| 1/21/2005 12:00:00 AM

Renta fija<BR>Un papel necesario

TES, yankees, bonos soberanos de otros países y bonos corporativos son siempre parte indispensable de un portafolio equilibrado.

Con tasas de interés al alza, a la renta fija parece habérsele acabado su cuarto de hora, pues las tasas altas hacen bajar los precios en el mercado secundario. Sin embargo, el aumento de los intereses no es homogéneo en todas partes y, si se hace una buena selección de papeles y plazos, es posible obtener excelentes rendimientos.

En el caso del mercado colombiano, los TES (papeles de deuda pública emitidos por el gobierno) fueron en 2004 la inversión estrella y, según Francisco Pinzón, de Acciones y Valores, "las condiciones están dadas para que este semestre sea bueno para los TES". Este sentimiento es generalizado entre los analistas financieros.

En 2004, el desempeño de estos papeles emitidos por el gobierno colombiano fue bueno, en la medida en que sus tasas cayeron y sus precios subieron. Las de los papeles de largo plazo, por ejemplo, cayeron de 14,2% en enero a 12,6% en diciembre, e igual comportamiento mostraron referencias de mediano y corto plazo. Gracias a esto y a la baja inflación de 2004, que al finalizar el año se ubicó por debajo de lo esperado por el mercado (5,5%), los inversionistas obtuvieron rentabilidades significativas en términos reales.

Para el primer semestre de 2005, los analistas esperan que las condiciones económicas sigan estimulando el buen desempeño de los TES. Principalmente, esperan una inflación bajo control y un Banco de la República atento a controlarla. Por otro lado, ven un dólar todavía bajo y estable, lo cual -dada la histórica correlación inversa de la divisa con los TES- se convierte en un factor al alza para estos papeles. Adicionalmente, se prevé un mercado con buena liquidez, lo que impulsaría la demanda de TES.

Los TES, a pesar de ser supuestamente papeles de cero riesgo por ser emitidos por el gobierno colombiano, no están exentos de riesgo. El nivel de la deuda pública colombiana es excesivamente alto y poco se está haciendo para reducirla. De hecho, el déficit del gobierno central ya supera el 6,4% del PIB y seguirá subiendo, si no se hacen las reformas estructurales que se requieren para acabar con esta tendencia. Infortunadamente, la cercanía de las campañas presidencial y de Congreso disminuye la probabilidad de que las reformas salgan adelante, con lo cual aumenta el riesgo para los inversionistas en TES.

A corto plazo, el riesgo es mínimo, porque el gobierno tiene garantizada la financiación de 2005. A más largo plazo, las cosas no son tan claras. Para los analistas, el punto de quiebre estará dado por el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, pues una vez que esto suceda, para los inversionistas ya no será tan atractivo invertir en Colombia y, por tanto, volverán a fijarse en el exterior para sus inversiones. Si el aumento de los intereses es mesurado, como se espera, las buenas condiciones para los TES continuarían por un tiempo más hasta que se empiece a sentir la presión del acceso a la financiación.

Los TES no son la única opción del mercado. También están los bonos corporativos emitidos por empresas colombianas muy bien calificadas y que pagan altos intereses. En 2004, se emitieron $6 billones de estos papeles. Los cupones o intereses de estos papeles están atados a indicadores, como el IPC y la DTF. Aunque el mercado secundario para estos papeles es todavía incipiente, el hecho de tenerlos al vencimiento ofrece una fuente estable de ingresos con riesgo moderado.

Algunas empresas, como Bavaria, han sacado bonos al mercado denominados en dólares con gran éxito. Hay que estar atentos a este tipo de inversiones, pues son una gran opción para diversificar el portafolio.

Por otro lado, los instrumentos de la Bolsa Nacional Agropecuaria, que están exentos de retención en la fuente, siguen ofreciendo interesantes rentabilidades. Sin embargo, las tasas de estos títulos han bajado en los últimos años. A principios de 2004, se conseguían tasas hasta de 14% e.a., antes de costos, mientras que a finales del año estaban en 11% e.a., por lo que se recomienda invertir a largo plazo, para evitar el riesgo de reinvertir a tasas cada vez menores, dice Juan Carlos Junca, corredor de Torres Cortés, comisionista de la BNA. Se prevé poca presión en las tasas de interés en el primer semestre de 2005.

Para quienes quieren invertir en renta fija en monedas diferentes a pesos, siempre está la opción de los bonos yankees. Los papeles de deuda colombiana emitidos en el exterior pagan cupones relativamente altos y en el momento están muy bien cotizados, debido al bajo nivel de las tasas de interés de largo plazo en Estados Unidos.

También están los bonos corporativos de empresas en países diferentes a Colombia o los bonos de deuda soberana de otros países. Por un lado, están los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que en este momento no son muy apetecidos por su baja rentabilidad y también por la persistente debilidad del dólar. Por otro lado, los papeles europeos pueden ser muy atractivos, pues el euro está fuerte y se prevé que seguirá así por un tiempo. Además, la inflación en la zona euro está bajo control, aunque por lo general se prevé que las tasas de interés mundiales estarán más altas dentro de un año.

Para los más osados y para quienes quieran apostarle al futuro, los expertos recomiendan invertir en los países del grupo BRIC (esto es Brasil, Rusia, India y China), pues se espera que estos países se conviertan en las grandes potencias del mañana.

Para invertir en papeles por fuera de Colombia lo mejor es acudir a un representante de fondos de inversión del exterior.

Es importante, si va a invertir en renta fija, hacerlo de manera escalonada, es decir, a diferentes plazos, ya que una vez los intereses suban, el valor de los bonos ya emitidos caerá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?