Sin señales de recuperación

| 6/23/2000 12:00:00 AM

Sin señales de recuperación

La recesión y la incertidumbre han hecho imposible que el sector de la construcción salga del estancamiento.

Gustavo Pulecio, presidente Fundación Compartir



"Aunque la industria de la construcción ha estado muy deprimida, la vivienda de interés social se ha movido. Sin embargo, no tanto como para solucionar el déficit habitacional que cada año aumenta en cerca de 200.000 viviendas. La incertidumbre política y la espera de decisiones por parte de la Corte Constitucional, así como la ausencia de mensajes más claros y contundentes por parte del gobierno, hacen que en nuestro caso la gente que tiene hasta 4 salarios mínimos de ingresos piense con más cautela dónde va a poner su dinero, que es el ahorro de toda su vida. El año pasado nuestro presupuesto de ventas se cumplió en un 70%. La incertidumbre es tal que, a pesar de tener un par de créditos aprobados, solo nos entregarán la carta cuando se defina el futuro de la UVR. La gente está temerosa, la producción se baja y el empleo cae. Este primer semestre tuvimos un arranque interesante e importante. Sin embargo, en mayo con la zozobra que se creó, tan solo en Medellín tuvimos una caída del 60% en las ventas, que creo habla de lo que pasó en el sector en este último mes. A pesar de todo eso, seguimos siendo optimistas y creemos que nuestros programas van a avanzar satisfactoriamente. Debemos enfrentar la apatía y arrancar de nuevo".



En términos de resultados, el 99 fue para el sector de la construcción el peor en décadas. En ese año, el sector como un todo cayó 37%. La mala situación es generalizada para todos los tipos de construcción, pero quizás el más afectado ha sido el de la vivienda de estratos medio y alto. Muchas son las explicaciones para esta impresionante caída de la actividad edificadora en el país. Las más importantes, sin embargo, están en la debilidad de la demanda como consecuencia de los altos niveles de desempleo y de la caída en los ingresos, la pérdida de confianza en el futuro de la economía y, sobre todo, en el sistema de financiación de vivienda. Pero aquí no paran las cosas. A la incertidumbre económica y política, que ya de por sí hacen difícil cualquier inversión en bienes raíces, se suma ahora la incertidumbre jurídica que de nuevo ronda en el ambiente por la demora en el fallo de la Corte Constitucional sobre la Ley de Vivienda. A la espera de este fallo, el gobierno, los constructores y los compradores potenciales están quietos. Esto hace que las perspectivas para el sector en este año sean más malas de lo previsto en un principio, cuando se pensaba que el tema de la financiación ya había sido superado.



La caída del mercado de la vivienda no solo se ha reflejado en el exceso de oferta de todo tipo de bienes raíces, sino también en una gran caída de los precios.



En términos reales, en los últimos cuatro años los precios se han reducido un 33% en Bogotá, 35% en Cali y 22% en Medellín. Esto, a su vez, se ha reflejado en una reducción proporcional del precio de los arriendos. Hoy es posible conseguir en arriendo un apartamento, por ejemplo, a la mitad del precio que se conseguía hace dos o tres años. Por esta razón, el alquiler se ha puesto de moda y es la mejor manera de subir de estrato en la vivienda.



La caída de la construcción no solo afecta a quienes trabajan en este campo, sino a los colombianos en general. Por años, el sector de la construcción fue el empleador más importante de la economía colombiana. Su alta participación en el PIB, cercana al 7,5% a mediados de los 90, era una garantía para que los colombianos sin ninguna preparación pudieran conseguir empleo. Sin embargo, la participación del sector de la construcción se ha reducido a tan solo un 4,1% con graves consecuencias por supuesto sobre el empleo y ante todo sobre la capacidad de compra de los hogares.



1. Lo Macro



En construcción, todas las noticias son malas. Esta actividad está cayendo más que cualquier otra en la economía, con graves consecuencias sobre el empleo y los precios en el sector.



2. Lo Micro











































































































Resultados

 Construcción

Ingeniería civil y otros

CuentasSumaPromedioSumaPromedio
Ventas1.845.7878.1671.317.6098.235
Activos3.805.47516.8381.757.28510.983
Patrimonio1.546.7686.844647.3364.046
Utilidad operacional-11.124-49-49.877-312
Utilidad neta-71.786-318-89.338-558
Obligaciones financieras1.079.5695.092371.1032.689


 













































































Indicadores

 Construcción %Ingeniería civil %
Margen bruto16,724,3
Margen operacional-4,6-7,2
Margen neto-5,3-11
Rotación cuentas por cobrar (días)189157
Rotación cuentas por pagar (días)934155
Pasivo / activo62,456,9
Oblig. finan. / activo2618
 

























































Viabilidad
 ConstrucciónIng.Civil y otros
Gastos finan. / Ventas116,4
Ebitda2.71119.563
Ebitda / intereses0,020,46
Obligaciones fin./ebitda170,19,4
Nec. de capital230.53191.967


 





3. Características



La demanda en este sector se cayó hace años, primero por la subida de los intereses, luego por el aumento del desempleo y la falta de confianza en el sistema upac.

Todos los tipos de construcción cayeron. Esto llevó a una reducción generalizada de las ventas y a una caída en los precios reales de la vivienda.

El desestímulo para invertir en finca raíz es tan grande que ni siquiera las bajas tasas de interés han podido mover el sector. Claro está que los bancos tampoco le prestan a quien lo necesita.

La demora en el fallo de la Corte Constitucional sobre la Ley de Vivienda está afectando el desempeño del sector. Lo más probable es que la construcción caiga entre un 6% y un 8% en este año.

La situación de orden público y la incertidumbre política son grandes enemigos del sector de la construcción. Esto quedó demostrado en mayo pasado cuando, a raíz de la crisis política, las ventas se detuvieron después de haber reaccionado un poco en los meses anteriores.





4. Perspectivas



Los constructores de VIS tienen las mejores perspectivas en este momento, sobre todo si cuentan con lotes para desarrollar. En efecto, esta es la única actividad que se está moviendo en este momento. El gobierno asignó bastantes recursos para el subsidio de vivienda y actualmente cualquiera que clasifique lo puede conseguir con relativa facilidad.

El mayor problema que enfrenta la construcción es la falta de un sistema de financiación. Unicamente cuando este se desarrolle y la gente confíe en él, la construcción volverá a arrancar.

El déficit de vivienda en Colombia es tan grande que para superarlo se requiere una actividad edificadora muy eficiente que permita construir con buena calidad a bajo precio. Aquí hay campo para las grandes multinacionales de la construcción.

También tienen buenas probabilidades de éxito las firmas constructoras que logren vender sus diseños en el exterior. De hecho, esto ya está sucediendo en Centroamérica.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.