| 5/28/2010 12:00:00 AM

Publicidad

En los últimos diez años, la transformación de la publicidad ha sido muy dinámica, no solo por el cambio en el modelo del negocio, sino también por la evolución de los medios y de los consumidores.

"Los últimos diez años representaron la época de la especialización", explica Nelson Garrido, presidente de la central de medios OMD. Esto significa que las actividades multiproductos que traían en el pasado las agencias se diversificaron. Estas se quedaron con la parte creativa; el manejo de medios fue hacia las centrales y empezaron a aparecer diferentes negocios (relaciones públicas, manejo de nuevos medios, estrategias Bellow The Line -BTL-, marketing uno a uno, entre otros) en los que se generaron diferentes frentes de trabajo para llegar con una estrategia de 360° a los consumidores.

En forma paralela, los medios también han cambiado. El impacto de internet ha hecho que la comunicación sea de doble vía con el consumidor, de tal manera que el uso de los medios tradicionales (conocidos como Above The Line -ATL-) se complementa cada vez más con las nuevas tecnologías y el BTL diluyendo sus fronteras.

Además, el nuevo consumidor es mucho más selectivo e informado, empuja los precios hacia abajo y busca que la calidad se incremente.

Así, la industria camina hacia una estrategia de convergencia interactiva con el consumidor que cada vez tiene un papel más protagónico.

Por eso, una de las tareas de la industria es el desarrollo de mecanismos para conocer con mayor profundidad a los consumidores. Ya se están dando los primeros pasos, con instrumentos como el neuromarketing, pero es necesario profundizar en herramientas tecnológicas para el manejo de clientes. Además, el poder de las redes virtuales y el mercadeo móvil son fuentes de información y contacto que están transformando el mundo de la publicidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?