Paso a la tecnología

| 11/9/2001 12:00:00 AM

Paso a la tecnología

De la mano de la inversión y de los nuevos desarrollos tecnológicos, el agro completa dos años de crecimiento sostenido.

La oferta



El sector agrícola viene en un proceso de recuperación después de una larga crisis que llegó a su punto más bajo en 1998, cuando las hectáreas que salieron de la actividad productiva sumaban más de un millón y cuando las tasas de un crédito agrícola superaban el 50%. La tendencia cambió y en el año 2000 el sector cerró con un crecimiento del 5,36%, el más alto de los últimos 5 años. Para este año, el crecimiento bajó, pero se espera que sea más alto que el del promedio de la economía. "Fedesarrollo dice que será el número uno en crecimiento en el país con 3,42%. Nosotros creemos que nos acercamos a 4%, pero cualquiera que sea la cifra, casi duplica el crecimiento nacional del 2001, que se espera sea de 1,84%", dice el ministro de Agricultura, Rodrigo Villalba. "Eso significa que es un proceso sostenido y no de coyuntura". El resultado es un aumento de 81.511 hectáreas adicionales entre 1999 y el 2000 en cultivos transitorios y permanentes, para llegar a casi 3'950.000 hectáreas sembradas.



La Demanda



En este Momento, Colombia consume aproximadamente $36 billones en alimentos al año, de los cuales importa cerca de 5 millones de toneladas. Este volumen, actualmente representa el 5,7% del total de las compras de alimentos en el exterior que hace el país. Aunque la cifra es todavía elevada, ha disminuido, porque hasta hace dos años las importaciones llegaban a cerca de 8 millones de toneladas por año.





Entre los alimentos importados, el maíz amarillo, la soya y el trigo son los líderes. "La meta es bajar a cero las importaciones de maíz amarillo y soya, productos cuya compra en el exterior puede ser reemplazada en el mediano plazo por la producción nacional. Colombia podría ser, incluso, exportador de estos alimentos en el futuro", afirma Rodrigo Villalba, ministro de Agricultura. El maíz amarillo y la soya no se destinan para consumo humano, pues su principal uso está en las cadenas avícolas y porcícolas del país.



Actualmente, los productos alimenticios componen el 29,5% de la canasta familiar.



Las oportunidades que se vieron



La apertura dejó al descubierto los altos costos del sector. Sobrevivieron las empresas que lograron volverse competitivas, por medio de la renovación tecnológica, el mejoramiento de la calidad y el estrechamiento de sus vínculos a lo largo de la cadena productiva.



El Fondo Agropecuario de Garantías, FAG, garantizó créditos por cerca de $153.000 millones en el 2000. Este avala el crédito hasta en un 80% para los pequeños productores. El Incentivo a la Capitalización Rural, ICR, jalonó inversión por $81.371 millones en el 2000. Así mismo, llegaron las titularizaciones de excedentes agropecuarios para volver líquidos activos de baja liquidez.



Cuando Postobón lanzó sus jugos en 1997, importaba desde Ecuador el 80% de la mora para su producción. Hoy, luego de que los productores más fuertes de mora firmaron un convenio con Hit, la empresa dejó de importar la fruta para reemplazarla por la producción de 2.000 cultivadores colombianos. Solo en compras de mora en Colombia, Hit invierte $5.000 millones. Hay un proyecto similar adelantado en mango. Quedan oportunidades en frutos como lulo y piña.



Gracias a la lucha que la DIAN lideró contra el contrabando y a los acuerdos firmados entre el gobierno colombiano y las multinacionales, los cultivos de tabaco casi se duplicaron en solo 2 años. Así, las 12.500 hectáreas cultivadas que tenía Colombia en 1998 se convirtieron en 21.287 en el 2000. Por su parte, Protabaco exportó el 22% de su producción a Estados Unidos.



Las oportunidades que vendrán



De eliminarse los subsidios, los precios internacionales de algunos bienes agropecuarios se dispararían y las áreas cultivadas y la producción agropecuaria se reducirían en 24% en Japón, 19% en la Unión Europea, 17% en Canadá y 7% en Estados Unidos.



Colombia tiene grandes ventajas en el mercado de productos "verdes" como país megadiverso, con el 10% de la biodiversidad mundial. La venta de productos agrícolas ecológicos es cercana a los US$20.000 millones anuales con tasas de crecimiento de entre el 10% y el 20%. Los nichos estrella son el de frutas (US$1.000 millones), café (US$200 millones) y cereales ecológicos (US$100 millones).



Corpoica desarrolló una semilla de maíz capaz de resistir la tierra ácida en el Llano. Los cultivos de maíz duplicaron su productividad por hectárea y pronto será posible sustituir la importación del grano. Por su parte, Ceniagua desarrolló una variedad de camarón resistente al mortal taura o mancha blanca.



Algunas empresas como Michelin se han acercado al gobierno en relación con el tema de la escasez de caucho que viene.



La crisis de las vacas locas le abre una oportunidad enorme al país. Con la declaratoria de la tercera parte del hato nacional libre de aftosa, se abren las puertas de exportación de carne bovina. La meta del Ministerio de Agricultura es exportar 40.000 toneladas para el 2003.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.