| 6/25/2004 12:00:00 AM

Responsabilidad Social: Por el bien común

La forma más clara en que una empresa puede contribuir a la construcción de país es mejorando el bienestar de las personas que la rodean.

El concepto de responsabilidad social dio un gran salto en Colombia en los últimos años: más allá de una filantropía sin norte claro, la actividad de las empresas para mejorar las condiciones sociales debe responder a criterios de resultados, impacto y sostenibilidad. Las empresas del país vienen haciendo la tarea, como lo muestran los distintos casos que hoy son ejemplo ante el mundo (ver Dinero, edición No. 196).

Los beneficios potenciales de ayudar -mayor competitividad, más alta motivación del recurso humano, mejor protección del ambiente, más fácil acceso a los recursos y reputación en los mercados- comienzan a convertirse en exigencias mínimas de competitividad para acceder a los mercados más desarrollados.

Muchas empresas entendieron que no es posible delegar la responsabilidad social. Algunas de ellas tienen décadas de tradición en estos temas, como Carvajal S.A. y la Organización Corona. ¿Cómo escoger un grupo de empresas para destacar? El Centro Colombiano de Responsabilidad Empresarial -CCRE- lleva más de cinco años en la construcción de parámetros para la medición del desempeño social de las empresas del país. Esta evaluación aborda tres criterios de forma cuantitativa y cualitativa: principios éticos en las empresas, capacidad de conocer y atender las necesidades de sus grupos de interés y la existencia de políticas y prácticas responsables. "Al comienzo muy pocas empresas tenían resultados satisfactorios, pero poco a poco han venido mejorando su posición social", comenta Camilo Gutiérrez, director ejecutivo del centro.

En los criterios de evaluación se tienen en cuenta distintas variables, como procesos de autorregulación, ambiente laboral de justicia, marketing responsable y comportamiento ético frente a la competencia, entre otros. Definir una empresa que tenga todas estas características es una tarea difícil. Tiene más sentido resaltar las empresas colombianas que se han destacado en las cinco categorías de mayor impacto. Estas cinco empresas son hoy un muy buen ejemplo para todo el medio empresarial en nuestro país.



ISA

gestión integral de responsabilidad social



La responsabilidad social es un factor estratégico que aporta ventajas competitivas a las compañías. ISA se destaca en Colombia por entender bien esta condición y ser capaz de integrar la visión social dentro de su gestión. Su estrategia es unificar los distintos procesos: manejo del recurso humano, relación con la comunidad, accionistas, proveedores y clientes, en una misma dirección.

ISA se involucra ampliamente en procesos de paz y resolución de conflictos por estar en un sector (la distribución de energía) extraordinariamente sensible a las condiciones de orden público. Gracias a esta gestión integral, la empresa ha ganado fidelización de mercado y mejoras en eficiencia.



Gas Natural S.A.

desarrollo social y bienestar de la sociedad



El consumo de gas natural tiene espacios para crecer, si se conocen mejor sus beneficios y la forma en que se utiliza. Con este objetivo, Gas Natural S.A. diseñó el programa 'gas natural con sentido social', que incluye proyectos de educación, cultura y ambiente. Así, la estrategia que comenzó con divulgar los beneficios del gas en las escuelas, se ha venido complementando con otros proyectos más generales. Entre ellos, capacitación a más de 198 docentes en el área de ciencias naturales, organización de foros sobre temas científicos, becas para estudiantes de los estratos más bajos de la ciudad y actividades culturales. Con ello, la empresa ha logrado el objetivo de crear una percepción del gas como un combustible limpio y seguro, al tiempo que aporta al bienestar de la sociedad.



Smurfit Cartón de Colombia protección del ambiente



Si el objetivo de la acción social es que aporte a la estrategia, el caso de Smurfit Cartón de Colombia llega más lejos. En este aspecto, la empresa prácticamente se juega su sostenibilidad. Roberto Silva, su presidente, explica que "solo el trato sostenible de los bosques garantiza la perpetuidad de las fibras vírgenes requeridas en nuestros procesos". Por esta razón, hace años, la compañía se propuso ser líder nacional en desarrollo sostenible y por ello asigna millonarias inversiones al año a este tema. Los resultados son visibles. Mantiene un programa de creación de nuevos bosques desde 1969, genera más de 3.000 empleos y tiene un impacto destacado en reciclaje, logros que le permitieron este año la Certificación Forestal del Forest Stewardship Council, FSC, una de las más importantes en el mundo.



Microsoft

relaciones de cooperación con el Estado



Aliarse con el Estado para desarrollar proyectos sociales tiene el doble beneficio de incrementar el impacto y estrechar relaciones con la comunidad. Es el caso de Microsoft, que definió la educación como el eje de sus acciones sociales. Esto tiene sentido porque potencia su mercado y aporta en un tema vital para el país. Microsoft firmó con el Ministerio de Educación Nacional el convenio 'Alianza por la Educación'. El acuerdo de cooperación, con inversiones de US$21 millones en cinco años, busca capacitar a 3.000 maestros y dar licencias de software para los más de 8.000 computadores que se conseguirían con el Programa Computadores para Educar. Se estima que más de 2 millones de alumnos se verán beneficiados.



Frisby

ambiente laboral de justicia y respeto



Frisby S.A. asume su responsabilidad social construyendo a partir de los propios colaboradores de la empresa. Por este motivo, entre sus proyectos permanentes está el de formar valores en sus colaboradores y familias y vincularlos a iniciativas sociales. En 1987, la empresa creó en Pereira el Instituto Tecnológico Dosquebradas, uno de los pocos colegios del país con vocación empresarial y una línea de aprendizaje en tecnologías de alimentos. Los retornos de este proyecto han sido muy positivos para la empresa. El objetivo de la institución es compartido por los empleados, quienes voluntariamente colaboran en la formación de los estudiantes. Esta experiencia, complementada con distintos programas de capacitación y motivación, ha generado una fidelidad poderosa de los empleados hacia la empresa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?