| 6/6/2008 12:00:00 AM

Publicidad

En Colombia aumentó en 123% la inversión en medios digitales en 2007, al llegar a $22.652 millones, según un estudio de PriceWaterhouseCoopers para IAB Colombia.

Esta es la era de la fragmentación de medios y de la segmentación de mercados. Hoy, con la atomización de medios, la explosión de internet y sus comunidades virtuales, y la penetración de tecnologías como la telefonía móvil, es más difícil enganchar con las marcas a unos consumidores más exigentes e informados.

En ese contexto, las compañías de comunicaciones se han convertido en grupos y conglomerados de empresas que buscan llegar en formas diferentes y con mayor impacto a los consumidores. Así, han nacido empresas de eventos, marketing directo, relaciones públicas, internet, investigación de mercados, generadoras de contenido, entre otras, que se complementan con las tradicionales agencias y centrales de medios para definir estrategias de comunicación de las marcas, con procesos mucho más planeados y menos intuitivos.

Hacia el futuro, varios factores marcarán las tendencias. Uno, el aumento en la inversión en medios digitales. En el país, el año pasado esta inversión llegó a $22.652 millones, un incremento del 123% frente a 2006, según un estudio de PriceWaterhouseCoopers para IAB Colombia. En países como el Reino Unido, la inversión publicitaria en internet sobrepasó la inversión en televisión abierta. Dos, consumidores generadores de contenido, que cambian la concepción tradicional de la comunicación. Tres, la manera de actuar en una economía que ya está dando síntomas de desaceleración y en cuyo escenario las marcas sólidas serán los mejores aliados. Y, finalmente, una mayor exposición de las marcas colombianas en el exterior, producto de su estrategia de internacionalización y de los acuerdos comerciales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?