| 1/25/2010 5:00:00 AM

Poco crecimiento, grandes oportunidades

En 2010, las políticas expansionistas adoptadas para enfrentar la crisis serán revisadas. Las diferencias entre países en la secuencia de estos procesos de ajuste crearán excelentes oportunidades de inversión.

Hace doce meses reinaba una incertidumbre total en la economía global. El mundo atravesaba por la peor crisis económica desde la Gran Depresión de los años 30 y el colapso del sistema financiero internacional era un escenario altamente probable.

Hoy, ese estado de ánimo cercano al pánico parece cosa de un pasado remoto. Gracias a la acción coordinada de los bancos centrales, liderada por la Reserva Federal de Estados Unidos, la confianza se restauró y se evitó el colapso financiero. Las autoridades económicas del mundo acudieron a todo su arsenal de instrumentos de política, desde la reducción de tasas de interés hasta los rescates de entidades financieras diferentes a los bancos. Los gobiernos adoptaron estrategias fiscales extraordinarias para estimular la demanda en sus países y compensar la caída del consumo de los hogares.

Si bien la economía mundial logró evitar el escenario más apocalíptico, de todas formas entró en una recesión profunda, pues se habría contraído al menos en 1% en 2009. A pesar de esto, el sentimiento generalizado es de alivio en el momento actual.

Desde el punto de vista de los mercados financieros, los resultados de 2009 fueron sorprendentemente positivos. En los mercados de valores viene ocurriendo un rally que se inició en marzo pasado y se mantiene hasta la fecha.

Para el año 2010, la economía global está sujeta a fuerzas que apuntan en direcciones diversas, a medida que los gobiernos revisen las políticas que pusieron en marcha en los momentos más difíciles de la crisis. Los inversionistas tendrán que seguir muy de cerca la marcha de los acontecimientos, pues en medio de estas fluctuaciones se presentarán abundantes oportunidades.

Las características de la economía global este año, en el que hay abundante liquidez y al mismo tiempo se desarrolla una tendencia de crecimiento, no se repetirán fácilmente.

Las diferencias relativas en las tasas de interés e inflación entre los países registrarán cambios en forma permanente, lo cual abrirá el espacio para que los inversionistas que sigan juiciosamente estos cambios los aprovechen para hacer ganancias en sus portafolios. Por otra parte, las grandes empresas globales competirán por consolidar su base de activos en todo el mundo a través de inversiones y adquisiciones y esto jalonará oportunidades adicionales para inversionistas de todos los tamaños. La perspectiva para los inversionistas en 2010 es muy positiva.

| 2010 |

El escenario global actual se caracteriza por una gran liquidez, bajas tasas de interés, baja inflación, alto desempleo y la permanencia de apoyos fiscales por parte de los gobiernos para estimular la demanda interna en sus países. tLos déficits fiscales son preocupantes por su gran tamaño, en especial en los países desarrollados, y están acompañados por altos niveles de endeudamiento de los gobiernos.

Los datos más recientes de la economía de Estados Unidos son positivos. De acuerdo con algunos estimativos, durante el último trimestre de 2009 creció a un ritmo equivalente al 5% anual. Se espera que la economía mundial crezca entre 3,3% y 3,5% este año, (con 3% en los países desarrollados y 5,5% en los emergentes).

De hecho, al finalizar 2009, la mayoría de los indicadores a nivel mundial mostraba una importante mejoría frente a los de un año atrás. La producción manufacturera, la más afectada frente al desplome de la demanda, registraba crecimientos significativos en la mayoría de países y el consumo mostraba algunas señales de recuperación. Incluso las noticias en el frente del empleo fueron relativamente buenas, en el sentido de que la caída parece haberse detenido.

Muchos creen que el crecimiento del PIB en Estados Unidos podría superar el 3% este año. Los países emergentes de rápido crecimiento siguen avanzando. En China, el crecimiento llegó a 8,2% en 2009 y podría acercarse a 8,6% en 2010, según The Economist. En Brasil, el crecimiento fue de 0% en 2009, pero podría llegar a 6% en 2010. Todo esto ha reforzado el optimismo al comenzar el año. Aunque los resultados de las economías desarrolladas no serán espectaculares, están lejos de los escenarios dramáticos que se manejaban hace un año. Es más, en algunos mercados financieros se habla de la posibilidad de que se estén incubando nuevas burbujas especulativas.

