| 5/27/2009 12:00:00 AM

Se mantiene constante la destrucción de valor

El sector empresarial colombiano destruyó en 2008 un nivel de capital muy similar al destruido en 2007. La caída en las ventas y la rotación del capital fue compensada con un leve incremento de la rentabilidad y la estabilidad del costo del capital.

El año pasado, las 5.000 empresas más grandes del país destruyeron alrededor del 1,4% de su capital invertido, es decir, cerca de $6,4 billones. Al comparar estos datos con los obtenidos en 2007, se encuentra que las compañías aumentaron la destrucción de valor para sus accionistas en aproximadamente de $1,2 billones en el último año.

¿Por qué se presentó esta situación? Resulta que el sector empresarial tuvo que invertir un capital de $461 billones para generar $42 billones en utilidades, y obtener así una rentabilidad sobre el capital de 9,1%, una cifra ligeramente superior al 8,9% obtenida en 2007. Como el costo de oportunidad del dinero en Colombia estuvo estable en alrededor del 10,5%, las empresas, en vez de generar valor (Economic Value Added EVA®), lo destruyeron.

Sin embargo, al analizar sectorialmente el EVA®, se ven comportamientos disímiles. El incremento de más de 40% en las ventas y de 80% en las utilidades de los sectores de hidrocarburos y minas propiciaron un significativo aumento en la generación de valor. El sector de hidrocarburos pasó de generar valor por cerca de $1,4 billones en 2007 a crear valor por más de $5,8 billones. La minería, por su parte, generó este año $434.000 millones en valor, 130% más que en 2007.

Excluyendo estos sectores, la desaceleración de las ventas es de 8,8%, mientras las utilidades netas solo crecieron 1% frente a 2007, al llegar a $22,2 billones. Con esto, la rentabilidad del capital del resto de las empresas bajó a cerca del 7,1% y la destrucción del capital fue de alrededor del 3,5% del capital invertido. El valor destruido por las empresas, diferentes de hidrocarburos y minería, es de $12,6 billones.

Si bien esto significa una ruptura de la tendencia de mejora continua con que venía el sector empresarial en los últimos ocho años, es una cifra bastante lejana a los niveles que se destruían durante crisis anteriores. En 1999, por ejemplo, año en el cual Dinero y Stern Stewar & Co., la firma que desarrolló el concepto, comenzaron a realizar la medición, las empresas destruyeron el equivalente a 12% de su capital. En ese entonces, las empresas no eran rentables y el costo del capital era mayor.

A pesar del aumento en la destrucción de valor, el panorama es alentador. Alrededor de 45% de las empresas mejoraron su EVA® frente al año inmediatamente anterior y hoy casi la tercera parte de las 5.000 empresas más grandes del país crean valor para sus accionistas (ver ranking de empresas).

Para seguir avanzando se requiere que cada vez más empresarios sigan tomando sus decisiones de crecimiento e inversión sin descuidar la rentabilidad y la creación de valor para sus accionistas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?