| 5/25/2007 12:00:00 AM

Textiles y confecciones

Mientras el mercado interno crece, la revaluación, la competencia de los asiáticos y la incertidumbre frente al TLC tiene en jaque las exportaciones, especialmente a Estados Unidos.

Zara, una de las principales cadenas de ropa en el mundo, abrirá su primer almacén en el país en las próximas semanas. Esta multinacional española viene a capitalizar un mercado interno creciente. Según la Cámara Textil Confección de la Andi, en 2006 el sector creció 16%.

Las buenas noticias se complementan con el crecimiento de las exportaciones durante el año anterior a destinos como México y Venezuela, 34,41% y 45%, respectivamente, con ventas que superan los US$340 millones.

Sin embargo, la revaluación, la competencia de los países asiáticos y la incertidumbre por el futuro del tratado de libre comercio con Estados Unidos golpearon los resultados. Además, la demanda en Estados Unidos viene cayendo. Multinacionales como Gap redujeron 10% sus ventas en 2006.

Esta situación obligó a las grandes confeccionistas que le producen a marcas en Estados Unidos a replantear el modelo: diversificar el riesgo con nuevos mercados y nuevos clientes, y profundizar otros negocios, como la comercialización, pero el margen de maniobra es muy limitado frente al comportamiento del dólar.

Mientras tanto, las textileras apuntalan sus inversiones. Fabricato Tejicóndor está consolidando el negocio lanero con la fusión de Fabrisedas, Omnes e Indulana y la inversión en la ampliación textil en índigo; mientras que Coltejer producirá un millón de metros adicionales de índigo, con su más reciente ampliación.



Las amenazas

El sector tiene dos grandes amenazas hoy. La primera, relacionada con el mercado interno. Según Carlos Eduardo Botero, director de la Cámara Textil Confección de la Andi, gran parte del crecimiento del año pasado obedeció a los controles de mercancías, especialmente provenientes de Panamá. "Pero este año arrancó con una disminución en la dinámica que se traía de 2006 y un aumento en el contrabando", afirma.

Y la segunda, relacionada con los mercados internacionales, principalmente por la incertidumbre sobre el futuro del TLC con Estados Unidos, que ha frenado negocios e inversiones. El sector también está a la espera de que Venezuela defina las reglas para el intercambio comercial después de retirarse de la Comunidad Andina.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?