| 3/16/2006 12:00:00 AM

Tecnología, lo que viene

Prepárese para competir en el mundo de la tecnología. Cuáles son las grandes tendencias y cómo las están aprovechando las empresas en Colombia.

La aparición de la enciclopedia Encarta, en 1993, significó el fin de una era para la Encyclopedia Britannica, una institución mundial que había construido su prestigio volumen a volumen desde 1768. Encarta, un nuevo producto digital (primero en CD ROM y luego en internet), cambió la definición misma de una consulta en una enciclopedia. La consulta digital no solamente es más entretenida, ágil, actualizada y barata que en papel, sino también más útil, pues entrega la información en diferentes modalidades (texto, audio y video) y, además, permite al consumidor explorar fácilmente el contexto, mediante hipervínculos en la pantalla. La profundidad del contenido de la Britannica seguía siendo superior, con sus 23 tomos escritos por más de 4.000 autores, incluyendo varios premios Nobel. No obstante, no podía competir con Encarta, pues esta última, a pesar de ser mucho más ligera en su contenido, había cambiado las reglas del juego del negocio.

En esta breve historia, hay lecciones para los empresarios en todos los sectores de la economía. Las tecnologías de información (TI) tienen la capacidad de habilitar estrategias que desequilibran mercados. Y, como dice el refrán colombiano, quien no las hace, las ve hacer.

Encarta no se limitó a hacer lo mismo que el jugador tradicional, sino que se apalancó en las TI para transformar la competencia. Britannica se vio obligada a cambiar su modelo y hoy ofrece una versión en línea, fascículos en CD ROM, videos y DVD. Este patrón de transformación de la competencia a partir de la tecnología de información (TI) se está repitiendo en una amplia gama de sectores. En el negocio de la fotografía, más de un siglo de experiencia en la película de revelado con emulsión pasó a ser irrelevante con la llegada de la fotografía digital, la que llevó a empresas de tanta tradición como Eastman Kodak a casi ahogarse en la marea del cambio. En computadores, Dell se convirtió en el mayor productor mundial, gracias a un modelo logístico cuya ventaja radica en el poder de la información digital. Desde el retail hasta los químicos y desde el cine hasta la agroindustria, no hay un sector en el cual las tecnologías de información no hagan parte de los cimientos de las estrategias ganadoras.

"La tecnología le cambió la cara al mundo de los negocios", dice Pedro Julio Uribe, gerente de Microsoft en Colombia. Las TI son un tema estratégico, que tiene un lugar prioritario en la agenda de los presidentes de las compañías, y esto es válido para empresas de cualquier tamaño.

Uribe pone el ejemplo de una empresa de colombianos que repara techos en Estados Unidos.

Cuando los llama un cliente, comienzan por obtener una toma satelital de la casa que deben arreglar. Transmiten la imagen a Colombia, donde se hace la cotización. Si el cliente acepta las condiciones, un obrero en Estados Unidos hace el trabajo. Esta manera de cotizar es más barata y rápida que la de sus competidores y así han logrado un rápido crecimiento. Hay miles de ejemplos en los que el corazón de la empresa está en el uso apropiado de herramientas de informática.

Atraso en todo nivel

Los empresarios saben que es necesario entender la tecnología de información desde un punto de vista estratégico, pero encuentran difícil comenzar el aprendizaje. Sin embargo, los elementos esenciales del panorama pueden ser explicados en términos sencillos. De acuerdo con Uribe, de Microsoft, las TI deben ayudar a una empresa a cumplir cuatro condiciones. Primera, ser más flexible para que pueda cambiar sus procesos rápido. Segunda, ser más perceptiva para que pueda ver en forma completa la información, sin caídas. Tercera, ser más conectada para que permita trabajo en equipo con clientes, proveedores y funcionarios dentro y fuera de la empresa. Y cuarta, ser más integrada para que la toma de decisiones de todos los funcionarios se base en conocimiento integral de la organización.

¿Han captado este mensaje las empresas colombianas? Al parecer, no. "En el país solo hay 3.300 empresas con software para operación empresarial licenciado, pero hay más de 5.000 empresas que venden más de $4.000 millones", dice Carlos Villate, director de la firma de consultoría IDC en Colombia. Así, hay al menos 1.700 empresas en este grupo que manejan negocios millonarios con hojas de cálculo y procesadores de texto, o probablemente con software pirata, y no han entendido que la información es un tema crítico de ventaja competitiva en la empresa. La causa, según Villate, no es el costo de las aplicaciones, sino la educación y la mentalidad de los empresarios.

Además, el manejo moderno del tema en Colombia está concentrado en unas cuantas empresas. El 6% de las empresas hace el 67,9% de la inversión en tecnología de información y comunicaciones. De este 6%, la mitad corresponde a multinacionales, que tienen elevados compromisos corporativos de inversión en este rubro. El siguiente 30% de las empresas hace el 16,6% de las inversiones y el 64% restante de las empresas apenas representa el 15,5% de los US$1.700 millones que se invierten anualmente.

