| 9/16/2005 12:00:00 AM

Tecnología

Impulsó la transformación histórica de otros sectores productivos y empresariales y se convirtió en el motor de la industria tecnológica local.

La historia de la actividad de las multinacionales tecnológicas en el país tiene como protagonistas a enormes máquinas, técnicos y consultores cuyos gruesos lentes cambian de marco y de color con el paso de los años, estilizándose unos y otros hasta llegar a ser las sorprendentes soluciones que pueden condensar el tiempo en un dispositivo tan grande como un grano de arena.

Los cambios de las multinacionales de tecnología de la información, TI, en Colombia han sido la constante. Han impulsado la transformación histórica de otros sectores productivos y empresariales, convirtiéndose hoy en el motor de una industria tecnológica local creciente que se nutre de conocimiento e innovación a tono con las necesidades empresariales colombianas.



Pioneros

Las multinacionales más antiguas en el país fueron desembarcando para trabajar en tierra lejana de sus matrices, con instrucciones ya dadas y con la meta de abrir y consolidar mercado. Internet no era un recurso cotidiano ni siquiera para ellas y su organización interna era un reflejo de su evolución local y no parte de una directriz global. Si bien reportaban directamente a una central mundial, el éxito de su trabajo de campo dependió de lo que el capital humano local lograba.

IBM (1937), Unisys (1952), Alcatel (1966), Xerox (1968). Las primeras en este desembarco y que aún impulsan y animan el sector. Pioneras en su campo que abrieron la mente y educaron al país sobre lo que la tecnología podía hacer por la competitividad y la eficiencia.

Hace unas semanas, en un taxi, a raíz de un tip matutino en una emisora de radio que hablaba de la competencia entre los japoneses NEC y los estadounidenses IBM por lograr el supercomputador más veloz del mundo -buscan hacer 65 billones de operaciones por segundo-, el conductor, un agradable señor de pelo cano y saco escocés, con tono de asombro recordó cuando "trabajaba almacenando tarjetas perforadas por allá en el 65, y las supercomputadoras se demoraban 1 ó 2 segundos para hacer una división".

El resto de la conversación no está fresca en mi memoria, pero de seguro mi espontáneo cronista se refiere a alguna de las máquinas IBM1401 que funcionaban en el Banco de la República, el municipio de Bogotá, la Contraloría General de la Nación, la Estadística Nacional, la administración de Hacienda, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, el Ministerio de Defensa y Ecopetrol, entre otras entidades. Máquinas insignia de la segunda generación de los computadores que llegaban al país, aunque el verdadero hito fue la llegada de las IBM650 en 1957.

Las 650 eran máquinas gigantes y ruidosas que funcionaban con tubos de vacío, tarjetas perforadas para introducir y sacar la información, y tenían 20Kb de memoria en un tambor magnético. Para sorpresa, llegaron al sector privado -Bavaria y Coltejer-. Un año después, Empresas Públicas de Medellín fue la primera entidad del sector público en tener una.

"Fue el primer paso hacia el comercio de equipos en el país, pues en 1954 se cambió la razón social a IBM de Colombia S.A., y se abrieron oficinas en Cali, Medellín y Barranquilla. Hasta ese año, y desde 1937 habíamos sido Watson Machine Business of Colombia", cuenta Henry Hudson, colombiano, gerente de cuentas corporativas de IBM.

Hacer un recuento del paso de una generación a otra de computadores en el país es imposible en este espacio, pero la labor de IBM en la inserción del país en el mundo tecnológico merece esta mención que puede redondearse diciendo que fue la responsable de que empresas como NCR y Burroughs se interesaran por entrar a competir en el país, atraídas por los resultados de ventas y la rápida adopción de la tecnología.

Precisamente, Burroughs es el eslabón que nos lleva a otra de las pioneras: Unisys. Esta firma fue fundada oficialmente en 1986 como resultado de la fusión de Burroughs y Sperry, en lo que fue la fusión más grande de la historia en el campo de la informática. Sperry comenzó en 1933 en el negocio de los equipos de guía y control de navegación, mientras Burroughs se inició como fabricante de máquinas calculadoras. En la actualidad, Unisys comercializa una amplia gama de sistemas informáticos, incluyendo versiones actuales de líneas de producto que se originaron de ambas compañías. También provee servicios de consultoría y soluciones integradas para mercados verticales.

Su presencia se hizo fuerte en los sectores de servicios financieros, telecomunicaciones y comercio, con los portafolios de integración de sistemas, campo en el que Unisys fue pionera en el mercado colombiano, así como lo fue a la par con IBM en servicios de outsourcing de negocios y de tecnología.

