| 11/1/1995 12:00:00 AM

Toneladas de camarones

Asociación Nacional de Acuicultores de Colombia

En 1994 el cultivo de camarón obtuvo resultados récord en su historia, produciendo cerca de 9.400 toneladas. Las producciones promedias obtenidas en Colombia son las más altas de la camaricultura semi-intensiva propia de América Latina, alcanzando los 6.500 kilos/año.

Las exportaciones del camarón cultivado ascendieron a US$67 millones en 1994, siendo la más alta cifra obtenida por la industria y colocándola como líder de las exportaciones de productos pesqueros colombianos.

El cultivo de tilapia se amplió de forma significativa, obteniendo producciones de 12.000 toneladas en 1994 y ventas por valor de $40.000 millones, productos que en su gran mayoría fueron destinados al mercado nacional.

El cultivo de truchas restableció su producción, alcanzando un volumen de 1.500 toneladas y valores de ventas por $6.750 millones, destinados también en su mayoría al mercado colombiano.

Los tres subsectores que conforman la acuicultura colombiana tuvieron unos resultados económicos y tecnológicos positivos, permitiendo que en 1995 se continuara produciendo con estabilidad y con favorables perspectivas.

La camaricultura afrontó en 199`. dificultades que le son propias a una actividad compleja adelantada con especies vivas. Los cultivos de país se afectaron con la enfermedad denominada "Síndrome del Tanta"

presente desde 1992 en los demás países productores de Latinoamérica, cuyo origen aún se desconoce, y cuyas consecuencias son la mortalidad de un alto porcentaje de los camarones cultivados. Debido a que la enfermedad ya existía en otros países, Colombia pudo prepararse y responder de forma exitosa a través de la implementación de estrategias de manejo adecuadas y preventivas, intensificando las densidades de siembra, mejorando la calidad de las larvas y controlando los puntos críticos y los factores de la producción. Aun cuando no se ha evitado la infección, sí se han mantenido los niveles aceptables de sobre vivencia y han continuado estables los volúmenes de producción. Los buenos resultados económicos obtenidos en 1994, así como la capitalización de las empresas, han permitido que el sobrecosto derivado del control y manejo de la enfermedad no hayan impactado de forma nefasta al sector. Otro factor negativo para la industria es la eliminación de los beneficios arancelarios para el camarón por parte de la Unión Europea, imponiéndose un gravamen del 4.5% a partir de enero de 1995. Esta medida ha restado competitividad y rentabilidad, pues cerca de 70 países productores ingresan a tan importante mercado con total exención arancelaria.

Durante 1995 la industria camaricultora ha sido dinámica, concretando sus esfuerzos en consolidar la tecnología para mejorar los resultados de la producción, y para obtener un mejor producto que compense la inestabilidad de los precios, característica propia del mercado de productos alimenticios. Es así que para adecuarse a su forma específica de producción, caracterizada por una alta incorporación de tecnología, ha destinado cuantiosos recursos para la investigación, desarrollo tecnológico, capacitación y control de calidad. La investigación se viene haciendo de forma particular bajo la consultoría de expertos nacionales e internacionales en las difrentes áreas. Asimismo, se ha fortalecido la Corporación Centro de Investigación de la Acuicultura de Colombia, Ceniacua, entidad mixta creada en 1993, que con el apoyo y recursos del sector privado y del presupuesto nacional viene ejecutando programas de investigaciones prioritarios, y el montaje de la infraestructura necesaria para la investigación, el control de la calidad y la prevención de enfermedades de las especies acuícolas.

El sector, representado por Acuanal, se acogió al Programa de Competitividad trazado por el actual gobierno, habiendo suscrito la "Declaración de Voluntad", para la próxima celebración del "Acuerdo de Competitividad de la Acuicultura" el próximo mes de diciembre. El acuerdo establece medidas y mecanismos de carácter específico y acorde a los requerimientos del sector y define compromisos de los productores y del gobierno para que de forma concertada se alcance la competitividad y se proyecte de forma sostenible su futuro crecimiento. El acuerdo, en su primera fase, estableció el programa contingente para investigar el Síndrome del Taura, aportando recursos a Ceniacua como ente ejecutor. Incluyó también los aportes de los exportadores para cofinanciar los programas de investigación de la acuicultura y destinó recursos del presupuesto nacional para el fortalecimiento institucional y la infraestructura Iaboratorial del sector. Para atender las dificultades en acceder a los mercados, y compensar la disminución de la producción y respectivo sobrecosto

de la operación, se aprobó un incremento del CERT al 8% hasta diciembre de 1995.

En 1996 se consolidará el sistema de investigaciones y se iniciarán acciones tendientes a diversificar cultivos con nuevas especies, se buscarán métodos para inmunizar y dotar de resistencia a las actuales especies producidas, con lo cual se aspira a propiciar unas nuevas alternativas para que el país aproveche el natural e inmenso potencial de sus recursos naturales, tanto en las zonas marítimas como continentales.

Durante este período se han venido identificando los programas prioritarios para el sector, como son: sistemas de manejo, control y prevención del medio ambiente; la incorporación de los sistemas de control de calidad según normas internacionales de riguroso cumplimiento; métodos para mejorar la comercialización, implementando técnicas para darle mayor valor agregado a los productos y para acceder a importantes y exigentes mercados, como son Japón y Francia, entre otros.

Por último, es importante realzar las actividades que Colombia y Ecuador adelantan para propiciar el restablecimiento del beneficio arancelario en la Unión Europea y para establecer mecanismos de concertación entre productores y compradores, que conduzcan a la estabilidad de los precios y a la mayor eficiencia de los sistemas de mercado.

Con las anteriores acciones adelantadas entre 1995 y por adelantar en 1996, se tendrán establecidos e implementados los medios y sistemas fundamentales para que el sector pueda, a mediano plazo, crecer con seguridad y de acuerdo a sus especiales requerimientos. Acuanal espera que en el año 2000 se duplique la actual capacidad de producción y se hayan iniciado los cultivos de nuevas especies, que como el pargo y el mero tienen un gran potencial para ser producidas en el país y cuentan con una importante demanda en el exterior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?