| 5/25/2011 12:00:00 AM

Sectores

Cada quien habla del baile según como le fue en él. Eso pasó con los sectores económicos en 2010.

Algunos tuvieron comportamientos espectaculares, como el caso de las telecomunicaciones, los hidrocarburos y la minería. Otros, como la salud, tuvieron que pasar varios tragos amargos, muchos de los cuales tienen hoy con resaca a medio país. También están los que ni fu ni fa, como el sector comercio o la industria, que a pesar de haber aumentado sus ventas, no han logrado mejorar sus rentabilidades de manera considerable. Y están los de malas, como el caso del sector agropecuario, que gracias a fenómenos como el del Niño y la Niña terminaron hechos un desastre.

Para 2011, las cosas pintan mejor, aunque lejos de ser color rosa. Los mejores augurios vienen del lado de la minería y el petróleo, dos sectores que se benefician enormemente de los altos precios internacionales de los commodities. También hay esperanzas por el lado de los medios y la publicidad, que estarán jalonados por las nuevas inversiones digitales, donde reposa el futuro de ambas industrias. Por el lado de la construcción, el panorama luce positivo para la edificación de vivienda, oficinas y hoteles, aunque la gran pregunta sigue siendo qué pasará con las obras públicas.

En materia industrial, los astros parecen estar alineados en contra de las compañías manufactureras del país: revaluación del peso, pérdida de confianza de los consumidores, reducción de aranceles, tratado de libre comercio con Corea y hasta el invierno, le ponen una espada de Damocles a la industria nacional. Con un agravante: que los mercados externos siguen igual de enredados, empezando por el acuerdo comercial con Venezuela y el TLC con Estados Unidos.

A pesar de las dificultades, multinacionales como Unilever o Coca-Cola tienen la mira puesta en el país, en donde proyectan grandes inversiones que sirvan como plataforma para toda la región.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?