| 2/1/1995 12:00:00 AM

Póker de ases

¿Qué tienen y hacia dónde van los cuatro grupos más grandes de Colombia?

Es una señal de la madurez económica del país que existen organizaciones empresariales que por su tamaño y diversificación

pueden codearse con otras organizaciones del mismo tipo a nivel internacional. Solamente los grandes pueden incursionar como actores importantes en otros países, superando los múltiples obstáculos que ello conlleva. La razón es simple: se necesitan de múltiples sin energías y de un sólido respaldo en distintas áreas de la actividad empresarial para acometer la ambiciosa tarea de comerciar o invertir en mercados externos.

Las grandes organizaciones empresariales son la punta de lanza de un país en su proceso de internacionalización, hasta convertirse en verdaderos emblemas o símbolos de la nacionalidad. No es sino mirar el caso de Sony y Honda en el Japón y Hyundai en Corea, para citar sólo tres ejemplos. "

En lo que respecta a Colombia no es aventurado afirmar que ya hay cuatro grupos u organizaciones empresariales que han alcanzado tamaño de protagonistas internacionales: el Sindicato Antioqueño, el Grupo Santo Domingo, la Organización Ardila Lülle y la Organización Luis Carlos Sarmiento. De los cuatro, el más internacional es, sin duda, el Grupo Santo Domingo, el cual de tiempo atrás, contra viento y marea, logró establecerse con su cervecería en Ecuador, Portugal y más recientemente en España. Pero, como se verá más adelante, los otros tres grupos ya empiezan a recorrer el mismo sendero.



SINDICATO ANTIOQUEÑO



Como grupo, es el más grande en Colombia, aunque si a Santo Domingo se le incluyeran sus inversiones en el exterior probablemente lo superaría en ventas. La principal característica del Sindicato es la dispersión de su propiedad accionaría. A diferencia ele los otros tres grupos, no hay una sola familia dueña, sino una multitud de accionistas. En este sentirlo, es el grupo mas abierto de todos: sus principales empresas están registradas en las bolsas con unos índices de bursatilidad relativamente altos para el estrecho mercado accionario colombiano.

A pesar de esta dispersión accionaría, el Sindicato Antioqueño se las ha arreglarlo para mantener un mínimo de unidad de acción corporativa. ,Cómo lo ha logrado? Primero manteniendo una muy fuerte identidad regional. Los principales accionistas y administradores son todos paisas, sin excepción, lo cual es realmente sorprendente en

una organización empresarial de este tamaño. Esto facilita la lealtad y la unidad de criterio, pero introduce un elemento de "parroquialismo" y favoritismo que puede perjudicar el dinamismo del grupo.

El otro aspecto interesante del Sindicato es el inmenso poder que, al menos hasta ahora, han detentado los administradores, que aunque accionistas, lo son en proporción relativamente pequeña. La administración gira alrededor de las directrices corporativas de Suramericana de Seguros, las que se difunden y transmiten hacia abajo en la organización gracias a un sistema de juntas directivas donde están presentes los principales administradores. La presencia y papel de miembros externos es prácticamente insignificante.

Desde sus inicios el Sindicato ha tenido una clara vocación inmobiliaria, a partir de la cual han surgido una serie de negocios de servicios, incluyendo, por supuesto, los financieros donde son actualmente los terceros en tamaño después de Luis Carlos Sarmiento y Santo Domingo, y el comercio donde han tenido un alto crecimiento en los últimos años.

Aun en el caso industrial, el grupo ha buscado sinergías con el negocio inmobiliario. Algunas de sus grandes empresas, tales como Coltabaco y las textileras, poseen valiosa finca raíz. Las cementeras, uno de sus pilares manufactureros, están estrechamente relacionadas con el negocio de la construcción. Lo mismo podría decirse de la actividad turística.

La estrategia de crecimiento del Sindicato parte dé la búsqueda de sin energías crecientes entre los distintos campos de acción. En primer lugar, se ha realizado un importante esfuerzo encaminado a modernizar tecnológicamente su sector financiero tradicional y aprovechar estas bases para involucrarse en fondos de pensiones y empresas promotoras de salud, áreas que a mediano plazo movilizarán buena parte del ahorro de los colombianos. En este campo está compiten

do directamente con Santo Domingo, con Luis Carlos Sarmiento y con el Grupo Social.

