| 6/11/2004 12:00:00 AM

Textiles: ¿La oportunidad de inversión?

Fibratolima e Hilacol se liquidaron, pero es posible atraer inversión para ampliar plantas y crear alianzas.

Problemas en su estructura interna de producción y en sus altos niveles de endeudamiento sacaron del mercado a Fibratolima e Hilacol. Pero mientras sus plantas se apagaban, nuevas oportunidades se encendían para el sector. ParkDale, una hilandería estadounidense, invirtió US$20 millones con el Grupo Crystal en Medellín, para ampliar la planta de Rionegro, Antioquia.

¿Cómo explicar esta situación? Para aprovechar el mercado de Estados Unidos y sus preferencias arancelarias (ATPDEA), las prendas colombianas deben utilizar tela local, regional -Perú, Ecuador o Bolivia- o estadounidense y lo mismo sucedería en el TLC. Pero hay limitaciones. Mientras nuestros vecinos aprovechan el ATPDEA en más del 93%, Colombia apenas lo hace en el 70%. Esto quiere decir que debe importar telas para confeccionar y entrar al mercado de Estados Unidos pagando aranceles, porque no hay suficiente tela nacional.

Para sacar ventaja de esta situación, se abre una oportunidad. Concretar la negociación del TLC puede significar la posibilidad de atraer inversión directa o mediante la reubicación de plantas que se están desmontando hoy en Estados Unidos. Si bien las inversiones que han hecho Coltejer o Fabricato-Tejicóndor en ensanche de sus plantas son importantes -en especial para producir dénim-, no son suficientes los US$80 millones que se invirtieron en el último año. Se necesitaría US$1 de inversión por cada nuevo dólar de exportación. Colombia no solo tiene que competir con los países centroamericanos para atraer inversión, sino con China y los asiáticos, cuyas cuotas Estados Unidos eliminará el año entrante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?