| 6/10/2005 12:00:00 AM

Telecomunicaciones

Esta industria dio un giro sustancial en los últimos siete años. Hoy cada jugador aprovecha la tecnología y su astucia comercial para cambiar el terreno de la competencia.

En 2004, Orbitel se declaró una empresa del sector de las tecnologías de información y telecomunicaciones. La firma, que nació en 1998 para prestar servicios de telefonía de larga distancia, quiere ser percibida como algo más que una empresa de telecomunicaciones.

Este caso ejemplifica la enorme transformación de las telecomunicaciones en Colombia en los últimos años. Por cuenta de los cambios tecnológicos, algunos servicios que en una ocasión fueron vitales entraron en declive o estancamiento, mientras otros ganaron preeminencia. La convergencia, la palabra de moda, borró las fronteras entre los actores del sector, en la medida en que cualquiera puede invadir el terreno de su vecino para ofrecer los mismos servicios.

A finales de la década del 90 y principios del milenio, la telefonía fija reinaba en esta industria. Entre 1998 y 2001, los ingresos por telefonía local pasaron de representar el 31% de las ventas del sector, a más del 40%. Por su parte, los de larga distancia representaron en promedio el 28% de los ingresos en el período y los servicios de telefonía móvil y de valor agregado, como internet, apenas arrancaban. Con el 20% de los ingresos del sector, la telefonía móvil se ubicaba en un lejano tercer lugar, mientras los servicios de valor agregado apenas representaban el 5%.

Sin embargo, el destino de la inversión en ese período ya mostraba el camino de la transformación. En 1998, el 50% de la inversión privada se usó para telefonía local y el 24% a la móvil. En 2001, la telefonía móvil se llevó el 74% de la inversión mientras la de telefonía fija fue apenas de 2%.

En 2004, el sector consolidó un cambio sustancial que terminó con el reinado de la telefonía fija. En 2001, los ingresos por telefonía fija habían alcanzado cerca de 42% y en 2004 representaron apenas el 17%. Los de larga distancia pasaron de ser el 27% en 2001 a solo 11% en 2004. La telefonía móvil pasó a ser el campeón del sector. Mientras que en el primer trimestre de 2003, había 8 millones de líneas fijas y 5 millones de abonados móviles, al finalizar el primer trimestre de 2005, las líneas móviles sumaron 12 millones superando ampliamente los 7 millones de líneas fijas en servicio. Por otra parte, y a pesar de la escasa penetración de internet, que oficialmente no supera el 8%, los servicios de valor agregado duplicaron su participación en los ingresos del sector, al pasar a casi 10%.

Pero en una actividad en la cual los cambios técnologicos ofrecen tantas oportunidades, los reinados son altamente competidos y pueden ser cortos. Hoy el sector está en la era de la convergencia tecnológica y, por ende, de la convergencia de servicios. Una red es apenas un canal por el cual se puede enviar cualquier tipo de contenido, desde voz hasta video. Así, un operador no tiene que circunscribir su oferta a uno o dos productos. En consecuencia, como habría de esperarse, los servicios que un operador puede ofrecer se confunden con los de otros, en una inusual e interesante carrera por 'desdibujarse para fortalecerse'. Para las telefónicas públicas, esto se ha vuelto especialmente cierto en la medida en que ETB, EPM y Telecom no han logrado encontrar terreno común para aliarse y hacerle cara a la competencia que ya está en Colombia.

Para los operadores de telefonía fija, la idea ya no es identificarse solamente con servicios de voz sino de valor agregado, en particular internet. En 2004, la ETB triplicó el número de usuarios de internet de banda ancha, mientras EPM hizo algo similar al sumar más de 20.000 usuarios de este servicio. Y Telecom adelanta un agresivo plan para ofrecer banda ancha en 37 ciudades. La estrategia es vital para las telefónicas, ya que obliga a los usuarios a retener sus líneas fijas para otros servicios, además de los de voz. Aprovechando, tanto EPM como ETB ya empezaron a empaquetar servicios de voz, internet y hasta televisión. Y en lo que parece una canibalización de sus propios productos, Orbitel, primero, y ETB después, mediante una alianza con Net2Phone, empezaron a ofrecer voz sobre IP, un servicio de voz que corre sobre la red de internet o redes que utilizan la misma tecnología y que es sustancialmente más económico que el tradicionalmente ofrecido por las telefónicas.

Por su parte, los operadores pequeños, prestadores de servicios de valor agregado, también están aprovechando los adelantos tecnológicos. Gracias a tecnologías inalámbricas como WiMax (ver artículo página 42), varios proveedores de internet y transportadores de datos están ofreciendo distintos servicios como voz, además de los que dependerán de las alianzas que puedan forjar con proveedores de contenidos.

Si bien los operadores fijos grandes y pequeños diversifican su portafolio de servicios, los operadores móviles no se quedan atrás. Aunque su objetivo sigue siendo crecer la penetración de servicios de voz, han comenzado a enfocar sus esfuerzos también en la provisión de datos, imágenes, videos e internet móvil. En abril, Comcel introdujo la tecnología EDGE que permitirá masificar servicios distintos a voz. Y por su parte, en mayo, Ola anunció la modernización de su red, para ofrecer voz y otros servicios de datos.

Con todo, la competencia aflora hasta por fuera del sector. Las cableras de televisión por suscripción como Cablecentro y TVCable también buscan hacerles la competencia a las telefónicas. Ambas han anunciado su intención de ofrecer servicios de voz, además de internet por sus redes de fibra. Y, por su parte, el gobierno adelanta la interconexión del servicio push-to-talk, algo parecido al walkie-talkie y ofrecido por Avantel, con el de celular, lo que en esencia traería un cuarto oferente al mercado de telefonía móvil. Ola interpuso una tutela para frenar el proyecto regulatorio, pero fue negada.

En este sector, parece que las maniobras tecnológicas y comerciales, no jurídicas, serán las necesarias para sobrevivir a la competencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?