| 6/11/2004 12:00:00 AM

Salud: 10 años después

En 2003, los afiliados compensados por las EPS en el régimen contributivo crecieron 8%. Los ingresos de las EPS privadas mejoraron, pero las utilidades netas se desplomaron.

El año 2003 fue bueno para las Empresas Promotoras de Salud, EPS, que cumplieron diez años desde la expedición de la Ley 100 de 1993 que las creó. El crecimiento de la economía permitió que se recuperara la tasa de empleo, indicador importante para el sector. Así, en 2003 los afiliados compensados por las EPS en el régimen contributivo crecieron 8%, en cerca de 1 millón de personas. El aumento cobra mayor significado, si se tiene en cuenta que el sector venía de presentar tasas de decrecimiento de hasta 7%.

Así, en el régimen contributivo, los ingresos operacionales de las EPS afiliadas a ACEMI, gremio del sector, crecieron 18%, lo cual permitió un aumento de 16% en sus utilidades operacionales. Sin embargo, esto no fue suficiente para impedir una caída de 61% en sus utilidades netas. En aras de equilibrar entre el sector público y privado la carga financiera de pacientes con enfermedades como insuficiencia renal aguda y sida, las EPS trasladaron al Instituto de Seguro Social cerca de $28.000 millones durante 2003. A esto se sumará el traslado de los pacientes de alto costo (sida e insuficiencia renal) a las EPS privadas por parte de las EPS públicas (Seguro Social y Cajanal).

Y dado el lento crecimiento en la base de afiliados y su baja rotación, la competencia por ellos será fuerte. Las empresas del sector tienen ambiciosas metas de crecimiento. La llegada de aliados extranjeros al sector en los últimos años promete agitar la competencia, en particular en el segmento de medicina prepagada. La antigua Salud Colmena, hoy Colmédica, se apalancará en el músculo de su aliado chileno Banmédica, una de las empresas de salud más importantes, con ventas por más de US$500 millones anuales. Por su parte, Cafesalud utilizará el know how de sus aliados Construclínicas y Canadian Hospital para ser más agresiva en la colocación de planes de medicina prepagada con nuevas estrategias y precios más competitivos.

Por su parte, la EPS del Seguro Social, ahora la segunda del país después de SaludCoop, está afinando su operación para volver a ser sostenible. Fuera de la repartición de pacientes de alto costo, esto ha incluido la implementación de nuevos procesos de recaudo y liquidación de aportes. Por su parte, en 2003, gracias a una reestructuración y un acuerdo con sus empleados, Caprecom redujo su déficit en más de la mitad. Entre tanto, el futuro de Cajanal todavía está en limbo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?