| 5/25/2007 12:00:00 AM

Petróleo y gas

Optimismo y mucho trabajo son los factores que resumen la historia actual de la industria petrolera en Colombia.

Armando Zamora, director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos ANH, estaba a mediados de mayo en Houston, en compañía del ministro de minas y energía Hernán Martínez. Pocos días después, se dirigía a Londres a su próxima cita. Su actitud, "maleteando" por el mundo, refleja perfectamente la coyuntura de la industria petrolera.
 
"Mientras el resto de países de la región están cerrando las puertas a la inversión, nosotros hacemos todo lo posible para atraerla", dice Zamora. En efecto, esta gira hace parte de la promoción de la que sería la más ambiciosa ronda de asignación de tierras para explorar hidrocarburos en el mar caribe (el próximo 18 de septiembre).

Dicha política de inversión ya está rindiendo frutos; este año se espera explorar 80 pozos nuevos (el doble del año pasado) con una inversión estimada de US$1.000 millones. En tanto, el país logró aplazar de 2011 a 2014 la fecha de desabastecimiento de petróleo, gracias a un año de trabajo en el desarrollo de crudos pesados e inversiones en pozos maduros.
 
Este es el valor del optimismo y el trabajo en una industria que es caprichosa. Nadie tiene garantizados grandes hallazgos, pero Colombia esta trabajando en ello. El Bloque Tayrona, tal vez el más sonado de los proyectos, una inversión de Petrobras (40%), Exxon Mobil (40%) y Ecopetrol (20%), puede dar la sorpresa. Con la ayuda de un barco enorme ya se logró hacer la sísmica que identificó los puntos de perforación. Desafortunadamente, debido a la escasez internacional de taladros marítimos no se ha podido iniciar.

"El principal descubrimiento de petróleo en Brasil en 1974 en la Cuenca de Campos se realizó en el séptimo intento de perforación", recuerda Dirceu Abrahão, gerente general de Petrobras en Colombia. Ello nos da a entender que se debe tener paciencia en este proyecto.
 
De todas maneras, se espera que para el primer semestre de 2008 se pueda empezar a perforar y tener información durante el segundo semestre. Petrobras hace parte de este nuevo dinamismo de la industria; invierte fuertemente en su principal campo, Guando (Boquerón), contribuye al proceso de mejorar pozos maduros con su operación en Tibú -con una inversión proyectada a US$40 millones- y es de conocimiento público que tiene interés en participar como inversionista en la refinería, junto a Glencore y Ecopetrol, ahora que la inversión requerida pasó de US$800 a US$2.000 millones.

Otro proyecto de gran magnitud es el que representa la unión entre la gigante multinacional BHP Billiton y Ecopetrol, igualmente, con fines de explorar en el caribe colombiano. Ecopetrol es protagonista de este gran cambio del sector. Para 2007 planea invertir US$2.065 millones, entre exploración y producción, de lejos el presupuesto anual más grande en su historia.
 
"A diferencia de sus vecinos, Colombia está pensando en el largo plazo", dice Alvaro Vargas, director general de planeación. Sus iniciativas son variadas y de gran alcance. En el desarrollo de campos maduros además de Tibú, trabajan en el proyecto La Cira-Infantas junto con Occidental Andina Oxy en Barrancabermeja. En crudos pesados este año esperan una producción de 92.000 barriles cuando hace pocos años era de 26.000.

El primer hecho concreto en la internacionalización de Ecopetrol fue su selección para actuar como operador en compañía de Petrobras en la exploración de crudo en el Bloque Tucano en territorio brasilero.

Por donde se mire, hay proyectos de los jugadores de esta industria. Al sumar el dinamismo de otros operadores como Hocol, BP, Chevron, y las empresas de servicios petroleros Schlumbreger, Halliburton, Baker, M.I. Oversas y la nacional Parko Services, entre otras, se entiende el valor de esta industria para el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?