Para completar este lote de pioneras en el sector tecnológico, en donde seguro no están todas las que son como resultado de que muchas ya no viven en el país, llegamos a Xerox, una compañía que durante un par de décadas fue sinónimo de documento, específicamente, de fotocopias. Quizá muchos colombianos recuerden que xeroxcopia era el término usado para referirse a una fotocopia de gran calidad.

En 1968, Xerox abrió su primera oficina en el país, ubicada en Bogotá y logró su primer negocio con la consultora PriceWaterhouse. Sin embargo, en ese tiempo, las máquinas no se vendían, pues eran muy costosas. "Trabajábamos bajo un esquema de arrendamiento, que no era de leasing, pero que le permitía al cliente contar con nuestra asistencia y actualización", relata Óscar Molina, director de posventa de Xerox Colombia.

Para el sector empresarial, la llegada de esta tecnología, que hoy parece tan simple y cotidiana, fue una revolución en el manejo eficiente y rápido de la documentación. Las primeras máquinas Xerox 720 eran mecánicas, es decir, sus tableros se manejaban como los de una grabadora análoga, no tenían software por lo que debían ser manipuladas directamente para cada cambio u orden de copiado. Luego de liderar el mercado de oficina, Xerox también fue pionera en el concepto de impresión, al crear "centros de manejo integral de copiado e impresión", y luego el concepto de "impresión electrónica de alto volumen".



Colonos

De las grandes empresas de máquinas -fierros o cajas, en argot- y de la tradición, pasamos a dos "jóvenes" bien preparados que son estrellas del sector. Oracle (1990) y Microsoft (1993) vinieron a refrescar y darle un nuevo impulso al sector.

Desde orillas distintas son líderes absolutos e indiscutidos en el segmento tecnológico de donde surgieron: las bases de datos y los sistemas operativos. Hoy compiten entre sí en algunos segmentos, pero ante todo se complementan en la industria -aunque Oracle viene trabajando en tener de apellido el nombre de un pingüino-.

Oracle llegó a Colombia en 1990, y como muchas de sus antecesoras multinacionales del sector, con una misión, con mucho qué aportar y con un país por descubrir. "Básicamente se llegó a crear, a buscar mercado, pues el concepto y el potencial de bases de datos relacionales aún seguía siendo desconocido para ciertas regiones", explica Víctor Vallejo, colombiano, director de apoyo a ventas en región sur de Latinoamérica. En poco tiempo, ya estaba en el cerebro operacional de las grandes empresas privadas y públicas del país, pero además, se dio a la tarea de crear un ecosistema de representantes que a la larga terminó siendo un semillero de empresarios (ver recuadro de aportes).

Por su lado, Microsoft arribó a empresas y hogares con los computadores personales, traduciendo la gran tecnología a los sentidos de los no doctos con su sistema operativo Windows lanzado en 1985. De hecho, hoy el producto estrella de Microsoft es más popular que los Beatles, y quien maneja un computador ha usado en algún momento, si no siempre, la interfaz de las ventanas infinitas. Uno de los principales aportes de Microsoft, la segunda multinacional más rica del planeta, ha sido impulsar nuevas empresas locales (ver recuadro).

"Uno de los grandes trabajos que viene realizando Microsoft desde que llegó es disminuir la brecha digital frente a otros países y dentro de Colombia", afirma Pedro Julio Uribe, su gerente para Colombia.



Hace 10 años

Curiosa, coincidencial o casualmente, en 1995 abrieron oficialmente sus oficinas en el país grandes empresas que, como la cresta de una ola, dieron un fuerte impulso al sector y lo complementaron de forma que hoy, Colombia es uno de los países latinoamericanos de mayor crecimiento de inversión en TI y en algunos segmentos se ubica por detrás de México y Brasil tan solo.

Computer Associates (CA), Novell, HewlettPackard (HP) y Sun Microsystems tienen acta de nacimiento ese año.

CA se destaca en su solución de gestión presente en el sistema de tarjetas y torniquetes de TransMilenio y es líder en el concepto de ITIL (IT Infrastructure Library). Novell lo hace por ser el abanderado de soluciones de código abierto y Linux en el país, además de ser experto en implementación de seguridad. HP es el segundo vendedor de computadores en el país y es líder en segmentos de mainframes y servidores de segmento mediano, entre otros. Sun ha logrado grandes sinergias con su desarrollo Java, y es un gran aliado de programadores en entorno web.

Luego se instalaron SAP (1997), Intel (1997) y Lucent (2000), líderes de la industria de software empresarial; procesadores; y soluciones de administración, gestión y prestación de telecomunicaciones, respectivamente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?