Al lado de la expansión en el área financiera está el objetivo de buscar agresivamente una posición dominante en comercio, especialmente supermercados (autoservicios) y grandes almacenes mayoristas. La alianza entre Cadenalco y la holandesa Makro apuntan en esta dirección. Se rumora incluso que el Sindicato ha ido adquiriendo, poco a poco, una proporción mayor de Almacenes Exito. El dinamismo en este campo es de tal naturaleza que la alianza Cadenalco-Makro ya adquirió la cadena de supermercados Cada, la mayor de Venezuela.

Los supermercados le permiten al Sindicato una posición ventajosa para la comercialización de los productos de su otra gran actividad manufacturera, la de alimentos, con Noel, Colcafé, Cía. Nacional de Chocolates y Proleche, a la cabeza. También le facilita llegar a asociaciones estratégicas con productores extranjeros que quieran aprovechar estos valiosos canales de distribución.

Siguiendo este orden de ideas, el Sindicato se involucrará en el negocio de las comidas rápidas, que como se sabe es también un negocio inmobiliario. De hecho, ya se asoció con la firma francesa

Sodhexo para el manejo de restaurantes y sistemas de vouchers a escala industrial. También se asoció con la firma mexicana Bimbo para establecer en Colombia una supercadena de panaderías. Las sinergías son obvias tanto con el negocio de las comidas rápidas como con Noel, los frigoríficos y Proleche.

La tercera área industrial donde están involucrados es la textilera, duramente golpeada por la apertura y la revaluación. Aquí la consigna es sobrevivir, aunque en el caso de Enka, la productora de fibras e hilazas artificiales, existe el proyecto de empezar a producir nylon.

Existen otras actividades de interés reciente como las telecomunicaciones, la distribución de gas, la generación y distribución de energía eléctrica. En estos servicios se alcanzan especiales sin energías con la actividad financiera y las sementeras. El capital requerido en estas actividades es de tal magnitud que lo más probable es la asociación con otros inversionistas públicos o privados. Pero se trata de sectores de acelerado crecimiento donde el Sindicato no puede quedarse atrás.



GRUPO SANTO DOMINGO



Una de las diferencias entre el Sindicato Antioqueño y los otros tres grupos es que en estos últimos las decisiones son tomadas por el dueño del grupo. Esto lace que las decisiones dentro del Sindicato tiendan a ser más lentas pero más "pensadas". En el caso de los otros tres grupos las decisiones tienden a ser más rápidas pero más "impulsivas".

El Grupo Santo Domingo tiene una estructura definidamente jerárquica de mando, al igual que la Organización Ardila Lülle. Lo mismo podría decirse de Luis Carlos Sarmiento, aunque en su caso. ha acudido de manera creciente a una asesoría "externa" de altísimo nivel. En cambio Santo Domingo y Ardila Lülle han preferido utilizar los recursos humanos de las mismas organizaciones, lo cual se refleja en la

composición de las juntas directivas y en los ascensos dentro de las empresas (los "paracaidistas" son menos frecuentes que en el caso de Luis Carlos Sarmiento).

julio Mario Santo Domingo tiene varias virtudes que se han reflejado en la conducción de su grupo. De todos los grandes empresarios colombianos ha sido quizá el de la más amplia visión internacional o global de los negocios. Esta perspectiva internacional le ha permitido apreciar nuevas oportunidades de negocios y aprovecharlas al máximo. De otra parte, una vez tomadas las decisiones, es implacable en su instrumentación, llevándolas hasta sus últimas consecuencias.

Su lejanía del país la compensa con un seguimiento permanente y diario de lo que está sucediendo en todos los rincones del grupo y del país. Esto último se facilita con su propiedad de la más extensa cadena de emisoras radiales y de televisión (Caracol Radio y Caracol Televisión). Es quizá, de los cuatro grupos, el más activo en política.

Santo Domingo tiene una posición de liderazgo en telecomunicaciones, que la está manteniendo a toda costa, como se demostró en la pasada licitación de telefonía celular donde obtuvo la concesión de la zonas oriental y norte del país con Celumóvil, a un precio que muchos estiman demasiado alto. Es igualmente marcado el interés del grupo en la televisión y seguramente obtendrá un canal en la licitación que está próxima a abrirse. Lo mismo se aplica para los servicios de telefonía local y de larga distancia.

