| 10/24/2008 12:00:00 AM

Qué hacer con la plata

El rescate del sistema bancario por parte de los gobiernos le puso piso a la crisis. Pero pasará mucho tiempo para que las cosas vuelvan a ser como eran antes de la precrisis. Mientras tanto, ni pánico ni euforia.

Si acaso hay algún consenso frente a la crisis financiera, es el de que nadie sabe nada, ni cuánto va a durar ni qué tan profunda es. En estas circunstancias no sobra la cautela, pero también hay que estar atento para aprovechar las oportunidades que sin duda se van a presentar.

Reina la volatilidad

Los meses que vienen serán de recesión en el mundo y, por tanto, difícilmente las empresas lograrán resultados extraordinarios. Los mercados de acciones en el mundo están deprimidos y así se mantendrán por un rato más bien largo.

Mientras que vuelve la estabilidad, veremos grandes volatilidades que podrán ser aprovechadas por inversionistas profesionales que están permanentemente en los mercados. Para el resto de inversionistas, cuyo oficio no es estar todo el día pendientes del mercado, las opciones son diferentes, aunque no menos atractivas.

Si ya se tienen inversiones en acciones, definitivamente no es el momento de salirse, pues lo único que se lograría sería hacer efectiva la pérdida. Hay que esperar a que los mercados recuperen lo que perdieron y, dependiendo del momento en el que se hizo la inversión, decidir si ya es o no momento de salirse.

Para quienes no tienen inversiones en acciones, es momento de entrar a este mercado, pues el espacio para la recuperación es enorme, aunque hay que tener en cuenta que esta se va a demorar.

Al respecto, el multimillonario Warren Buffet, en una columna reciente en el New York Times, comentó que estaba comprando acciones americanas, dados los precios tan atractivos de las mismas. La razón que argumenta es que la gente está atemorizada. No debería estarlo frente a la prosperidad de largo plazo de las grandes compañías de Estados Unidos.

En Colombia, las acciones han caído 37% en lo que va corrido del año, después de haber caído 4% en 2007. En muchos casos, los precios están en niveles de hace más de dos años y son una muy buena inversión.

En la Bolsa de Valores hay empresas colombianas excelentes, de talla mundial y con mucho potencial de crecimiento a mediano y largo plazo. Es el caso de las empresas del Grupo Empresarial Antioqueño, de los bancos, de Ecopetrol y muchas más. Si le apostamos a que Colombia va a tener una desaceleración y no una recesión, lo más probable es que los precios se mantengan deprimidos por un rato y que se recuperen fuertemente cuando la economía vuelva a crecer.

Pesos, dólares o euros

La gran incógnita ahora es la evolución del precio del dólar frente al peso y al resto de monedas. La gran revaluación del dólar frente al peso, en las últimos meses, fue el resultado conjunto del debilitamiento del dólar a nivel mundial, el aumento del precio del petróleo y el ingreso de flujos de capital al país por cuenta de la inversión extranjera directa y los mayores precios de exportación. Estas tres condiciones cambiaron radicalmente.

Es muy posible, sin embargo, que buena parte del ajuste en el cambio -peso dólar- ya se haya dado en los últimos dos meses.

En este sentido, quienes tenían inversiones en dólares, lograron con la devaluación reciente, una valorización importante. Claro está que esto es válido para las inversiones que estaban en papeles sin riesgo y que no sufrieron pérdidas.

Hacia adelante, se espera que el peso se mantenga relativamente constante frente al dólar, aunque sin descartar altas volatilidades también en este mercado. De cualquier forma, el dólar siempre es una buena inversión, como de hecho quedó demostrado a raíz de la crisis financiera.

CDT y Deuda Pública

Después del desplome del valor de la mayoría de inversiones, el apetito por riesgo de los inversionistas es escaso. En este sentido, si se tiene una plata para invertir, lo mejor es la renta fija a corto plazo. Puede ser en entidades financieras, muy bien calificadas o, si se quiere tener aún más tranquilidad, en bonos soberanos, ya sean colombianos o del exterior.

Los CDT son una buena alternativa, aunque hay que ser consciente de que, a punta de invertir en estos papeles, nadie se enriquece. Sirven para preservar el valor del capital, cuando sus rendimientos son iguales o superiores a la inflación. Tienen además la ventaja de que se pueden liquidar en cualquier momento para poder aprovechar las oportunidades que se vayan presentando.

En cuanto a los bonos soberanos, actualmente hay gran apetito por los bonos del Tesoro de Estados Unidos, a pesar de que su rendimiento es cercano a cero para los de corto plazo, así como por los bonos del gobierno alemán, que tienen un rendimiento un poco mayor. Los TES colombianos a corto plazo son también atractivos.

Y la Finca Raíz

En momentos de incertidumbre, la mejor alternativa es la liquidez, pero liquidez para invertir en buenas alternativas y aquí cabe la inversión en finca raíz. Es posible que en los próximos dos o tres años los precios de la finca raíz no suban o que incluso caigan ligeramente, pero no hay que preocuparse. Colombia no tiene una burbuja de vivienda ni de ningún otro tipo de construcciones. Todo lo contrario; se está construyendo la infraestructura que se requiere pues durante muchos años no se construyó nada. De modo tal que, si se invierte en una buena localización y a buen precio, lo más seguro es que a mediano y largo plazo se obtenga una muy buena rentabilidad.

Claro está que esta alternativa es buena en este momento, siempre y cuando se haga de contado y no recurriendo al crédito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?