| 6/6/2008 12:00:00 AM

Químicos y agroquímicos

El uso de la capacidad instalada del sector llegó al 75%, y sus exportaciones crecieron 24% en productos de química básica y 35% en agroquímicos.

Los altos precios internacionales y la escasez de materias primas se convirtieron en ingredientes negativos para la industria química y de agroquímicos en 2007. Pero, aplicando fórmulas magistrales, el sector creció en su producción el 6,57% -por debajo del promedio de la industria- y este año espera seguir dando la pelea. El uso de la capacidad productiva del sector llegó al 75%, y sus exportaciones se incrementaron 24% en productos de química básica y 35% en agroquímicos.

María Helena Latorre, directora de la Cámara Procultivos de la Andi, explica que las ventas de plaguicidas al cierre del año se acercaron a US$350 millones, mientras las exportaciones fueron de US$200 millones, cuando hace diez años se vendía en el exterior US$35 millones.

La dinámica exportadora se explica por decisiones estratégicas que en los últimos años adoptaron algunas multinacionales de agroquímicos, que decidieron instalar en Colombia sus centros de producción y ventas para países Andinos y otros de América Latina. En este grupo resaltan DuPont, Bayer y Dow Química, que han sido muy activas en sus inversiones para mantener su competitividad. Pero las nacionales no se quedan atrás: Tecnoquímicas amplió su planta para plaguicidas, Invesa invirtió en laboratorios de análisis y calidad y Proficol hizo lo propio en ampliación. Este grupo local compite "de tú a tú" con las internacionales.

Para 2008, el reto está en aprovechar el boom agrícola mundial, mediante un adecuado acompañamiento a los productores colombianos, pero cuidando de paso que el alto costo de los insumos-y su escasez- no termine por afectar el consumo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?