| 5/28/2004 12:00:00 AM

RENTA FIJA:Esperar, pero no tanto

La rentabilidad de los títulos de renta fija en el mercado primario subirá con el aumento en las tasas de interés domésticas.

Para un inversionista normal, la opción de comprar un CDT sigue siendo una de las primeras, porque los balances de las entidades financieras -emisoras de estos papeles- siguen siendo buenos, a pesar de la minicrisis de los TES en mayo. En la actualidad, por un depósito a 90 días recibiría cerca de 7,8% anual, 8,6% por uno a 180 días y 8,5% a 360 días. Si la tasa de interés doméstica sigue subiendo, sería recomendable esperar un poco antes de constituir el depósito. El problema es determinar cuándo y en qué medida subirán esas tasas.

Pero también es posible comprar CDT en el mercado secundario, es decir, títulos que después de emitidos son vendidos en la Bolsa. Allí se consiguen siempre rentabilidades mayores a las del mercado primario (8,2% a 90 días). Los expertos recomiendan escoger un CDT a plazos de 90 a 180 días. Si se quiere que la rentabilidad aumente, convendría buscar una entidad con calificación inferior a AAA. Algunas compañías de financiamiento comercial, por ejemplo, están creciendo con una cartera sana en financiación de vehículos, que es una actividad relativamente segura. En papeles emitidos por esas entidades se consiguen tasas más altas (9,5%), sin que el riesgo en plazos de 90 días sea mucho mayor al de un banco AAA.

En CDT primario o secundario, si el inversionista espera hasta el vencimiento del título para redimirlo -para evitar multas o costos de comisiones-, los vaivenes en las tasas de interés de los mercados local o internacional son irrelevantes. La tasa que obtendrá es la que pactó con el banco o con el corredor de bolsa.

Otros inversionistas pueden ensayar alguno de los papeles que ofrece la Bolsa Nacional Agropecuaria. Los repos sobre Certificados de Depósito de Mercancías rentan casi 12% a 90 días.

Los bonos del sector privado ofrecen tasas atractivas (7,49%), pero son de difícil acceso para inversionistas pequeños. En 2004, la Supervalores ha autorizado dos emisiones de bonos privados por $1,1 billones. Estos papeles son muy demandados por los fondos de pensiones, que los requieren para diversificar sus inversiones.

Si queda algo para colocar entre el público, conviene entonces estudiar el sector económico y los balances del emisor para comparar con tranquilidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?