Sin embargo, la sostenibilidad de esta recuperación no está asegurada ya que se mantiene gracias a los estímulos fiscales de los gobiernos y las bajas tasas de interés.

Estas políticas no pueden sostenerse indefinidamente. O bien las economías toman dinámica propia y el consumo de los hogares aumenta, con lo cual los bancos centrales tendrían que elevar las tasas de interés para contener la amenaza de la inflación; o las políticas de estímulo fiscal demuestran ser inefectivas, con lo cual las economías entrarían de nuevo en una tendencia recesiva.

El manejo exige gran habilidad por parte de las autoridades. Si los bancos centrales endurecen la política monetaria muy pronto, podrían estrangular la recuperación. Si tardan demasiado, podrían acelerar la inflación.

El problema está en que es particularmente difícil leer los indicadores e interpretar la economía en esta oportunidad. Generalmente, cuando comienza una recesión, las empresas desacumulan inventarios y reducen la producción, buscando que la caída de la demanda no los lleve a quedarse con grandes existencias. Y, al contrario, cuando ven que la demanda empieza a crecer nuevamente aumentan la producción y acumulan inventarios, para no perder oportunidades de ventas.

Esto es precisamente lo que está ocurriendo actualmente, pues la restitución de inventarios ha jalonado el crecimiento de estos últimos meses en Estados Unidos, la Zona Euro, Japón, China y los países de Asia emergente. Sin embargo, las cifras aún no muestran crecimientos sustanciales del consumo de los hogares y solamente cuando esto ocurra las empresas emprenderán inversiones de capital y volverán a demandar personal.

Si la demanda no crece lo suficiente como para impulsar la producción y el empleo es muy difícil que la economía mundial arranque y se puedan eliminar los soportes fiscales y monetarios con los que ha venido operando.

El comportamiento de los consumidores en las principales economías del mundo es, entonces, la clave de lo que ocurrirá. Algunos ven la situación con pesimismo, pues hay factores que llevan a que el ciclo de los negocios sea muy diferente al de ocasiones recesivas anteriores. El colapso de los precios de la vivienda en más de 25% en los tres últimos años y el desplome del valor de los activos financieros (a pesar de la recuperación del segundo semestre de 2009) destruyeron trillones de dólares en riqueza y posiblemente indujeron cambios de largo plazo en las preferencias de los consumidores por el ahorro. Muchas familias quedaron muy golpeadas por la crisis y hoy prefieren ahorrar en lugar de gastar.

Hay que estar pendiente de lo que estará empujando el crecimiento en 2010. Si el crecimiento sigue siendo liderado por empresas que reconstruyen sus inventarios, hay que tener cuidado. Si verdaderamente se da un aumento de la demanda por parte de los consumidores y un crecimiento de las inversiones de capital de las empresas, estaremos pisando un terreno mucho más sólido.

| Estados Unidos |

Pese a todo lo ocurrido en 2009 y al decrecimiento económico de ese año, que se estima en cerca de 2,5%, la economía de Estados Unidos sigue siendo la más grande del mundo, seguida por Japón, China y la de la Zona Euro. Lo que pase en Estados Unidos, sobre todo en términos de tasas de interés, es determinante para el comportamiento de los flujos de capital e inversión en el mundo.

Este país pasó de una gran depresión en el primer semestre del año a una etapa de crecimiento moderado en el segundo, con aumentos de la producción manufacturera. Sin embargo, se presentó una continua pérdida de empleos, que hace difícil anticipar la evolución de la economía a lo largo del año. La tasa de desempleo está en 10%, que es un nivel alto para ese país. Sin embargo, si deja de aumentar y se mantiene allí podría abrir el paso a un escenario de aumento del consumo. Así, Estados Unidos podría sorprender con una recuperación rápida durante el año (si bien esto daría paso a una nueva tendencia al alza de las tasas de interés). Todo depende de cómo reaccione el consumo. Para 2010 se espera un crecimiento de esta economía de 3,3%.

