| 6/8/2006 12:00:00 AM

Servicios públicos

Las favorables condiciones económicas del país y el propicio contexto externo generaron un balance positivo en este sector. No obstante, el crecimiento de la infraestructura y la seguridad normativa son indispensables para el posicionamiento del país en la región.

En el sector de servicios públicos, las empresas de gas tuvieron el mejor desempeño el año pasado. Según la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), los ingresos operacionales aumentaron 6,7% alcanzando los $2,2 billones y el monto de utilidades netas se incrementó en 27,1%, al llegar a $611.000 millones. Además, la cobertura también aumentó y, al finalizar 2005, la red de gas natural llegó a 403 municipios, mientras que en 2004, eran 382.

Para este año, la principal expectativa en el campo regional es la construcción del gasoducto Colombia-Venezuela, cuya inversión es de US$230 millones y tendrá 200 kilómetros de extensión. Así mismo, se evidencia la importancia de exportar gas natural a países vecinos, como Panamá y Venezuela, lo que impulsaría su exploración y búsqueda. De otra parte, algunas empresas como Promigas han incursionado en mercados internacionales como el de Lima, Perú, donde tiene dos estaciones de servicio de gas natural vehicular (GNV).

En el mercado local se espera que siga la expansión, en especial del (GNV), motivada por temas económicos y ambientales. Para esta compañía, una de sus opciones de crecimiento es incursionar en el negocio de gas, como transportador, que complementaría el actual de transporte de energía.

Colombia requiere varias movidas para ganar poder competitivo. De un lado, mantener una política de precios de los combustibles rentable para los inversionistas en el largo plazo. De otro, conformar un sistema de transporte que permita llevar el gas por diferentes rutas hasta su destino. Ahora, y así lo estima un estudio de Bancolombia, una gran debilidad del sector está en que el suministro de gas que se concentra en Cusiana y Ballenas, lo cual le da cierta debilidad logística.

Energía

El año 2005 fue bueno para el sector de la energía eléctrica. Aumentó los suscriptores y consumos en el 14% y 17,5%, respectivamente, y el sector presentó el 93,1% de cobertura nacional que, según cifras del Comité de Integración Regional, ubica al país en el tercer lugar con mayor cobertura en Suramérica en 2004. De otra parte, las exportaciones hacia Ecuador se situaron en US$152 millones, un crecimiento de 12,3% respecto a 2004.

Las perspectivas para este año son muy optimistas. Se espera mejorar la calidad del servicio y sustituir combustibles fósiles. Así mismo, se tienen buenas expectativas frente a las señales regulatorias que establezca el gobierno en materia tarifaria y de remuneración de activos. Para los inversionistas internacionales, esta decisión es determinante y la "reforma nos podría potenciar como exportadores de energía en la región", afirma Javier Gutiérrez, presidente de ISA.

El crecimiento de la infraestructura, indispensable para que el país mejore su posición regional, también parece avanzar. EPM Medellín está construyendo en Antioquia la central hidroeléctrica Porce III con una capacidad instalada de 660 MW, que entraría en operación en 2010. Por su parte, ISA construirá en 2007 un corredor eléctrico que unirá la Costa Atlántica con el centro del país. Además, participó en el desarrollo del esquema de despacho coordinado Colombia-Ecuador y en la promoción y análisis de nuevas interconexiones (Colombia-Ecuador, Ecuador-Perú y Colombia-Panamá). Así mismo, ISA pondrá en operación una nueva interconexión eléctrica con Ecuador y avanza en la interconexión eléctrica con Panamá, que constituye un punto estratégico para la unión de Centro y Suramérica. Por su parte, Codensa contempla inversiones del orden de $185.000 millones para este año, destinadas a atender las necesidades de expansión, mejora del servicio y modernización del alumbrado público, entre otras actividades.

El TLC abre un espacio favorable para que las empresas colombianas puedan participar en el mercado estadounidense, con la eliminación de barreras para la prestación de servicios asociados con energía eléctrica. Se espera un "crecimiento de nuestras exportaciones", sostiene Unión Fenosa.



Acueducto

Al sector de acueducto y alcantarillado no le fue tan bien como a los demás en términos financieros por sus altos costos de operación que, según la Superintendencia de Servicios Públicos, muestran un crecimiento del 6,21% ($106.128 millones) y que se reflejaron en una disminución de las utilidades operacionales de 46,15% ($56.205 millones).

Para 2006 se prevén inversiones en alcantarillado sanitario y pluvial, que pueden generar un importante crecimiento a futuro y "lograr el 100% en la cobertura de redes locales de alcantarillado sanitario en barrios legales y 92% en alcantarillado pluvial", dice la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB). Con el TLC se espera un impacto directo en una posible reducción de los costos de bienes de capital e insumos para la prestación del servicio. Cada empresa deberá volverse más competitiva prestando un mejor servicio y en búsqueda de reducción de tarifas.

En el campo internacional, empresas como AAA de Barranquilla, EAAB y Aguas de Bogotá tienen el interés de ofrecer asesoría y consultoría, especialmente en Ecuador. De hecho, "dentro del plan estratégico de AAA de Barranquilla está incrementar la presencia en Latinoamérica", dice Carlos Ariza Duque, gerente de AAA de Barranquilla.

Mientras tanto, varias empresas internacionales de agua han fortalecido sus inversiones en el país. Proactiva (Grupo Vivendi de España) en Montería, Tunja y San Andrés. Aguas de Barcelona en Cartagena, la cubana Técnicas Hidráulicas en la operación de servicios de Bogotá, Agua de Dios, Tocaima y Cúcuta y, por último, la firma española INASSA asesora a AAA de Barranquilla.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?