Otra área vital es la tradicional de la cerveza, a la que habría que agregar las más recientes de las gaseosas de sabores, soda, jugos y agua manantial. La solidez del negocio cervecero de Santo Domingo no puede ponerse en duda. Fue la base de su expansión como grupo y seguirá teniendo una estratégica importancia en el futuro. Pero debido a la competencia de Ardila Lülle con Leona y al próximo ingreso de Cervecería Polar de Venezuela, este sector ya no será fuente de crecimiento. Todo el esfuerzo estará dirigido a defenderse de los embates de la competencia.

La tercera área del grupo es el sector financiero, donde ha logrado un alto grado de integración vertical y horizontal. Poco a poco Santo Domingo ha logrado mejorar el desempeño de varias de sus empresas financieras, que fueron verdaderos huecos negros durante la década de los años ochenta (como Colseguros e Invercrédito). En estos momentos, al igual que el Sindicato Antioqueño y Luis Carlos Sarmiento, tiene la mira puesta en los fondos de pensiones.

La cuarta área es la del transporte aéreo, donde la posición ha sido de aguante a la espera de mejores tiempos, en una actividad que en todas partes del mundo ha enfrentado una devastadora crisis. Avianca, Sam, Helicol, han incurrido en pérdidas durante varios años consecutivos, muy superiores a las sinergias positivas que se pudieran haber presentado con el negocio de las comidas rápidas (Presto) y con un aparente negocio de leasing de aviones en Estados Unidos. Para rematar, los problemas de servicio de Avianca han afectado seriamente la imagen pública del grupo. Pero no obstante la política de cielos

abiertos del país en los últimos años, el tráfico aéreo ha experimentado un espectacular crecimiento que ha evitado el deterioro de la situación, al tiempo que se ha avanzado en el proceso de reestructuración laboral de Avianca.

El grupo también ha incursionado en petroquímica (Propilco, en compañía con el grupo Sanford), petróleo, empaques de aluminio y pesca. Últimamente adquirió el control de Sofasa-Renault en momentos en los cuales se ha presentado un bonanza en el sector automotor. Esta última adquisición intrigó a varios analistas, pero no hay que olvidar las altas sinergias del negocio automotor con el negocio financiero. Por último, el grupo se ha involucrado en turismo a través de un importante proyecto hotelero en Costa Rica con la cadena española Sol Meliá.



ORGANIZACIÓN ARDILA LÜLLE



El Sindicato Antioqueño, Luis Carlos Sarmiento y Santo Domingo están compitiendo en áreas que experimentarán un acelerado crecimiento en el futuro, como el de las telecomunicaciones y los fondos de pensiones. Ardila Lülle se involucró muy marginalmente, con Luis Carlos Sarmiento, en la telefonía celular y nunca lo ha hecho en forma significativa en el sector financiero. Siempre ha sido un grupo netamente industrial. Sus empresas nó industriales se cuentan en los dedos de la mano: las principales son la corporación financiera Coltefinanciera, la concesionaria de vehículos automotores Los Coches, y Radio Cadena Nacional (que abarca la programadora de televisión).

Sus principal área en el campo industrial son las bebidas gaseosas de sabores, incluyendo una fuerte integración vertical que llega hasta los ingenios azucareros (Ardila. es uno de los productores individuales de azúcar más grandes del mundo).

Su otra gran actividad industrial es la textilera, que está atravesando por una crisis que puede ser de carácter estructural en el caso de

empresas grandes como Coltejer, especialmente si no se hace un drástico proceso de reestructuración laboral a nivel de empleados de cuello blanco y si no se concentra en un nicho donde haya posibilidades de competir con los productores asiáticos.

La decisión de Ardila Lülle de enfilar sus baterías contra Santo Domingo en el campo (le la cerveza es altamente controversia(, por decir lo menos. En primer lugar, se trata de un sector donde su rival esta envidiablemente posicionado tanto en capacidad productiva como en marcas. Si se tiene en cuenta, además, el ingreso de la competencia externa, se trata cíe un sector donde en el futuro habrá

un exceso de oferta (y de capacidad instalada) y en el cual el crecimiento de la demanda es vegetativo.

