", comenta Luis Fernando Aristizábal, asesor del Ministerio.

Por ahora, Colombia tiene para ofrecerle al mundo 1,15 millones de kilómetros cuadrados de territorio y 1.600 kilómetros de costas sobre el Atlántico y 1.300 kilómetros sobre el Pacífico. De su infraestructura de transporte dependerá su competitividad y que asuma o no, en adelante, el peso del libre comercio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?