De hecho, Colombia está atrasada en materia de TIC en comparación con países que tienen niveles de desarrollo similares al nuestro. La inversión en TIC por habitante, de acuerdo con las cifras de IDC, bordea en Colombia los US$40 al año, apenas una fracción de los US$114 de Argentina, US$108 de Brasil, US$91 de Chile, US$77 de México o US$72 de Venezuela.

La información es poder

En los artículos que hacen parte de este informe, Dinero presenta a los gerentes colombianos una visión de la tecnología de la información como fuente de diferenciación estratégica para las empresas en un mercado global. Mediante el desarrollo de un esquema básico para visualizar el papel de las TI en las estrategias de largo plazo y de la presentación de ejemplos concretos logrados por empresas y organizaciones colombianas, presentamos una propuesta integral sobre los caminos que las TI abren para el logro de la competitividad.

La ventaja estratégica no se alcanza simplemente comprando tecnología. Las empresas tienen que embarcarse en una transformación gradual antes de alcanzar el objetivo. Y el presidente de la empresa tiene la responsabilidad de conducir a la organización a lo largo de este desarrollo, el cual puede concebirse como una pirámide que va desde lo operacional hasta lo estratégico (ver recuadro). Este informe pasará por todos los niveles de la pirámide, para identificar el camino hacia la cumbre.

NIVELES DE LA PIRÁMIDE

El primer nivel de la pirámide (Lo básico) implica desarrollar la infraestructura necesaria para obtener y manejar los datos de la empresa y de su entorno: computadores, redes, cableados, dispositivos móviles y demás. Es el nivel básico, pero las decisiones en este punto son críticas. Si se cometen grandes errores aquí, los planes mejor trazados se quedarán en el papel.

El segundo nivel (Capturando la información) se ocupa de integrar la información de todas las áreas de la firma. Allí están los sistemas de contabilidad, manejo de inventarios, de nómina, de clientes y de proveedores, entre otros. La meta es lograr que estos sistemas se comuniquen eficientemente entre sí, de modo que sea posible extraer el verdadero valor potencial que la información de la empresa guarda.

El tercer nivel (Empresa inteligente) consiste en emplear realmente ese cúmulo de datos para generar información útil para la toma de decisiones gerenciales. En este frente, varias organizaciones colombianas han llegado a una elevada sofisticación. El Banco de la República cuenta con sistemas que guardan y procesan el conocimiento acumulado en el manejo de procesos legales; ISA tiene sistemas que cambian las rutas de transmisión de energía en fracciones de segundo, cuando hay un corte en alguna de las líneas de alto voltaje; y varias entidades financieras tienen sistemas expertos que ayudan a decidir en minutos compras o ventas para aprovechar oportunidades de arbitraje en los mercados financieros mundiales.

Nivel superior de la pirámide (Estrategia de negocios), una empresa llega allí cuando cuenta con la organización, los sistemas y las herramientas necesarios para que la tecnología permita crear nuevos productos o nuevos procesos, generando una diferencia sustancial para la empresa ante el mercado, lo que a su vez lleva a crecimientos en ventas y a generar mayor valor para los clientes o a los accionistas. Los ejemplos típicos son los de los empresas que en línea (por internet) son capaces de recibir un pedido, disparar órdenes de manufactura y despacho hasta la casa del comprador.

En Colombia, aunque son pocos los casos, tenemos empresas que están operando en el nivel más alto de la pirámide. Una de ellas es Carvajal, que recientemente obtuvo un premio mundial como una de las mejores por sus aplicaciones en Oracle para administrar su operación en el país y el exterior y para soportar su plan de crecer por adquisiciones. Otra es ISA (ver artículo en este número), que ha podido aumentar sus márgenes al reducir los costos de compra de energía y poner en marcha en pocas semanas, complejos sistemas de operación y vigilancia en las empresas que compra.

Por último, es necesario destacar que las inversiones en tecnología no deben hacerse a cualquier costo. Las decisiones de compras en TI deben pasar la misma prueba que cualquier otra inversión corporativa. Deben ser rentables y arrojar resultados medibles, respecto a su contribución al estado de ganancias y pérdidas. Contar con la tecnología más moderna o más costosa no puede convertirse en un objetivo en sí mismo, pues solo se justifica a la luz de su aporte a los resultados. Este criterio no puede perderse de vista en ningún momento, ya que la empresa corre el riesgo de embarcarse en sistemas demasiado costosos, que no solamente implican pérdidas de dinero, sino que erosionan la credibilidad del esfuerzo.

Las TI hacen parte de la espina dorsal de la estrategia de cualquier empresa hoy. Los gerentes no tienen que convertirse en ingenieros de sistemas para manejar el tema, sino que deben conocer los elementos básicos y manejar el lenguaje para interactuar con los técnicos en la toma de decisiones. El propósito de este informe es ayudarlos a realizar esta tarea.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?