Para todos los gustos

| 1/25/2002 12:00:00 AM

Para todos los gustos

El mundo de los fondos ofrece opciones de plazo, rentabilidad y riesgo para todo tipo de inversionistas.

Un fondo es una excelente opción de inversión que provee soluciones "a la medida" para diversos perfiles de riesgo. En un fondo se reúnen varios inversionistas individuales, con diferentes montos de capital, pero con objetivos financieros similares, para conformar una gran bolsa común que les permitirá acceder a instrumentos financieros de mayor rentabilidad, los cuales normalmente no se encuentran al alcance de forma individual.



Todo fondo está bajo la responsabilidad de un administrador acreditado, cuya función es la adecuada colocación del capital en un portafolio diversificado de inversiones que puede estar conformado por acciones, bonos, y demás instrumentos financieros, dependiendo del objetivo común del fondo. El administrador del fondo siempre, de alguna manera, cobra una comisión por este trabajo, valor que debe estar claramente estipulado en el contrato.



Cuando se invierte en un fondo, el dinero es representado inmediatamente en unidades de participación en ese fondo, de acuerdo conl valor de la unidad en ese momento. A partir de ahí, se empiezan a tener más o menos unidades dependiendo de la rentabilidad que diariamente experimenta el fondo. Es importante diferenciar las rentabilidades de los fondos que se ofrecen en el mercado, ya que puede no estar descontada la comisión. Por tanto hay que fijarse en la rentabilidad neta.



Los fondos están construidos con base en dos variables de los inversionistas: riesgo asumible y plazo disponible para la inversión. La diversificación es la estrategia de los fondos que permite la mezcla de diferentes tipos y plazos de inversiones para minimizar el riesgo. Por esto, cuanto más diversificada sea la cartera en renta variable (acciones), menor será el riesgo que se asume. Aún así, las oscilaciones de los mercados bursátiles muestran que las inversiones que se retienen en renta variable por largo tiempo brindan retornos positivos, con lo cual se reduce el impacto de las caídas.



Atinar en la elección de un fondo de inversión no es una tarea fácil. Por esto, el proceso de selección debe, al menos, considerar una valoración cualitativa del fondo en los últimos cinco años y si este cumple las expectativas de inversión que se tienen. Primero, se debe evaluar dónde invierte el fondo --renta variable, renta fija, región geográfica, tipos de activos-- y tener en cuenta que la rentabilidad y el riesgo asumido en cada uno son muy diferentes. También se debe establecer el plazo promedio de inversión en el fondo y el plazo en que el inversionista necesitará ese dinero. Es importante recordar que, dependiendo del tipo y reglamentación del fondo, se podrá tener liquidez inmediata o merecer sanciones de dinero por retirarse antes de tiempo.



La calidad y experiencia del administrador o gestor del fondo es determinante. Es deseable que el administrador elegido por el inversor haya gestionado el fondo en diferentes situaciones económicas, en períodos de alzas y de bajas.



No se debe olvidar que la apuesta en los fondos, sobre todo los de inversión en el exterior, obedece a una perspectiva de mediano y largo plazo (por lo menos 5 años), porque es la única manera de cubrirse de las oscilaciones del mercado.











Cómo elegir su fondo

Para tener en cuenta



Defina su perfil de riesgo como inversionista y las metas trazadas con el dinero que va a invertir. Recuerde que a mayor riesgo, mayor rentabilidad.

Defina su horizonte de inversión. Pregúntese para qué y cuándo va a necesitar el dinero. Esto le ayudará a definir el tipo de fondo que le conviene y a evitar penalidades por retiro antes de tiempo.

Evalúe el desempeño de los fondos en un período mayor a 5 años. Mire cómo se comportó en los momentos críticos del mercado.

Determine la composición del portafolio del fondo, definiendo el nivel de diversificación, la calidad de los títulos y la calidad de los emisores.

Investigue la habilidad y experiencia del gestor o administrador del fondo. Es decir, qué tan bien lo ha hecho tanto en las caídas como en las buenas épocas.

Mire las comisiones, pero con cuidado. Muchas veces, estas pueden ser bajas frente a las posibilidades de rendimiento y capacidad del gestor.

Lea el contrato de administración e identifique el plazo, comisión y penalidades por retiro antes de tiempo. Busque esta información, puede ser la letra pequeña.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.