Es cierto que la guerra de la cerveza le llega a Santo Domingo en un momento inoportuno, especialmente por sus elevados compromisos en actividades como la telefonía celular. Sin embargo, para defenderse en el mercado (le la cerveza, Santo Domingo no tiene que realizar gigantescas inversiones en maquinaria y equipo o en el posicionamiento de una nueva marca en el mercado. Por otro lado, el Grupo Santo Domingo (con sus negocios externos) triplica a la Organización Ardila Lulle en tamaño y eso se refleja en variables cruciales como capacidad de endeudamiento tanto interna como externa.

Pero quizá el aspecto más controversial de la decisión de Ardila Lülle tiene que ver no tanto con el hecho de que eventualmente pueda hacer de su empresa cervecera un negocio rentable, sino con el costo de oportunidad en términos del crecimiento futuro) de la organización. Los US$300 millones invertidos en el proyecto cervecero (y lo que todavía hace falta) le impedirá a Ardila Lülle involucrarse a fondo en actividades o sectores de mayor dinamismo en la economía colombiana.



ORGANIZACIÓN LUIS CARLOS SARMIENTO



Aunque todavía es el menor de los cuatro grupos, su crecimiento en los últimos años lo ha colocado ya entre los grandes. Es el principal banquero del país, uno de los constructores mas grandes, y un cementero importante. Al igual que el Sindicato Antioqueño, el origen de su riqueza es la actividad inmobiliaria.

Luis Carlos Sarmiento fue el promotor principal de los fondos de pensiones y con Porvenir tiene en este momento el liderazgo. Ganó la licitación con Cocelco en la telefonía celular de la zona occidental, en la cual muchos no quisieron participar por miedo a competir con las eficientes Empresas Públicas de Medellín, asociadas éstas con el Sindicato Antioqueño y empresarios del Valle del Cauca. Para sorpresa de todo el inundo, Cocelco ha arrasado hasta ahora con su competencia y es líder indiscutible en esta zona.

Luis Carlos Sarmiento tiene la ventaja de que escoge muy bien a sus asesores, tiene una clara visión de para dónde va y es solamente eficaz en lograr sus objetivos. El sector que lo obsesiona en este momento es el de las telecomunicaciones donde está planeando involucrarse a fondo. Las baterías están enfiladas no solamente hacia la telefonía celular, sino también hacia la local, la larga distancia nacional e internacional, los servicios de valor agregado, la televisión y todas las demás actividades relacionadas.

Su otra área nueva de interés, y que revela su sesgo de ingeniero, es el de las concesiones en obras públicas, que indudablemente son complementarias a su actividad de construcción privada y donde se lograran sinergias positivas con Inversiones Samper (cemento) y Central de Mezclas. Ganó la concesión para la construcción y operación de la carretera Bogotá-Villavicencio y está participando en la licitación de la concesión de la pista alterna del Aeropuerto El dorado. Si prosperan estos esquemas de participación del sector privado en la construcción y administración ole la infraestructura del país, tal como parece que sucederá, Luis Carlos Sarmiento tendrá indudablemente una posición de liderazgo.

En lo que respecta al sector financiero, su desafío, aparte ole consolidar su posición como el principal banquero del país, es el de la internacionalización. Participará en la licitación para la privatización del Banco Continental del Perú (el tercero en tamaño de ese país) y no se descarta que haga lo mismo en Venezuela, cuando se inicie el proceso ole privatización de los bancos recientemente nacionalizados. Igualmente está en vías de ampliar las operaciones del First Bank of the América su banco en Nueva York (el cual dispone ya de 10 oficinas).

Por supuesto que no todo es color de rosa: Inversiones Samper solamente ahora está saliendo de un considerable hueco financiero y los fondos de pensiones todavía no son negocio. De otra parte, el país apenas empieza a recorrer el camino de las primeras concesiones cíe obras públicas y hay muchos aspectos por resolver. Además, algunos analistas consideran que la compra del Banco del Comercio y su posterior fusión con el de Bogotá no fue el mejor de los negocios. Pero nada ole lo) ulterior evitará el acelerado) crecimiento de una organización que está involucrada en actividades que tienen excelentes perspectivas a mediano plazo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?