Proyecciones 2003

| 10/18/2002 12:00:00 AM

Proyecciones 2003

El consenso de los analistas está en estabilidad cambiaria con mayor crecimiento y la corrección del déficit hacia abajo. El desempleo seguirá siendo dramático.

La economía colombiana crecerá el próximo año cerca de 2,1% del PIB, una cifra superior al 1,4% esperado para el 2002, según los nuevos resultados de la encuesta que trimestralmente realiza Dinero entre reconocidos analistas nacionales y extranjeros.



Esta tasa de crecimiento es bastante modesta y, por tanto, refleja que los expertos todavía no vislumbran un repunte significativo de la economía colombiana. Esto, a pesar de algunos factores positivos, como la renovada actividad en sectores de construcción de vivienda y agricultura, la política monetaria expansiva, los altos precios del petróleo y la esperanza de mayores exportaciones a Estados Unidos por la reciente renovación y extensión de las preferencias arancelarias (ATPA) a ese país.



La falta de confianza, por el desempleo y la situación de orden público, es quizá el principal factor que incide a la baja en materia de crecimiento, pues deprime el consumo de los hogares y la inversión privada. Otro aspecto negativo tiene relación con el entorno particularmente adverso que enfrenta Colombia. Los mercados de capitales están cerrados ante la crisis de confianza en Brasil y la demanda por exportaciones colombianas enfrentará problemas por la lenta recuperación de Estados Unidos, ahora con tendencia a empeorar si se presenta el conflicto con Iraq, y también por el profundo deterioro de la situación de Venezuela.



Las políticas anunciadas por el gobierno de Alvaro Uribe enfrentan estos aspectos críticos y las proyecciones de los expertos consultados por Dinero reflejan que confían en que los anuncios se materializarán en políticas y hechos concretos para que el país pueda obtener mejores resultados en el mediano plazo.



Se espera el ajuste



Los anuncios del gobierno en relación con su voluntad de retomar el camino de ajustar las finanzas públicas (reforma pensional, tributaria, del Estado y congelamiento del gasto mediante el referendo) fueron muy bien recibidos. Los analistas nacionales esperan que el gobierno reduzca su déficit consolidado de 4,1% del PIB este año a 3,1% en el 2003. Por su parte, los extranjeros consideran que la estrategia fiscal del gobierno llevará el déficit a ubicarse en 2,9% a finales del próximo año.



Esta percepción es de la mayor importancia pues en los mercados hay grandes dudas sobre la sostenibilidad de la deuda pública, que ayuda a financiar el hueco y que crece en más de US$5.000 millones por año, mientras los intereses adicionales por año superan los US$600 millones. La confianza de los mercados en la capacidad (y voluntad) de pago del país es vital, tal y como quedó demostrado en el caso de Brasil. Y es hora de actuar, pues la situación fiscal es dramática: de cada $100 que recauda el gobierno, gasta en total $190 y solo en servicio de la deuda, paga $70.



El dólar



Para el 2003, los analistas nacionales esperan una mayor tasa de devaluación que los extranjeros. Si bien el consenso ubica la tasa de cambio en $2.913 a finales de 2003, los expertos criollos esperan una devaluación nominal de cerca de 7% y los extranjeros de 4%.



Vale la pena destacar que este año los analistas nacionales esperan que la tasa de cambio cierre en $2.759, mientras que los extranjeros pronostican que se encontrará en $2.732. Según los intervalos de confianza calculados por Dinero, con base en las cifras de los expertos, la tasa de cambio se ubicará entre $2.652 y $2.846 con un 95% de probabilidad (ver cuadro).



Otras proyecciones



Respecto a las tasas de interés, los analistas pronostican que serán un poco más altas en el 2003. En la medida en que el Banco de la República pueda continuar dándole suficiente liquidez al mercado, mientras se ordenan las finanzas públicas, se espera que la DTF se ubique en 10% en promedio en el 2003.



En cuanto a la inflación, los expertos vislumbran una leve variación en los precios al consumidor el próximo año. Los extranjeros esperan que cierre el año en 5,8% y los nacionales esperan que este indicador alcance un 5,6%.



Por su parte, y de manera alarmante, los pronósticos de desempleo continúan siendo bastante elevados para el año entrante. El consenso indica que el desempleo urbano será de 16,5% en el 2003, apenas medio punto porcentual inferior a la cifra proyectada al terminar este año (17%). Este es el gran drama nacional y que solo tendrá solución si Alvaro Uribe logra allanar el camino para que Colombia recupere la senda del crecimiento económico sostenido.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.