| 1/19/2007 12:00:00 AM

Renta fija. Cambio de estrategia

Los TES aumentan su atractivo, pero también lo hacen los bonos privados y los papeles de otros países. Hay muchas alternativas dónde buscar y buenos resultados para quien sepa investigar.

Es el momento para rediseñar el portafolio de inversiones en títulos de renta fija. Ante el aumento en la tasa de interés doméstica, el comportamiento del tipo de cambio entre el peso y el dólar y las posibles alzas en los tipos de interés en Europa y Japón, la renta fija solamente podrá cumplir su papel dentro de un buen portafolio si la selección responde a los nuevos precios relativos de las monedas y las expectativas en este frente.

Con una perspectiva favorable a las inversiones en pesos en 2007, para quienes prefieren invertir en papeles del gobierno, la mayoría de los analistas consultados por Dinero recomienda comprar TES con vencimientos de 3 a 5 años. La razón principal es que, con menor riesgo, se obtienen tasas de interés muy cercanas a las de los TES que tienen vencimiento en 13 años. En las inversiones en TES siempre es necesario asegurarse de seleccionar emisiones que tengan alta liquidez en el mercado, para que en un momento de necesidad sea posible vender sin mucho esfuerzo ni grandes pérdidas en precio. Los papeles a este plazo gozan de amplia aceptación en el mercado.

Si la intención no es comprar títulos y mantenerlos hasta su vencimiento, sino comprar para venderlos en plazos cortos, la recomendación es tener TES que venzan dentro de 7 a 10 años, como máximo. Con esa estrategia se limita un poco la posibilidad de ganancias —que se consiguen con títulos de mayor plazo— pero también se le pone un techo a la probabilidad de perder.

Por otra parte, es posible conseguir mejores retornos en títulos privados o de gobiernos locales que en los TES de la Nación, porque generalmente implican más riesgo. Los bonos del Distrito, algunas titularizaciones y bonos privados que ya están en circulación ofrecen hasta 2 puntos porcentuales más que TES de los mismos plazos. Este año habrá, sin duda, más emisiones de bonos de empresas que han tenido un muy buen desempeño de ventas y tienen planes de expansión. En las nuevas emisiones posiblemente haya negocios para tomar de inmediato.

En cuanto a tasas de interés, firmas como Correval sugieren que en el primer semestre se compren títulos con rentabilidad atada al IPC, pues esperan que la inflación en este período sea más o menos elevada. En el segundo semestre, siempre la inflación baja y se espera que este año el Banco de la República haga un esfuerzo especial para mantenerse cerca del 4%, subiendo las tasas de interés. En ese momento, lo indicado sería salir de los títulos indexados al IPC y moverse hacia los que están atados a la DTF, que tendrían un alza.

Los títulos en dólares, como los yankees colombianos, no parecen atractivos este año. Además de que el riesgo de revaluación del peso frente al dólar persiste, el mercado internacional tiene menos apetito por bonos en dólares y prefiere bonos en monedas locales. Por eso, podría ser más interesante comprar bonos de Brasil. También se podrían considerar títulos en euros, libras o yenes, que por efecto cambiario podrían ofrecer rentabilidades que algunos, como Corredores Asociados, creen que pueden superar el 10%.

Los tradicionales CDT también han perdido atractivo. Hay alternativas, como los papeles a término fijo de la Bolsa Nacional Agropecuaria, e incluso los depósitos a la vista en los fondos comunes ordinarios de las fiduciarias, con rendimientos mejores y un riesgo que puede ser similar.

Finalmente, para los que se sienten expertos en el tema, hay algunas piezas raras que podrían hacer brillar los ojos de los financieros más flemáticos. Para solo mencionar un caso, los bonos con los que el Incoder paga las tierras a los agricultores colombianos se transan con descuentos de hasta 25%, una situación claramente injusta para el vendedor. Un inversionista que ofrezca descuentos menores puede conseguir altos retornos con bajo riesgo. La búsqueda cuidadosa muchas veces paga.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?