Una tendencia muy importante para la economía de este país es la devaluación del dólar. A medida que, a lo largo de 2009, se fue haciendo evidente que los peores escenarios para la economía global no se materializarían, se frenó el flujo de capitales que se movían hacia Estados Unidos buscando seguridad. En consecuencia, se reinició el proceso de devaluación del dólar frente al resto de monedas. Entre marzo y noviembre, el dólar cayó 17% frente a la canasta de las principales monedas, la caída más fuerte en ocho meses desde 1986. Para 2010, se espera que la política expansionista de la Reserva Federal de mantener los intereses bajos y aumentar la oferta de dinero haga que el dólar se devalúe y la inflación suba.

| Zona Euro |

La Zona Euro es la más débil entre las economías desarrolladas. A pesar de que la industria manufacturera viene creciendo, así como las exportaciones, el consumo está rezagado. Es muy probable que el Banco Central Europeo (BCE) mantenga las tasas de interés bajas hasta fin de año.

Si bien los indicadores de confianza mejoran y el mercado laboral tiende a estabilizarse, el gasto de consumo ha sido flojo. Algunos países como España, Grecia e Irlanda tienen problemas fiscales. Alemania perdió horas trabajadas, pero no empleos. La inflación es baja y lo más probable es que el BCE se quede quieto por un tiempo en materia de tasas de interés. Se espera un crecimiento alrededor de 2% para esta zona en 2010.

| Japón |

La economía japonesa parece estar sólida gracias a la producción industrial y crecimiento de las exportaciones. No obstante, esto puede cambiar una vez se reduzcan las ayudas estatales. Japón lucha contra la deflación y busca un yen menos fuerte, como lo ha manifestado el nuevo ministro de Finanzas, Naoto Kan.

| Asia Emergente |

Una de las tendencias más destacadas de este año es el crecimiento en los países de Asia Emergente, particularmente el de Indonesia. En estos, tanto las exportaciones como la demanda interna están creciendo. Dichos países enfrentan una buena demanda de sus exportaciones, tanto por el crecimiento de las demandas de los países de la región, como también por la de los países del G-3. China encabeza este crecimiento. En estos países las tasas de interés van a aumentar, pero ligeramente, ya que ninguno está interesado en una revaluación de su moneda.

| China |

La producción industrial en China se está recuperando fuertemente gracias a la fortaleza de la demanda interna y al crecimiento de la demanda externa. Existe la preocupación de que los costos de producción se incrementen, por cuenta de los precios más altos de los commodities y por el crecimiento acelerado de la demanda.

China continuó aumentando su participación en las exportaciones mundiales durante 2009. Las exportaciones en diciembre de ese año fueron superiores a las de este mismo mes en 2008. Las exportaciones chinas cayeron 17% en 2009, pero en otros países cayeron mucho más.

El gigante asiático superó a Alemania como mayor exportador del mundo y su participación en las exportaciones globales aumentó a 10%, cuando en 1999 era de 3%.

Además, logró aumentar también su participación en las importaciones de Estados Unidos. Aunque en 2009 Estados Unidos redujo sus importaciones desde China en un 15%, las del resto del mundo disminuyeron en 33%, con lo cual la participación de China en este mercado subió a 19%. Como resultado, el déficit comercial de Estados Unidos con China pasó a un 50%, cuando en 2008 era menor de una tercera parte.

En un mundo donde los mercados financieros son cada vez más abiertos y globales, hay múltiples posibilidades para inversionistas de todo tipo. Sin embargo, la complejidad de la economía mundial y la posibilidad de que se presenten cambios no anticipados en las tendencias hacen que la tarea de invertir sea también cada vez más exigente. La información oportuna y la reflexión calmada sobre el significado de los acontecimientos en la economía mundial, a medida que transcurra el año, serán indispensables para los inversionistas de todos los tamaños.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?