| 11/14/2003 12:00:00 AM

Salud: Exportación sin límites

Medellín y Bogotá están liderando la exportación de servicios médicos. El mercado latino de Estados Unidos es su principal objetivo.

Hasta agosto pasado, más de 350 pacientes colombianos residentes en Estados Unidos llegaron a la Clínica de Las Américas en Medellín para someterse a tratamientos de oftalmología, odontología y cirugía laparoscópica. El conocimiento, el alto nivel profesional de los médicos colombianos, los equipos y, por supuesto, el precio hacen que Colombia tenga un enorme potencial de negocios en procedimientos de salud.

Medellín, Bogotá, Cali y Bucaramanga ya iniciaron procesos de exportación de sus servicios de salud. Pero, sin duda, la más aventajada es Medellín. Salud sin Fronteras, un programa que agrupa a más de 9 instituciones médicas de la capital antioqueña, viene funcionando desde hace más de 5 años. Por ejemplo, el Hospital San Vicente de Paúl vendió el año pasado cerca de US$1,5 millones en estos servicios al extranjero. Por su parte, Bogotá inició en 1999 su programa Salud Capital. Definió como su primer mercado objetivo Ecuador, donde este año esperan vender US$2 millones. Para el año entrante, la meta es llegar a Estados Unidos, a la colonia colombiana.

Uno de los principales problemas que tiene la exportación de servicios de salud y, en general, la exportación de servicios es el desconocimiento de los empresarios de la forma de hacer el negocio. En el caso de la salud, no solo el hecho de que vengan pacientes es una oportunidad. Las alternativas van desde teleconferencias, estudio y análisis de imágenes diagnósticas, desplazamiento de médicos hacia otros mercados e, incluso, montar sucursales u oficinas en otros países, como lo hizo el centro de fertilidad, Cecolfes, que tiene oficina en Miami. Ahí se hacen los análisis y se remiten los pacientes para el tratamiento a Bogotá.

Además del desconocimiento de la forma, también está el desconocimiento del registro. "Las clínicas, hospitales y los profesionales de la salud hasta ahora están en el proceso de registrar sus exportaciones. Cuando un paciente venía del extranjero a una clínica u hospital, hacía parte del total de la prestación de servicios y no se tenía claro que ese ingreso era una exportación", explica un analista del sector.

Las exportaciones en este sector, en el caso de Bogotá, apenas representan el 3% de la facturación de las clínicas, mientras que para Medellín pueden ser de más del 15%. Con este panorama, ¿dónde están las oportunidades? Uno, en las colonias colombiana y latina en Estados Unidos que se están convirtiendo en una importante minoría en ese país. Varias de estas clínicas ya atienden países de Centroamérica y la Comunidad Andina y pueden servir como puente para explorar el mercado estadounidense. Pero no solo ellos. Los ciudadanos de Estados Unidos también pueden ser un público objetivo en tratamientos de alta complejidad, como los transplantes.

"En Colombia, las listas de espera para trasplantes renales tienen un promedio de 6 meses, mientras en Europa y Estados Unidos son de 3 años", explica Clara Inés Gómez, de la Clínica Las Américas. Además, los costos de tratamientos de tercer o cuarto nivel pueden ser de la cuarta parte de lo que se paga en Estados Unidos.

Una segunda oportunidad es vincular aseguradoras y entidades de salud estadounidenses para que envíen pacientes y rebajen costos. "En la actualidad, trabajamos con la entidad Cúreme Doctor, cuyo trabajo es afiliar personas y la entidad los remite para los transplantes o el tratamiento correspondiente", señala Daniel Rojas, director de Salud Capital.

Sin embargo, este sector puede jalonar a otros en su desarrollo económico. Uno de ellos es el turismo. "Por lo general, un paciente viene con un acompañante. Si se trata de colombianos residentes en el exterior, aprovechan sus vacaciones para hacerse sus chequeos y tratamientos médicos", dice un analista.

Así las cosas, el potencial para el turismo y el transporte es muy grande y varios países ya lo han entendido así. "Cuba, por ejemplo, vende sus servicios de salud amarrados a planes turísticos. Agencias de viajes en diferentes países -que se llaman Cubanacan- promueven el turismo y los servicios médicos y funcionan a la perfección", señala Rojas, de Salud Capital.

Otro sector es el de software hospitalario y la digitalización de imágenes e historias clínicas. Por costos, para las clínicas y hospitales de Estados Unidos puede ser más eficiente maquilar esta información en diferentes países. Por último, apalancados en el conocimiento de los médicos colombianos, una de las posibilidades es la creación de call centers médicos que vayan desde leer e interpretar exámenes o radiografías, hasta convertirse en una segunda opinión frente a cualquier tratamiento.

Por ahora, el sector debe consolidar la metodología de registros de exportaciones, explotar las ventajas de las telecomunicaciones y buscar que las fronteras de los profesionales se abran para llegar a otros mercados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?