| 4/15/2005 12:00:00 AM

Tostaditos Susanita<br>La recompensa al esfuerzo

"La clave es la calidad. No tengo títulos, pero tengo un paladar que me dice qué es bueno y qué es malo". Susana Posada.

Durante 6 años, doña Susanita lloró la separación de su marido, que la dejó sola con 4 hijos, 3 varones y una mujercita. "Yo no hablaba, lloraba", recuerda. Hoy, en cambio, tiene razones para estar feliz. Su empresa Tostaditos Susanita da empleo a más de 100 familias y a un centenar de comisionistas, tiene presencia en todo el país y en las más grandes cadenas como Éxito, La 14, Carrulla y Carrefour, exporta a Estados Unidos, Puerto Rico y próximamente a Panamá y Venezuela, con una facturación mayor a $5.000 millones. Con 59 años, doña Susanita es una mujer realizada con su empresa.

Para ella ser empresaria fue su única alternativa. "Cuando los niños llegaban del colegio, yo siempre les tenía las tostaditas y los calados. Como las tostaditas eran tan ricas, decidí empezar a vendérselas a mis vecinas en el barrio Laureles y me pareció que $100 sonaba muy bonito. Al comienzo, ellas me compraban por tristeza al verme llorar, pero pronto se daban cuenta de lo rico del producto". Por años, doña Susanita trabajó sola en el patio de su casa, amasando en el lavadero y utilizando un pequeño horno. Pero con el tiempo, pasó a venderles a las vecinas a las "charcuterías" de Medellín, de las charcuterías a cadenas como Comfama y de allí al Éxito. "Tuve que trasladarme a Itagüí porque la empresa se me creció. Hoy tengo casi cuatro bodegas y casi no cabemos". Hace 7 años, Andrés Posada acompaña a su madre en la dirección de la empresa y desde entonces se ha formalizado, al punto de obtener la certificación ISO9001 por sus procesos. "Entre mi experiencia y el conocimiento de Andrés, hicimos crecer la empresa", concluye.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?